Apelarán la condena de Brigitte Nieto porque no se tuvo en cuenta la legítima defensa

Géneros, SECCIONES

Brigitte Nieto fue condenada el miércoles a 9 años de prisión, imputada por el homicidio de Javier Lincoleo el 8 de enero pasado en Fiske Menuco, Roca. Con el cargo de “homicidio agravado por relación de pareja con la víctima con circunstancias extraordinarias de atenuación”, Nieto atravesó un juicio cargado de estigmatización por su condición de trans, donde no se tuvo en cuenta la situación de violencia de género, según denunciaron las agrupaciones que la acompañaban.

Georgina Colicheo – Foto: A.T.T.S

Diego Broggini, abogado defensor, explicó que muchas de las cuestiones que planteó la defensa no fueron tomadas en cuenta. La defensa se mostró en desacuerdo cuando el tribunal dictaminó que hubo una relación de pareja. “Había una situación de explotación. No se puede hablar de un vínculo afectivo”, explicó Broggini. Además, expresó que fue muy livianamente considerado el supuesto de legítima defensa, y que si bien en el discurso se aclaró que Nieto era la parte vulnerable, esta conclusión no fue coherente con el resto de las conclusiones que se argumentaron cuando se dictó sentencia. “Ahora resta seguir las siguientes instancias. Vamos al recurso de casación y vamos a ir al Superior Tribunal de Justicia de la provincia”, informó la defensa.

La madrugada del 8 de enero, Nieto fue atacada en su casa por Lincoleo, con quién convivía. No era la primera vez que ocurrían situaciones de violencia entre ambos. Ella se defendió con un cuchillo, con el que apuñaló a Lincoleo en el tórax, provocándole la muerte. Inmediatamente salió del lugar a pedir ayuda y fue golpeada por quienes allí estaban. “Desde la parte acusatoria se llegó a decir que estamos acostumbradas a la violencia y que por naturaleza somos violentas, por ende sabemos defendernos”, contó Georgina Colicheo, integrante de la Asociación de Trans y Trabajadorxs Sexuales del Alto Valle (ATTS), y agregó que si bien desde la asociación entienden el dolor de la familia, no defienden el asesinato, sino el cuidado por la dignidad de Nieto.

Nieto convivía con Lincoleo sobre la calle Salta casi Mendoza en la localidad valletana. “Para las personas trans es muy difícil conseguir que alguien alquile un departamento, más si esa persona ejerce la prostitución”, explicó Colicheo. Fue este condicionamiento que llevó a Nieto a compartir techo con Lincoleo, haciéndose cargo ella de proveer la materialidad económica y drogas, situación que fue testimoniado por ATTS y evidenciado durante el discurso de sentencia. Sin embargo, fue este mismo argumento al que el juez Daniel Tobares, junto a Emilio Stadler, Daniel Tobares y Alejandro Pellizzon, de la Cámara Primera en lo Criminal de Roca, usó para justificar la culpabilidad de la acusada alegando que al ser la proveedora y que no la ataba ningún vínculo con terceros, como hijos menores, podría haber abandonado su situación en cualquier momento.

Otro argumento reiterado en la sentencia fue la confirmación de la relación de pareja que existía entre ambos. “Las que atestiguamos dejamos comprobado que no había ningún vínculo afectivo, se hizo pie en el amor pasional. Es muy difícil que nos alquilen a las personas trans. Él le permitía estar ahí porque Briggitte conseguía droga y era la que proveía el dinero”, recalcó Colicheo.

Si bien la defensa y organizaciones sociales que acompañaban estaban sorprendidas que no se le diera perpetua, como pidió la fiscalía, para Colicheo “la primera asesina es la sociedad. Si hubiese sido al revés, se trataba de un puto menos y ya está. Cuando ella fue atacada no se tuvo en cuenta”.

Deja un comentario