Rita Segato: “La violación no tiene una finalidad sexual”

Géneros, SECCIONES
Rita Segato en Neuquén. Foto Nadia Ramírez.

La antropóloga feminista rompe las estructuras del sentido común: el varón que viola no lo hace por placer sexual, sino para reafirmar su masculinidad y mantener su status frente al mundo. “Son crímenes de razón expresiva, que anuncian la masculinidad, esa potencia que no existe si no se espectaculariza”, afirmó.

Ante un auditorio del Museo Nacional de Bellas Artes desbordado, Rita Segato brindó una conferencia ayer a la tarde en Neuquén. La antropóloga feminista es una referente en teoría de género y uno de sus estudios más reconocidos es sobre la violación. Muchos de los conceptos que aborda en el libro “Estructuras elementales de la violencia”, sirven para explicar la realidad de nuestro país: una mujer muerta cada 25 horas, la mayoría también fue víctima de ataques sexuales; denuncias por violaciones en universidades, sindicatos, familias, escuelas.

En las violaciones, o ataques por medios sexuales, la finalidad no es sexual. Esto nos lleva lejos del sentido común, de pensar al violador con una gran libido sexual. (La violación) es un crimen de razón expresiva, que busca anunciar la masculinidad, esa potencia que no existe si no se espectaculariza. Tiene que expresar su status de masculinidad adquirido ante el otro, el varón necesita demostrase como tal todo el tiempo”, explicó Segato.

Esta necesidad de reafirmar su masculinidad es constante y se concreta con distintas acciones. “Incluso con la violación, pero también con otras acciones como burlas hacia las mujeres, miradas hacia ellas, diálogos entre varones sobre las mujeres”, describió Segato.

“Mediante el control de los cuerpos y el acceso sexual a las mujeres, hay un poder que espectaculariza la masculindad, y todo esto sucede porque hay un mandato de masculinidad, es un status que se adquiere y se tiene que demostrar todo el tiempo”, sostuvo la antropóloga.

El cierre tuvo un eje esperanzador: “creo y estoy convencida que nosotras las mujeres somos más felices. En mi mundo hay un pluralismo de verdades y es lo que creo que quizás pueda salvar el planeta“.

Deja un comentario