Buscan romper el tabú sobre la menstruación con la campaña #MenstruAcción

Géneros, SECCIONES

El próximo viernes 3 de noviembre, las Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumalá) lanzan MenstruAcción en Neuquén. Se trata de “una campaña para visibilizar que la menstruación también es un factor de desigualdad hacia las mujeres”.

Foto de Emma Gray de la colección “Habrá Sangre” que busca visibilizar la menstruación

Esta campaña está impulsada por Economía Femini(s)ta. En distintos puntos del país hay puntos de recolección de productos de gestión menstrual (tampones, toallitas industriales o de tela y copas menstruales) y proyectos de ley proponen, entre otras medidas: eliminación del IVA a los productos de gestión menstrual y provisión gratuita de los mismos en escuelas, comedores, universidades, cárceles, refugios para personas en situación de calle y otros espacios comunitarios. En Neuquén, también buscan promover y sancionar una ley en este sentido.

El fundamento de la propuesta es que “la compra de insumos de gestión menstrual no es opcional, es una necesidad básica para las personas menstruantes” que, por año, gastan entre 700 y 1.200 pesos mensuales en dichos productos. “Pensemos en familias donde hay varias personas menstruantes, este monto anual equivale a una asignación universal por hijo para garantizar el acceso a estos productos”, señalan las Mumalá. “Las mujeres cobramos casi el 29 por ciento menos que los varones”, agregan.

“Para los estratos socioeconómicos más bajos, Unicef señala, por ejemplo, que la menarca tiene vinculación directa con el ausentismo y la deserción escolar, por tanto la menstruación se constituye como un factor más de desigualdad en el acceso a la educación de las personas menstruantes”, informan desde la organización de mujeres.

Otro de los objetivos de la campaña es romper el tabú en relación a la menstruación. “Queremos comenzar a llamar a la menstruación por su nombre, sin eufemismos tales como ‘estoy indispuesta’, ‘estoy en esos días’ o cualquier otro eufemismo que no aluda directamente al sangrado”, explican. Y proponen que una de las formas de romper el tabú es incorporar la menstruación a las curriculas educativas en el marco de la ley de Educación Sexual Integral.

Como último punto de la campaña, sostienen que como los productos de gestión menstrual son considerados cosméticos y no artículos médicos, no son controlados por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) y esto constituye un riesgo para la salud. “No sabemos qué componentes tienen y qué efectos producen en nuestros genitales y en nuestros cuerpos”, indican. “El algodón que los compone, en un 85% de los casos, da positivo en testeos de glifosato. Este herbicida es bastante controversial desde el punto de vista toxicológico y ambiental”, señalan.

La campaña comenzará con una colecta de tampones, copas menstruales y toallitas industriales y de tela. La convocatoria es el próximo viernes 3 de noviembre a las 15.30 en el playón de la Universidad Nacional del Comahue de Neuquén y lo recolectado será donado a la cárcel de mujeres.

Deja un comentario