Los controles antidrogas en Neuquén detectarán el consumo de ansiolíticos

Política, SECCIONES

En dos semanas entrarán en vigencia la ordenanza de droga y alcohol cero en la ciudad aunque todavía no se conocen los detalles del convenio que firmó el municipio con Gendarmería. Se detectarán seis sustancias a través de un hisopado, entre ellas drogas legales como el rivotril. Las personas no podrán ser detenidas aunque hayan consumido estupefacientes ilegales. Mientras que desde el municipio aseguran que se trata de una medida preventiva, la persona que consuma tendrá que hacer un tratamiento para recuperar el carnet y el vehículo.

Foto: Jorge Ariza (archivo 8300web)

La aplicación de la ordenanza 13.452 de droga y alcohol cero, que se había reglamentado en forma parcial, comenzará a regir dentro de dos semanas en Neuquén capital. Los controles de estupefacientes tardaron muchos meses en instrumentarse por la complejidad de los exámenes. Hace unas semanas se anunció la realización del convenio -que aún no se firmó- con Gendarmería Nacional que, junto a la Dirección de Tránsito del municipio y personal médico, realizará los controles y detectará drogas legales e ilegales.

El examen consistirá en un hisopado en saliva y tardará nueve minutos en dar resultados. El director de Tránsito, Facundo Churrarín, explicó a Radio UNCO Calf que se analizará la presencia de sustancias como marihuana, cocaína, amapolas, opiáceos (heroína, morfina, oxicodona) y benzodiacepinas (psicotrópicos como diazepam o clonazepam, presentes en ansiolíticos y miorrelajantes) que son las comunes.

“Gendarmería trabajará en forma preventiva para verificar si dentro del vehículo no se encuentran estupefacientes o algún tipo de droga ilícita. Si hay alguna cuestión que les llama la atención, pueden iniciar sus causas sin ningún tipo de inconveniente”, indicó el funcionario municipal. También aclaró que la persona no será detenida porque el objetivo es la prevención. Afirmó que no es intención de los controles realizar un juzgamiento del consumo pero sí que se deje de manejar en ese estado. “Cuando se levante la inhabilitación deberán hacer una consulta con el grupo de psicólogos que están dentro de la dirección de Licencias de Conducir para determinar si el consumo fue casual o hay una cuestión de adicción”, agregó Churrarín.

Además, se deberá contar con la prescripción médica de los fármacos legales en caso de dar positivo, ya que la sanción se aplicaría igual si hay un caso de automedicación: “El profesional que los suministra debe garantizar que la persona no realice actividades donde tenga que estar bajo tensión como manejar un vehículo particular”.

Por su parte, el abogado y defensor coadyuvante de la Defensoría Federal, Pedro Pugliese, explicó a 8300 que el examen “si bien es más invasivo que el control de alcoholemia que hasta ahora conocemos por tratarse de un hisopado, el cual hay que mantener en la boca del conductor hasta tres minutos, podría considerarse aceptado ya que es uno de los métodos que menos afecta la privacidad del conductor.” Señaló que lo ideal sería que se aplique un operativo similar en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde sólo se realiza el examen de hisopado en caso de que dé no apto el test de visión que se realiza antes.

Pugliese aclaró que aún no se conoce el convenio que firmaron el municipio y Gendarmería pero que la ley prevé que “de resultar positivo el test para drogas prohibidas, no se podrá proceder a la detención del conductor, ni a realizarle causa penal, y ni siquiera a requisar su vehículo”. “La misma fundamentación de la ordenanza municipal establece que su finalidad es la seguridad vial y expresa que el objetivo con respecto al control de drogas no es perseguir a quien consume una droga, sea legal o ilegal, sino que solo se busca que quienes no estén en condiciones de conducir, no lo hagan”, dijo el defensor en sintonía con el carácter preventivo que describió antes Churrarín.

El abogado aseguró, además, que “en base a la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, ese test solo daría cuenta de que el consumo es personal y no fue detectado por las autoridades, por lo que estaría en el ámbito de reserva de la persona”.

Según la ley, y tal como concluyó Pugliese, el examen positivo del control de consumo de estupefacientes no permite de ninguna manera detener a la persona, ni formarle causa penal, ni tampoco requisar el vehículo. Para llevar adelante cualquiera de estas medidas se necesitan siempre elementos suficientes que permitan predicar acerca de la comisión de delito, o que se porten elementos relacionados con algún delito o, por ejemplo, la respuesta de los perros que utiliza la fuerza para requisar los vehículos.

Deja un comentario