24 de marzo: “Se puede resistir sin entregarse”

Derechos de la humanidad, SECCIONES

A 41 años del último golpe de Estado cívico-militar y en un contexto de recrudecimiento del discurso de derecha y del concepto de “guerra sucia”, con funcionarios del gobierno nacional que cuestionan la cifra de 30.000 desaparecidos, con un secretario de Derechos Humanos que recibió a organizaciones que defienden la dictadura, con los juicios por delitos de lesa humanidad frenados o avanzando más lento que antes, en Neuquén una multitudinaria marcha de más de 12 cuadras se movilizó bajo la consigna “Reivindicamos la lucha de los 30.000. Fue genocidio”.

Marcha a 41 años del golpe. Foto: Claudio Borja

Desde el grupo de apoyo a las Madres aseguraron que hubo cerca de 20.000 personas. En el discurso de cierre Inés Ragni hizo fuertes críticas a Hebe de Bonafini y llamó a seguir resistiendo sin importar el color político. “Acá hay que cuidar la salud, la educación, el trabajo y lo tenemos que cuidar entre todos”, afirmó. Lolín Rigoni pidió unidad y que seamos como los 30.000 “que no bajaron los brazos ni agacharon la cabeza”. Oscar Ragni cuestionó las políticas de derechos humanos de todos los gobiernos post-dictadura y aseguró que los 30.000 están en “las compañeras textiles, los compañeros de Zanon, de salud pública y de educación pública que están siendo víctimas de un atropello desmedido del poder en todo sentido”

Inés inició su intervención diciendo: “Se puede resistir sin entregarse a ningún partido político” y contó indignada: “Hoy le he escuchado a la señora de Bonafini que es la cabeza política del partido kirchnerista, si es cabeza de política que se retire de las Madres de Plaza de Mayo”. Aseguró que las Madres de Neuquén van a morir con la consigna “Aparición con vida” y no una entregándose a un partido político. “Espero que la señora de Bonafini se retire de la Asociación Madres de Plaza de Mayo y que no use nunca más el pañuelo”, insistió.

Lolín Rigoni e Inés Ragni. Foto Juan Thomes.

Lolín agradeció los saludos, los dibujos, los abrazos. “¿Cómo se devuelve todo eso? ¿Cómo se devuelve tanto amor? No bajando los brazos, eso hicieron los 30 mil, no bajaron los brazos ni agacharon la cabeza”, dijo emocionada. “Esto, compañeros, no es algo espontáneo, esto es una construcción, esto es lo que venimos haciendo hace 41 años, éramos pocos, no sé los que éramos al principio, no éramos esta multitud y ahora lo somos, siéntanse todos felices de ser parte de esto”, continuó.

“Hoy a la mañana estuvimos en Centenario”, contó Lolín.“¿Saben qué rescatamos? La unidad -siguió- todos se juntaron y todos hablaron y todos tuvieron su palabra”. Se refirió al gobierno actual y dijo: “Es cierto que hay que defenderse, que hay que resistir pero hagamos lo nuestro bien, hagámoslo con corazón, con consciencia, con convicción”.

A los desaparecidos “les arrebataron la vida y todo lo que la vida podría haberles brindado, la alegría de encontrarse, el haber concretado sus sueños, el goce del amor, todo eso les arrebataron, eso es imperdonable”, recordó la Madre de Plaza de Mayo y concluyó haciendo una crítica al poder judicial: “No es el que nos representa, es inhumano, es parcial y es lento y esas tres condiciones dejan de ser justicia”.

Gervasio Díaz, representante de Hijos Alto Valle, sostuvo que “con las Madres y las Abuelas aprendimos que la calle, la movilización y el escrache eran las arma más letales que tenemos contra los gobiernos capitalistas”. En este sentido hizo referencia al actual contexto nacional: “Se trata de un gobierno que esclaviza pero somos tercos, necios, lo aprendimos mucho de esa generación revolucionaria, seguimos insistiendo que hay que tomar las calles, ocupar las calles y militar por los ideales. Se trata de continuar ese proyecto revolucionario, de construir una sociedad libertaria, solidaria y comprometida, de continuar por la senda de los 30.000”.

Oscar Ragni, militante de la Corriente por los Derechos Humanos, aseguró que los 30.000 “están presentes aquí, en los bebés que están en brazos de su mamá o su papá, en esos padres, en los changuitos que andan jugando mientras se hace la marcha, en las compañeras textiles que están sufriendo un terrible agravio, están los 30.000 en los compañeros de Zanon, en los compañeros de salud pública, de educación pública, están siendo víctimas de un atropello desmedido del poder en todo sentido”.

Fue crítico con los gobiernos post-dictadura: “No sé qué nos pasa a los argentinos, después del ‘83 no hemos tenido ni un minuto de descanso, no hemos tenido un solo gobierno que haya respondido a las necesidades, a las exigencias del pueblo pidiendo juicio y castigo y aparición con vida que es lo que corresponde porque a los compañeros se los llevaron vivos y vivos nos los tienen que devolver”.

Foto: Claudio Borja

“Cada vez que nos encontramos no tenemos palabras con que agradecerles, porque es muy lindo salir cuando se tiene poder, nosotros no tenemos poder pero recibimos el poder de ustedes, ustedes nos mantienen, ustedes nos ayudan y ustedes nos están obligando a salir”, agradeció Oscar. “Quiero agradecerles, compañeros, la presencia de todos ustedes, quiero agradecerles a los jóvenes que se preocupan por saber, a los que tienen niños que los traen quizás arriesgando algún problema pero seguramente con la intención de ir moldeandolos para un futuro mejor, ese futuro que vamos a lograr seguramente si seguimos en esta lucha sin entregarnos, sin doblegarnos, sin que nadie nos asuste, no les tenemos miedo ni a los que se fueron ni a los que están”, continuó.

“Y ustedes, compañeros, quienes están en la lucha, cada vez que necesiten una palabra de aliento, porque físicamente no estamos en condiciones de responder por nada, aquí estamos, podemos dar lo último de nosotros para responder lo que ustedes ha hecho hoy y hacen siempre por nosotros”, concluyó Oscar.

One thought on “24 de marzo: “Se puede resistir sin entregarse”

  • Yo apoyo este caminar de lucha y dolor sin verdad no hay justicia acá en Chile también tocó a mi familia con la misma dureza kena moncada

Deja un comentario