Las trabajadoras decidieron continuar con la toma del decanato de la Fadecs

Educación, SECCIONES

Hace más de una semana la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (Fadecs) de Fiske Menuco, Roca está sin clases por la toma pacífica del decanato que están haciendo trabajadoras de limpieza pidiendo la reincorporación a sus puestos de trabajo mediante la contratación directa. Ayer la policía federal ingresó a la facultad con una orden de desalojo. El vicerrector se comprometió a abrir una mesa de diálogo pero si levantan la toma.Las compañeras en asamblea hemos decidido no levantar esta medida ya que en varias ocasiones nos ha pasado lo mismo y hemos tenido que seguir trabajando en malas condiciones por haber accedido a la mesa”, relató Claudia, una de las trabajadoras a El Zumbido.

Trabajadoras de limpieza con Nano Balbo. Foto: Trabajadoras De Limpieza En Lucha – Fadecs/Fadel

El conflicto comenzó cuando la empresa que las contrataba no les pagó el sueldo y luego las despidió. En febrero la universidad rescindió el contrato con la empresa y contrató a las trabajadoras a través de la cooperativa Mariano Moreno mientras conformaban una propia. Un año después comenzaron a exigir terminar con la tercerización para lo cual llevaron adelante distintas acciones que llegaron hasta la toma del decanato. Como consecuencia de esta medida, la facultad dictó asueto y la universidad resolvió desvincular a las trabajadoras. 

Según relató Paola, otra de las trabajadoras, a El Zumbido, el Inaes les rechazó el trámite para conformarse como cooperativa. “Justamente desde el año ’94, por un decreto nacional que hizo Menem, niega las cooperativas de trabajo, más explícitamente de limpieza para evitar toda esta situación de negreo que están prestando las universidades nacionales”, relató. “La situación está así porque la universidad permitió y nos negreó durante más de cinco meses”, agregó.

“Estamos esperando que alguna autoridad del rectorado o de acá se haga presente, ya que no hemos tenido ningún diálogo con el rectorado y hemos mandado notas hemos hecho llamados y en ninguna de estas ocasiones se nos han respondido“, contó Claudia. En la nota que presentaron expresaron: “Queremos manifestarles nuevamente nuestra voluntad al diálogo, diálogo que tienda a resolver nuestra situación”.

Las agrupaciones estudiantiles se movilizaron al rectorado ayer a la mañana y lograron ser recibidas por el vicerrector Daniel Nataine, quien se comprometió a realizar una mesa de diálogo en las próximas 24 horas pero si se levantaba la toma. Las trabajadoras decidieron continuar con la medida de fuerza. “Nunca nos traen una solución, hoy por hoy es peor el peligro porque estamos despedidas, sabemos que si salimos de acá no vamos a tener otra alternativa que retirarnos y quedarnos en la calle totalmente sin trabajo porque conocemos ya la forma de actuar de ellos y no van a hacer nada por nosotras”, manifestó Claudia ayer.

Organizaciones sociales, políticas, sindicales y de derechos humanos, y miembros de la comunidad universitaria emitieron ayer un comunicado donde exigen “que se abra una mesa de diálogo sin condicionamientos y que no coaccione el derecho a la protesta de las trabajadoras que hoy están permaneciendo en el decanato”.

Mientras las y los estudiantes se movilizaban al decanato la policía federal ingresó al predio de la Fadecs. “Hemos recibido dos policías federales vestidos de civil los cuales vinieron a pedir que nos retiráramos y a tomar fotografías de en qué condiciones estaba el decanato, nos tomo fotografías a nosotros nos pidió identificación a nosotros, nos negamos, lo cual hay que esperar que según la respuesta de ellos que el juez decida en qué momento sería el desalojo”, narraron las trabajadoras. En el comunicado, las organizaciones manifestaron que el ingreso policial es un “intento de criminalización de la protesta”.

En el mismo edificio funciona la Facultad de Lenguas (Fadel), sus autoridades no han tenido una postura clara respecto al tema. “Representantes de la Fadecs nos acercaron un comunicado y una nota que piden que se dé con urgencia una mesa de diálogo, que la universidad tome todos los mecanismos necesarios para resolver esta situación de manera urgente y por parte de la Fadel no se presentó nadie. nadie tiene voluntad política por venir a resolver la situación”, informó Paola.

El reclamo concreto es el de terminar con la terciarización laboral a través de una contratación directa, ya que la alternativa de conformar una cooperativa no fue viable. Según relata Claudia desde la universidad aseguran que la contratación directa es un tramite que administrativo que no se puede hacer. “Tenemos pruebas de que el año pasado en diciembre se firmaron varios contratos donde tomaron agentes para limpieza e higiene en otros lugares firmados por el rector Crisafulli, asi que no vendría a ser un obstáculo, ya lo han hecho“, mencionó la trabajadora.

Paola expresó que confian en la buena voluntad de la universidad para resolver el conflicto. “Somos todas mujeres, madres de familia, nosotras estamos acá, nuestros hijos en las casas y es una situación por demás desgastante”, aseguró.

 

Deja un comentario