El gas aumentó 1000% en Neuquén y Macri pide austeridad

Política, SECCIONES

Un informe sobre los tarifazos señaló que en Neuquén el aumento de la factura de gas en un año y medio superó el mil por ciento y advirtió sobre el desmantelamiento de la “tarifa social”. Por su parte, el presidente Mauricio Macri filmó un spot que busca contrarrestar el rechazo a las nuevas tarifas. Las propuestas del mandatario nacional son que se disminuya el consumo individualmente y que municipios y provincias quiten impuestos a los servicios públicos.

Captura de pantalla

El estudio, realizado por el Enlace por la Justicia Energética y Socioambiental (EJES), ejemplificó el aumento con el valor de la factura de un hogar de categoría intermedia que a comienzos de 2016 pagaba 42 pesos y ahora abona 407 pesos. El informe puntualizó que los ingresos de las familias no aumentaron en proporción similar y concluyó que “los tarifazos, entonces, ocasionan una pérdida del poder adquisitivo de las familias”.

Tabla promedio mensual según categoría de hogar y cuadro tarifario. Hogar no bonificado

El trabajo señaló, además, que en la modificación tarifaria de diciembre se disminuyó considerablemente el monto subsidiado a los hogares que tienen “tarifa social”. “Estamos transitando un nuevo cambio de paradigma: se deja de lado la política de subsidios focalizados para pasar a la política de subsidios cero”, establece el informe titulado La situación de Neuquén en el caso del gas y la tarifa social.

Elaboración propia en base a datos de Enargas

Uno de los responsables del estudio, Facundo López Crespo, explicó en la Radio Universidad – Calf que “los tarifazos vienen a reemplazar el subsidio, por lo que a las empresas productoras los tarifazos no le significaron una señal de precios, se retiran los subsidios y ese monto se traslada a la demanda”. Es decir, que el aumento del servicio no implica una suba en lo que se le paga a las compañías que extraen el gas sino que el Estado deja de abonar los subsidios y ahora lo pagan quienes consumen.

La austeridad de Macri

“Todos los argentinos tenemos que asumir el desafío de consumir menos energía. Cada luz que apagamos, cada hornalla que cerramos, todo suma. Sin energía no podemos seguir creciendo, con energía no nos pueden parar”, expresó el presidente en un spot que filmó desde el área Loma Campana que opera YPF en acuerdo con Chevron con la expectativa de revertir el descontento que hay con las nuevas tarifas y que aumentarán nuevamente antes de fin de año, según establece una resolución del Ministerio de Energía.

“Les quiero pedir a todos los municipios y gobiernos provinciales que eliminen los impuestos que cobran sobre los servicios públicos, así van a aliviar las cargas sobre los comercios, sobre las Pymes y sobre los consumidores”, solicitó el presidente.

El mandatario estuvo acompañado durante la recorrida por el gobernador Omar Gutiérrez y el ministro del área Juan José Aranguren. Guillermo Pereyra, el senador y secretario del sindicato de petroleros privados, y Horacio Quiroga, intendente de la capital neuquina, y una de las figuras fuertes de Cambiemos en Neuquén no estuvieron con Macri en ese momento.

Las garrafas por las nubes

En un informe anterior EJES demostró que los aumentos perjudicaban más a los sectores con menores ingresos. “El 10% de los hogares más pobres (que contaban con acceso al gas por red) en 2012 destinaban un 3,26% de su ingreso para abonar la factura de gas. En abril de 2017 esa proporción llegó al 8,63%. En cambio, el 10% de los hogares más ricos destinó un 0,34% de su ingreso en 2012, y en la actualidad debe destinar el 1,22%”, señalaron en diciembre de 2017.

Sin embargo, aún más preocupante es la situación de los hogares que no acceden a la red de gas. La semana pasada militantes de la Corriente Clasista y Combativa, Barrios de Pie, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, el Polo Obrero y el Frente de Organizaciones en Lucha reclamaron por el precio de las garrafas de gas. Aproximadamente diez mil familias neuquinas no acceden al servicio por red y recurren este sistema para calefaccionarse y cocinar.

Las familias pueden utilizar hasta cinco garrafas mensuales cuyo costo puede superar los 300 pesos en zonas alejadas de las pocas distribuidoras que existen, cuando el costo de la garrafa social es de 216 pesos. Las organizaciones le reclamaron a funcionarios provinciales que el Estado garantice el acceso a ese recurso para las familias.

Deja un comentario