En Neuquén una marea verde acompañó el debate por el aborto legal

Géneros, SECCIONES

Concentración, marcha, cánticos frente a la Catedral, bengalas verdes azuzadas por el viento patagónico de cada día. En el pañuelazo de hoy por la tarde en Neuquén no faltó nada. Más de mil personas, la mayoría mujeres, inundaron de verde el Monumento a San Martín en el centro de la ciudad para acompañar el inicio del debate sobre la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo que comenzó por la mañana en el Congreso Nacional y reclamar, una vez más, la aprobación de la iniciativa.

Foto: Violeta Gosetti

Al igual que en el 8M, Día Internacional de la Mujer, y como se ve cada vez más en las manifestaciones que lleva adelante el movimiento de mujeres, fue fuerte y numerosa la presencia de adolescentes, estudiantes de secundaria o recién egresadas. Como Eugenia y Agustina que tienen 17 años y egresaron del colegio AMEN el año pasado. “Hay muchas chicas que no tienen recursos ni acceso a información sobre cómo cuidarse y tienen que tener derecho a abortar. Como en el caso de la escuela a la que fui donde no había Educación Sexual Integral (ESI)”, afirmó Eugenia al tiempo que ambas compartieron estar “re calientes” por lo que sucedió hace unas semanas, cuando las autoridades de esa escuela decidieron pegar folletos anti derechos en los cuadernos de comunicaciones de los/as estudiantes de primaria.

“El año pasado, en nuestro acto de colación, pasaban las autoridades con un formulario pidiendo a padres y madres firmas para ahora no recuerdo bien qué apoyo para la escuela y del lado de atrás de ese formulario, en letra muy chiquita, decía que la escuela no estaba de acuerdo con la ESI. Mi papá se dio cuenta y les dijo que él no iba a firmar una iniciativa así”, contó Agustina.

En este sentido, Marisabel Granda, secretaria de prensa de ATEN provincial, presente en el pañuelazo, aportó apenas unos minutos antes de la marcha: “El dogma no tiene respuestas. A nosotras nos pasa que podemos trabajar con compañeras o compañeros que no tienen información en relación a un tema como este. Pero con compañeras/os que se posicionan desde un dogma religioso, ahí sí es muy difícil”.

La imagen de otros puntos del país se replicó en el centro nuequino: pasadas las 7 de la tarde, los pañuelos en alto y los gritos feministas se sumaron al reclamo de “aborto legal en el hospital”. Luego, se improvisó una marcha que en recorrida por la Avenida Argentina, se detuvo frente a la Catedral para cantar unos minutos. Las columnas continuaron hasta Rivadavia donde doblaron y retomaron su camino hacia el Monumento.

Guillermina, Enya, Pilar y Milagros son de Cipolletti, marcharon con sus carteles caseros en alto. En ellos se podían leer distintas consignas de reclamo por el derecho a abortar. Las cuatro cursan quinto año en el colegio Estación Limay y contaron que se maquillaron en el tren mientras venían hacia Neuquén.

“Los abortos se van a seguir haciendo y son las mujeres pobres las que se van a seguir muriendo”, exclamó Guillermina con tono de decir algo obvio y Enya enseguida completó: “Se necesita que sea legal la interrupción del embarazo para que sea más justo para todas”. “Si estás en contra del aborto quiere decir que estás a favor de que las mujeres se mueran”, continuó Pilar. Hablaban las cuatro casi al mismo tiempo, quizás porque tienen la urgencia de quienes dicen lo necesario: “Si me quedo embarazada y decido tenerlo no tiene nada que ver con lo que estamos reclamando que es el derecho a decidir cada una sobre nuestro cuerpo”, concluyó Milagros.

Deja un comentario