Sobre la RAM y las injusticias sociales

Pueblos Originarios, SECCIONES
Ministra de Seguridad Patricia Bullrich y de Justicia Germán Garavano (Telam)

Desde el Ministerio de Seguridad y el Ministerio Publico Fiscal de Neuquén difunden la existencia de terrorismo promovido por un grupo denominado Resistencia Ancestral Mapuche (RAM). El manual de la construcción del enemigo interno.

Por Silvia Couyoupetrou*

En la zaga de cuentos y novelas sobre el comisario Kostas Jaritos, del escritor griego Petros Markaris, hay uno que se desarrolla durante la final de la copa europea de fútbol y en clima de ataques terroristas.

Una noche, mientras el pueblo griego celebraba llegar a la final de la copa dentro de la villa Olímpica de Atenas encuentran un cuerpo enterrado al que le habían escrito con pintura negra en el vientre Al Qaeda. Como los convenios internacionales lo dictaban intervino la policía de Estados Unidos en pleno territorio griego y el cuento desarrolla la parafernalia de la “seguridad para el terrorismo” que se pone en marcha cuando encuentran más cadáveres con carteles que decían Al Zarqawi, (organización que secuestra y ejecuta extranjeros en Irak), y otro Hezbollah.

Moraleja y perdón por el spoiler pero los inmigrantes muertos nada tenían que ver con ataques terroristas, sino que había quienes querían crear un clima de terror a sabiendas que había caldo para eso…

¿A qué viene esto? A que nos quieren hacer creer desde algunos centros de poder, particularmente el Ministerio de Seguridad y hoy el Ministerio Publico Fiscal de la provincia que la RAM existe y son malos y terroristas, con el peso simbólico que esa palabra tiene hoy en día, y con eso justificar todo tipo de atropello al Estado de Derecho a punto de justificar el asesinato de un adolescente por la espalda.

Las propias organizaciones mapuches organizadas con personería jurídica y arraigo en las comunidades de nuestra Patagonia dicen desconocer esa organización, los militantes sociales territoriales pertenecientes a ONGs y a la iglesia católica nunca se encontraron con esa organización, eso sí, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, dice que es un “concepto”: todo lo que pueda ser un delito en el territorio patagónico en cuestión, se lo denominara RAM. Lo dijo en una conferencia de prensa.

Por su parte, el fiscal general de Neuquén, José Gerez, llegó a la tapa del diario chileno El Mercurio al asegurar que los artefactos explosivos encontrados en pozos petroleros de la región junto a volantes de la RAM están vinculados con organizaciones mapuches de Chile.

El manual de la construcción del enemigo dice, haz que suceda un hecho violento, di que fue él, dale un nombre y ubicación geográfica, asócialo con las organizaciones o personas que quieres combatir, y combátelos porque hay que derrotar al enemigo, si es necesario que el hecho violento suceda varias veces y que haya un cartel con el nombre que le pusiste al enemigo así se va creando el clima necesario para conseguir consenso a través de los medios y de los miedos que el hecho genere.

Quienes pusieron las molotov en los pozos de petróleo en Neuquén siguieron a pie juntillas el manual, el cartel y los panfletos estaban a la vista de todos, como los carteles de los cadáveres del comisario Jaritos, y por supuesto el jefe del Ministerio Público Fiscal de la provincia asegura que son de la RAM, como el policía yanqui aseguraba eran actos terroristas los del cuento griego, claro, leyeron los cartelitos.

Este Ministerio Público Fiscal que nunca pudo dar respuestas a la muerte, al asesinato del joven policía José Aigo, hoy puede decir, en Buenos Aires a la Ministra de Seguridad y en Chile que las molotov con el cartelito son de la RAM, pero nunca pudo decirles a los neuquinos porque el policía Aigo salía en medio de la noche a parar una camioneta, sin chaleco anti balas y sólo.

No quiero caer en la banalidad de negar los conflictos, que claro que existen. Los pueblos originarios, despojados de sus tierras a sangre y fuego en la época de la conquista del desierto, buscan que sus derechos ancestrales a la cultura y la propiedad comunitaria les sean reconocidos, se los reconoce la Constitución en el art. 75 inc. 17, la ley La Ley Nacional N° 23.302 sobre comunidades aborígenes, la Ley Nacional N° 24.071 del convenio con la OIT, la Ley Nacional N° 25.607 sobre cultura indígena y la Ley N° 26.160 sobre el relevamiento territorial.

La aplicación de esta última ley generó todo tipo de tensiones con los terratenientes, muchos extranjeros que compraron a precio vil, que tienen acceso directo al poder que hoy gobierna el Estado argentino. Las tensiones se convierten en conflictos cuando no se quieren resolver en un marco institucional o cuando se usa la fuerza del Estado para resolverlos a favor de los poderosos, volvamos a ver la película la Patagonia Rebelde.

El sociólogo Stanley Cohen en su libro Demonios populares y pánicos morales, resalta “la idea que los problemas sociales son construcciones sociales no cuestiona su existencia, ni desestima cuestiones como la causalidad, la prevención o el control. Focaliza la atención en un meta debate sobre qué tipo de reconocimiento recibe y merece el problema lo que está en cuestión es de hecho la proporcionalidad. Algunas disparidades son tan burdas, algunos planteos tan exagerados, algunas agendas políticas tan tendenciosas que sólo se las puede calificar de ‘injusticias sociales’”

* Licenciada en Trabajo Social, miembro fundadora de la ONG Convocatoria Neuquina por la Justicia y la Libertad

Deja un comentario