“El paro del 8 de marzo convoca a mujeres asalariadas y no asalariadas”

Géneros, SECCIONES

La colectiva feminista La Revuelta invita a reflexionar sobre la importancia de participar como mujeres en este paro internacional, convocado para el 8 de marzo.

Intervención de La Revuelta.

Ir contra el patriarcado capitalista heteronormativo es una consigna que proclaman los movimientos feministas, entre ellos La Revuelta, colectiva que existe en la región desde el año 2001. En relación a ésta consigna Guillermina Peralta, integrante de La Revuelta, señala que “cuando pensamos en el sistema patriarcal heteronormativo pensamos en un sistema de relaciones sociales que están naturalizadas. Algunas de ellas son qué trabajos se nos asignan, qué formas de ser o actuar se nos asignan según nuestro género, por ser varones o mujeres”.

“Que a las mujeres se nos asignen determinadas tareas relacionadas a la reproducción y al trabajo doméstico y que eso aparezca como si fuera natural, como si las mujeres naturalmente debemos gestar, parir, maternar, cuidar, ser heterosexuales. Todos son roles que aparecen naturalizados”, afirma Peralta.

Guillermina y Romina Bravo, también integrante de La Revuelta, comentan la importancia de pensar que la vivencia de ser mujeres no es homogénea y que es necesario pensarla a partir de la articulación de diversas opresiones. Al respecto sostienen que “pensar también cómo son formas de opresión que se combinan y qué hace que algunas mujeres a nivel global, las mujeres más pobres o las migrantes hagan las tareas domésticas de otras mujeres que tienen privilegios de clase es también importante“.

Todos estos cuestionamientos al sistema desigual en el que vivimos junto con el acompañamiento de abortos a más de 900 mujeres en los últimos años son algunas de las tantas prácticas que realiza La Revuelta.

Las mujeres se organizan

El pasado miércoles 15 de febrero en el aula 15 de la Universidad Nacional del Comahue, La Revuelta convocó a una Asamblea Abierta a organizaciones sociales, feministas, políticas, estudiantiles, de derechos humanos, de movimientos LGTTBI, barriales, cooperativas, medios de prensa alternativos, organizaciones mapuche y sindicales. “La asamblea tenía dos particularidades convocar a activistas pero también a mujeres independientes que habían participado del paro anterior”, comenta Romina Bravo.

En la Asamblea se retomó el criterio del colectivo Ni una Menos a nivel nacional que es una alianza amplia de mujeres de diferentes sectores, partidos políticos, organizaciones barriales, territoriales para darle fuerza a la jornada y al paro. “Le exigimos a las centrales sindicales a nivel nacional y a los sindicatos provinciales que garanticen un paro de mujeres, que el reclamo del paro de mujeres no quede invisibilizado frente a otros reclamos ni negado en su especificidad fue una de las resoluciones de la asamblea” explica Peralta.

“Es importante dejar en claro que el paro no solo convoca a mujeres asalariadas sino a las no asalariadas, es una convocatoria amplia”, señala Bravo.

Este 8 de marzo sobran los motivos para marchar: para visibilizar el trabajo doméstico como parte de la explotación capitalista, contra el ajuste y la precarización de nuestras vidas, contra la violencia machista que asesina a una mujer cada 18 horas en Argentina, y arremete contra los cuerpos de travas, trans y lesbianas para disciplinarnos.

Invitación a asamblea el 1 de marzo

En el marco de la organización del paro internacional de mujeres, las revueltas invitan a participar de una nueva asamblea el miércoles 1 de marzo en el aula 15 de la Facultad de Humanidades de la UNCo a las 18. Además, el domingo 5 de marzo se realizarán intervenciones callejeras en el marco de la organización del paro internacional.

Deja un comentario