Con el reclamo de “Justicia completa” Neuquén marchó a diez años del asesinato de Fuentealba

Educación, SECCIONES

Hubo alrededor de 20 cuadras de marcha. Más de 500 personas llegaron en bici desde Arroyito. La APDH y La Poderosa se sumaron a la cabeza con Aten y los gremios.

Ayer se cumplieron diez años del fusilamiento público del docente Carlos Fuentealba. El cabo Darío Poblete fue condenado a prisión perpetua por haber herido de muerte al maestro con una granada de gas lacrimógeno. “Aquel 4 de abril, no faltó nadie: cinco grupos especiales, un representante del Ejecutivo, Raúl Pascuarelli, y la comunicación permanente y directa con Jorge Omar Sobisch. Todo eso se puso en Arroyito. Después pudimos saber en el juicio que tenían pertrechos suficientes como para perseguirnos 20 kilómetros, y que a 11 kilómetros había munición para reponer. Con estos términos bélicos el sobischismo le respondía a la escuela pública”, afirmó Marcelo Guagliardo, secretario general de Aten en la actualidad, y el 4 de abril de 2007.

El acto se desarrolló al mediodía sobre la ruta 22 a la altura de la calle Río Negro. Antes una extensa marcha recorrió el centro de la ciudad. Desde Arroyito llegaron más de 500 personas en la caravana “Bicicleteada para no olvidar”. Noemí Labrune, de la APDH, fue parte de la cabeza de la marcha junto con Aten, Adunc, Ctera, La Poderosa y la Internacional de la Educación para América Latina. Las Madres de Plaza de Mayo, Lolín Rigoni e Inés Ragni, también acompañaron la marcha.

La consigna de la marcha fue “Justicia completa”, y se recordó que la causa Fuentealba II prescribió y no se juzgaron a los responsables políticos del crimen, entre ellos el enconces gobernador Sobisch.

“Venimos a transmitir con rabia la impunidad que sentimos a diez años, pero también a sentir el orgullo que nos da que a pesar de la complicidad del poder político y judicial, la escuela pública esté hoy acá, donde Carlos Fuentealba la puso, y donde Sandra Rodríguez la sostuvo, en la calle y de pie”, aseguró Nacho Levy, coordinador de La Poderosa. “Aunque no lo conocimos, somos alumnos y alumnas de Carlos Fuentealba desde hace diez años”, agregó.

Sandra Rodríguez, no participó de la marcha en Neuquén pero publicó un comunicado a través La Poderosa: “Lamentablemente, se buscó el momento más propicio para que este crimen quedara impune. Antes de cumplirse el primer aniversario del gobierno de Macri, amigo del ex gobernador Sobisch, se decidió que la Causa Fuentealba II prescribiera por el vencimiento de plazos. Y por eso, tras el desenlace adverso en el juicio, cuando “se juzgó” a los responsables políticos, presentamos nuestra “queja” ante la Corte Suprema de la Nación”.

Deja un comentario