Seis años para el Pollo Olivera: “Va a servir para que otras chicas se animen a contar”

Géneros, SECCIONES

Le dieron seis años de cárcel efectiva en la U11 de Neuquén al fotógrafo Ernesto “Pollo” Olivera por delito sexual gravemente ultrajante. La madre y el padre de la adolescente que sufrió el abuso están conformes con la pena y agradecen el acompañamiento de las feministas en todo el proceso. La denunciante, sobrina del abusador, publicó anoche en su facebook: “Espero que esto que me costó 2 años decirlo le sirva a todas esas chicas para que tengan todas las fuerzas del mundo y hagan su justicia!!”

Escrache a Ernesto Olivera en Neuquén. Foto La Revuelta.

“Más allá del caso en particular, es un precedente porque es uno de los primeros casos en que dan más de cuatro años y una pena efectiva, es un precedente por todo lo que se realizó, por la forma en la que se luchó, no se bajaron los brazos y va a servir para que otras chicas se animen a contar”, señaló Noelia, mamá de la adolescente, a 8300web. “Más allá de que ella obviamente va a tener que hacer un trabajo reparador intentando poder sobreponerse a todo, esto es un puntapié para que empiece a sanar, es un precedente y nos insta a todos a empezar a abrir los ojos y sacarnos la venda y empezar a ver las cosas tal cual son y que los jueces empiecen a tomar conciencia y a humanizar un poco más la justicia”, dijo Eduardo, su padre.

“Nos decían que lo del Pollo se sabía, pero nadie le puso coto. Esto demostró que cuando nos organizamos reclamamos, esa verdad social puede convertirse en una verdad judicial”, afirmó Ruth Zurbriggen, de la colectiva La Revuelta, en una nota en su sitio. La organización feminista hizo distintos escraches durante todo el juicio y tres de sus militantes fueron citadas como testigos en el juicio.

Noelia relató que se sorprendió con los años que le dieron a Olivera porque esperaba que fueran menos “ya que atrás de él hay mucha carga política y mucha gente que lo conoce”. “Más allá de eso tenía fe, confiaba mucho en todo lo que luchamos y la verdad es que me sentí feliz y tranquila y ver a mi hija feliz es lo que me hace sentirme así”, aclaró.

El padre aseguró sentirse conforme “a pesar de que obviamente el daño que este tipo de personas deja en las víctimas es irreparable”. Ambos destacaron el trabajo del fiscal Germán Martín. “Hizo un trabajo excelente, más allá de que por ahí él fue puesto en última instancia porque los otros dos se bajaron”, valoraron.

Para Eduardo fue importante la presión que se ejerció desde los medios de comunicación y desde La Revuelta para lograr la pena que se obtuvo. “Compará: en otros casos no hubo este tipo de escraches o presiones ni de parte de ellas ni de ningún otro tipo de grupo y no se llegó a nada, quedó todo encajonado o el tipo fue sobreseído”, observó.

Escrache al fotógrafo Pollo Olivera. Foto Emiliano Ortiz.

Noelia dice que más allá de que no cree que las acciones de las feministas hayan influido en las decisiones de los jueces, cree que el acompañamiento de La Revuelta les permitió llegar hasta donde llegaron. “Me siento muy contenta de haberlas conocido, de que gracias al grupo de las feministas se moviera todo esto y que en parte también a lo que llegamos es gracias a ellas, su acompañamiento fue esencial”, expresó. También está muy agradecida con su familia, ya que su madre y su hermana fueron quienes la apoyaron para acompañar a su hija desde el principio.

Eduardo recuerda que su hija “tuvo seis intentos de suicidio y una vez que aparecieron las chicas y las conoció y vio que tenía ese tipo de apoyo, la cuestión empezó a cambiar”. “Se dio cuenta que es mujer, que tiene que pelear por sus derechos, que tiene muchísimo apoyo por parte de esas mujeres”, concluyó.

Deja un comentario