Denuncian nuevamente violencia policial contra Ramón Mansilla

Justicia, SECCIONES

Desde la Asociación Zainuco denunciaron que Mansilla “fue víctima nuevamente de la violencia policial esta vez a partir de ‘una zona liberada’ en la que recibió una fuerte golpiza que terminó en su hospitalización con riesgo de muerte”. Mansilla es testigo de la causa por torturas cometidas el 22 de febrero de 2009 en la unidad de detención 11, en la que están imputados cinco policías y “cuyo debate oral se volverá a realizar en el mes de diciembre”, según informaron desde Zainuco. Harán una denuncia para que se investigue el accionar judicial.

Foto: Zainuco

Cristian Ibazeta, otro testigo de esa causa, fue apuñalado en la cárcel en 2012 y murió tres días después. La versión oficial sostiene que fue asesinado en una pelea entre internos. Desde Zainuco aseguran que “no son peleas entre presos, ni disputas por el pabellón como nos quieren hacer creer. Es el poder penitenciario el que delega la violencia a partir de las propias relaciones de poder que se establecen dentro del encierro, dónde no sólo hay un sometimiento de los cuerpos, sino también un sometimiento sobre las voluntades de quienes se encuentran detenidos y violentados dentro de la unidad de detención”.

Ramón tiene miedo de que la nueva ‘técnica penitenciaria’ lo mate. Esa no tan nueva técnica penitenciaria consistente en que el poder penitenciario se haya sofisticado al punto de que ya no tenga necesidad de ‘ensuciarse las manos’: hace años venimos viendo como la policía ejerce su poder tercerizando el ejercicio de la violencia en otros presos a quienes les encargan la muerte, o los golpes, a sus propios compañeros de pabellón, procurándoles vía libre para su consumación”, comunicaron.

No es la primera vez que Zainuco denuncia violencia contra Mansilla, en 2012 fue amenazado con que le iba a “pasar lo mismo” que a Ibazeta, en 2013 fue herido en la cabeza y el tórax y en 2014 una abogada y una periodista que lo fueron a ver, sufrieron una privación ilegítima de su libertad. “Su rostro es un ‘mapa’ de los golpes que ha recibido históricamente por parte del personal de la unidad de detención que, como parte de una práctica de disciplinamiento y sometimiento dentro del encierro, no para de golpearlo, insultarlo y torturarlo”, describieron desde Zainuco.

“Desde hace tiempo Ramón pide estar en buzones. Quienes conocemos la unidad de detención sabemos que nadie pediría alojarse allí porque es un lugar diminuto, oscuro y que de por sí implica una modalidad de tortura psicológica. Sin embargo Ramón pide no ser trasladado a pabellones por miedo”, informaron desde la asociación. “El día 2 de noviembre del corriente Ramón fue compulsivamente trasladado desde buzones hacia un pabellón de la unidad de detención 11. Transcurridos unos minutos, Ramón fue víctima nuevamente de la violencia policial”, señalaron.

“Responsabilizamos a los Poderes Ejecutivo y Judicial por los golpes y torturas de los que fue víctima Ramón, como así también informamos que en el día de la fecha realizamos la denuncia para que se investigue el accionar del personal policial que cumplía tareas ese día, y liberó la zona para que pudieran golpear a Ramón, como así también para determinar las responsabilidades de los funcionarios que han omitido denunciar”, concluye el comunicado de Zainuco.

Deja un comentario