La revolución es feminista

Columnistas, SECCIONES

Por Melina Fit

Éramos muchas. Estábamos todas, incluso las que no están. El poder popular de las mujeres ganó las calles. Vamos a defender nuestros puestos de trabajo, vamos a pelear por el derecho al aborto legal, vamos a exigir presupuesto y políticas públicas para erradicar la violencia machista, vamos a cuidarnos entre nosotras, vamos a visibilizar las tareas domésticas y de cuidado que hacemos a diario, vamos a pelear por ser libres, por poder caminar seguras por la calle, para que no nos violen ni nos maten. Y también vamos a festejar que estamos juntas, haciendo temblar la tierra, en esta revolución que recién empieza.

Marcha 8M. Foto Juan Thomes.

Desde ayer el 8 de marzo cobró un nuevo significado, como nunca antes desde ahora será un gran día de lucha. El paro internacional de mujeres se sintió en más de 50 países, 60 ciudades argentinas, y en 12 cuadras del centro neuquino. No importaron las vayas en la catedral, los automovilistas enojados, los indiferentes.

“¡Poder popular, abajo el patriarcado, se va a caer!”, cantaron Las Revueltas a lo largo de la marcha, con escobas y turbantes coloridos. El canto fue el reflejo de ese poder que se sintió en la Avenida, colmada de mujeres, trabajadoras, originarias, estudiantes, adolescentes, adultas mayores, docentes, niñas, sindicalizadas, jefas de hogar, independientes. Todas.

La emoción recorrió los cuerpos al encontrarnos juntas marchando por nuestros derechos, al sentirnos abrazadas por las Madres de Plaza de Mayo, al vernos reflejadas en un cartel, en una pintada.

La revolución está en marcha, vamos a cambiarlo todo porque vivas nos queremos.

Deja un comentario