Torturas en la escuela de policía: “Pedimos ser querellantes para que la causa no quede en la nada”

Derechos de la humanidad, SECCIONES

Así lo manifestó Betiana Soto, madre de la joven de 20 años que denunció torturas en la Escuela de Formación y Capacitación de la Policía en Plaza Huincul. La próxima semana se define la aceptación o de la figura de querellantes.

La causa está radicada en la fiscalía de Cutral Co como “Denuncia por abuso de autoridad y torturas” y comenzó luego de que la joven volviera a su casa materna, en abril de este año, después de dos días de haber ingresado a la escuela de cadetes. En el registro médico de la joven se registraron fisuras en las costillas, en las manos, deshidratación y un cuadro de estrés post traumático.

Después de cinco meses la causa no mostró avances. “Es una desilusión inmensa. No hay hecho nada por mi hija”, sostuvo Soto, quien asegura que son muchas las familias de ex aspirantes a cadetes que se comunicaron con ella para relatar situaciones de abuso similares a las que sufrió su hija.

Por su parte, la abogada de la familia, Blanca López explicó que las Fuerzas de Seguridad todavía no dieron los nombres de los posibles responsables, ni de los instructores involucrados en la formación de agentes. Hasta el momento se llamó a testimoniar a los aspirantes que cursaron sus estudios junto a la denunciante, medida que para López resulta inapropiada en esta etapa del proceso judicial.

El vencimiento de los tiempos procesales para el pedido y la presentación de pruebas es una de las preocupaciones latentes en la familia de Betiana Soto. “Queremos que se sepa que le pasó a mi hija y no vamos a quedarnos calladas”, sostuvo la mujer.

Deja un comentario