El #8M no trabajamos, militamos

Géneros, SECCIONES

por Les 8300

El 8 de marzo en todo el mundo las mujeres van a parar, va a ser un paro particular, muy distinto a los sindicales. 8300 es una cooperativa compuesta hoy mayoritariamente por mujeres, y todas las personas que la integramos ejercemos la comunicación en este espacio desde la militancia. La defensa de los derechos humanos, de los pueblos originarios, de los y las trabajadoras, de niños, niñas y adolescentes, el acceso a la información, la lucha contra el extractivismo son algunas de las banderas que levantamos. De todas las causas que apoyamos, la lucha contra la violencia machista tiene un lugar protagónico en nuestro trabajo. Hacemos periodismo feminista y desde ahí nos paramos a decir lo que decimos, conscientes de que el periodismo objetivo no existe y nos hacemos cargo de nuestra subjetividad

Radio abierta de 8300 en la marcha del 03/06/16 #NiUnaMenos – Foto: Claudio Borja

8300 es, entonces, una cooperativa de trabajo pero también un espacio de militancia para nosotras donde desde la comunicación hacemos nuestro aporte para hacer un mundo más igualitario, más digno, más feminista. Frente a esta combinación trabajo-militancia nos preguntamos qué hacer el 8 de marzo.

Sabemos que no somos las únicas que nos hacemos interrogamos sobre cómo parar, desde las trabajadoras que no pueden faltar por ausencia de acompañamiento sindical o las que, como las trabajadoras domésticas, les resulta imposible convocar a un paro; hasta aquellas que sí paran pero tienen que hacerse cargo de los hijos/as que no llevan a la escuela, porque las docentes paran, o las que son madres solteras con hijos/as pequeñas y no se pueden desligar de las tareas de cuidado… son múltiples las realidades atravesadas por este paro particular. Justamente el desamparo de algunos sindicatos a las mujeres o la superposición de trabajo productivo y reproductivo, entre otros motivos, imposibilitan el cumplimiento estricto del paro pero sabemos que lo importante no es cumplir a rajatabla la retención de tareas: la clave de este día pasa por el movimiento que se genera, por las mujeres preguntándose, cuestionando sus quehaceres diarios, viendo la manera de adherir de algún modo, por los hombres sintiendo la ausencia.

¿A quién le hacemos paro? ¿A nuestros compañeros para que valoren nuestras vidas y nuestros trabajos? ¿A las otras mujeres que la lucha feminista aún no las interpela? ¿A los gobernantes para que tengan políticas públicas para una sociedad más igualitaria? ¿A nosotras mismas que a veces nos cuesta el feminismo en las casas y en las camas? A todos ellos, y a muchos más porque los reclamos son abundantes y diversos, justamente porque la desigualdad y la violencia machista penetran en todos los ámbitos y niveles de nuestras vidas.

En este contexto, nosotras también nos preguntamos cómo, nos preguntamos cuál es la mejor manera de que adherir: ¿Dejando el vacío en nuestro sitio web que está escrito mayoritariamente por mujeres o trabajar y ser multiplicadoras de las voces de las mujeres? Como feministas elegimos no quedarnos calladas ni quietas y usar la comunicación, que es nuestra herramienta y es desde donde militamos, para hacer nuestro aporte a este gran movimiento. Por eso, el 8 de marzo nos verán en la calle, como siempre, sacando fotos, haciendo entrevistas, escribiendo y verán que nuestro sitio y nuestras redes sociales estarán activas, no estamos trabajando: estamos militando, porque nos mueve el deseo de cambiarlo todo.

Deja un comentario