“El río es nuestro alimento” un documental que narra la defensa por el rió Catan Lil

Minería, SECCIONES

El documental “El río es nuestro alimento” es un testimonio audiovisual sobre la lucha por la defensa del río Catan Lil, cercano a Las Coloradas. El 3 de diciembre se realizó la proyección en el Museo Nacional de Bellas Artes de Neuquén Capital y contó con la disertación de la Licenciada Silvia Alonso, de la Red Argentina de Ambiente y Desarrollo (RAAD).

“Preocupación en pobladores del sur de la provincia por la posible instalación de un nuevo proyecto minero contaminante”, relata el locutor del informativo del Foro Argentino de Radios Comunitarias (FARCO) en los primeros minutos de la película, contrastando con los imponentes paisajes del centroeste de Neuquén. En junio del 2015 el gobierno de Jorge Sapag convocó a una audiencia pública para el proyecto “La Voluntad” que se iba a emplazar en un lugar perdido casi inaccesible. Cuando por casualidad los vecinos se enteraron, toda la comunidad se movilizó inmediatamente. “El Río es Nuestro Alimento” es un trabajo realizado por Aldana Durso y Santiago Mercurio durante el 2016, mientras acompañan a miembros de la Asamblea de Vecinos y Vecinas Autoconvocadas de Las Coloradas en la lucha contra la instalación de la minera Southern Cooper en la naciente del Río Catan Lil.

“Era el hecho específico de poder documentar la experiencia de una comunidad que no había aceptado el destino tal como se lo proponían otros que ni siquiera vivían ahí, ni lo iban a hacer”, explica Santiago Mercurio, cuando cuenta sobre lo que les movilizó a acompañar la lucha desde la herramienta audiovisual. Para Santiago es una declaración sobre el cómo vivir, compartida por todos y todas las lugareñas que asistían a los distintos espacios de proyección, para después dar lugar a una charla abierta y circular para la opinión de quienes participaron.

A dos años de la intervención de la asamblea, quienes organizaron la proyección, consideraron que aún es importante plantear la problemática en muchos ámbitos y no olvidarse que la amenaza de este emprendimiento de megaminería no está finalizada, sino suspendida transitoriamente. Cabe destacar que aún Las Coloradas reúne a distintos grupos ambientalistas de la provincia, que van por la ley que prohíba la megaminería a cielo abierto en territorio neuquino.

Charla debate en la presentación del documental

Finalizada la proyección, disertó la Licenciada Silvia Alonso, de la Red Argentina de Ambiente y Desarrollo para tratar el documento eclesiástico Laudato si.  La RAAD  es un espacio que busca promover y efectivizar acciones para un desarrollo sustentable con base en una ecología humana integral “considerando imprescindible un abordaje desde la complejidad interdisciplinaria”.

“Hubo grandes intervenciones después de la visualización, lo que también nos ayudó  a repensar la edición final. También se presentó en otros lugares donde el debate posterior fue muy rico y la verdad que en ese momento sentimos un poco, o caímos en cuenta de lo que habíamos hecho, que para nosotros sigue siendo muy poco al lado de las luchas que se han llevado adelante en la región frente a un sistema extractivista que puede cambiar de actividad pero no de lógica y forma de operar, pero en fin, nos dimos cuenta de la importancia que tal vez tenía el hecho de poder registrarlas  para compartirlas en otros espacios también”, cuenta Mercurio.

– ¿Cual considerás vos que es el lugar que ocupa la película en los espacios de resistencia, en el contexto de defensa del medio ambiente?

– Creo que no solo la película, sino todos los medios y organizaciones que se acercaron antes, durante y después del momento en que pasó todo lo que pasó son importantes para que estas luchas salgan del lugar en donde se están dando y reciban un apoyo mucho mayor fuera del espacio común, lo cual genera una presión mediática que sirve también para asustar un poco a quien intenta pasar por encima de las  poblaciones.

Hoy por hoy conocemos el poder que tienen los grandes medios de comunicación sobre la formación de la opinión pública en la población, tanto que a veces uno no lo puede creer y se sorprende con los niveles de influencia que pueden llegar a tener y también con la rapidez con la que logran crear juicios tan deshumanizados en la población sobre problemáticas tan sensibles. Hay también una tendencia cada  vez mayor a producir contenidos de alto impacto, de shock, de atracción inmediata, y  que tal vez no buscan que el lector/espectador reflexione o genere un nuevo escalón de pensamiento, sino que solo consuma, absorba y luego tire, pase a otra cosa. Nuestro ideal sería intentar alejarnos un poco de eso. Es difícil. Pero nos gustaría poder próximamente acercarnos a una edición final del documental que tienda a generar una reflexión en donde el espectador no vea lo que se cuenta como algo ajeno a él o a la sociedad que tiene al lado, sino como un camino más que puede tomarse frente al avasallamiento.

-¿Como se preparon para la proyección en el MNBA?

A nosotros siempre nos pone contentos que haya un lugar para que se pueda proyectar y mostrar, pero la verdad es que esta proyección y todas las anteriores fueron gracias al laburo que hacen y siguen haciendo los vecinos autoconvocados de Las Coloradas, organizaciones y personas de otras localidades que le dan empuje para presentarlo, para debatirlo.

Deja un comentario