La embestida del gobierno nacional a la ley nacional de salud mental

Derechos de la humanidad, PLAN C, Salud, SECCIONES

El Ministerio de Salud derogó la resolución que frenaba la creación de manicomios. El director nacional de Salud Mental y Adicciones, Andrew Santiago Blake, es un ferviente opositor a la ley y a la salud mental comunitaria.

Por Nadia Ramírez ramirezossesnadia@gmail.com

Las primeras medidas del Gobierno de Maurcio Macri en el campo de la salud mental confirman el pronóstico tan temido en relación a sus políticas de Estado frente al sector público. Actualmente quien se encuentra en la dirección nacional de Salud Mental y Adicciones es Andrew Santiago Blake, proveniente del sector privado y antiguo empleado de la obra social OSDE y Swiss Medical, público opositor de la ley nacional de Salud Mental.

“Yo me planto por la ley 26.657, manicomio nunca más”, es la consigna contra el intento de modificar la ley de salud mental. Foto Red Argentina de Arte y Salud Mental – Delegación Patagonia Norte (Facebook)

En 2010 se sancionó la ley de salud mental 26.657. Dos veces en la historia Argentina, el Estado intervino para denominar a las personas que tienen padecimientos mentales y esto no es poca cosa porque cuando uno nombra, categoriza o define, ejerce poder. El doctor Ramón Carrillo modificó el término alienados por enfermedad mental y la segunda modificación se produjo con la ley nacional 26.657 cuando se dejó de utilizar la categoría de enfermedad mental y se empezó a utilizar la denominación de sufrimiento psíquico. La recuperación de la perspectiva de derechos que marca presenta una ruptura con la visión mercantilista de la salud y de la hegemonía psiquiátrica.

Uno de los cambios significativos en materia ideológica que establece la normativa es la revisión de las internaciones prolongadas de pacientes que llevan años viviendo de manera institucionalizada por el manicomio.
En los primeros días de marzo Blake procedió a dar de baja las tareas profesionales y asistenciales de casi medio centenar de trabajadores de su área, precedido por el desmantelamiento de 123 equipos territoriales de distintos programas dependientes de la dirección, al momento de la asunción de Macri. El 15 de julio del mismo año el ministerio de Salud de la Nación emitió la resolución 1003/2016, que derogó la 1484/2015, a través de la cual se pretendía lograr una reducción significativa de camas psiquiátricas en todo el país .

La resolución 1454/2015 disponía que a noviembre de este año todas las clínicas privadas y públicas, tenían que presentar un proyecto de adecuación a la ley que iba hasta el 2020 para ir externando pacientes que estaban como crónicos dentro de las clínicas y los manicomios públicos. “Ese decreto lo suspendió el gobierno nacional de manera indefinida, o sea que va a seguir la manicomializacion que es una demanda del sector privado”, explicó un profesional de Salud Mental del hospital Castro Rendón. Antes de esta resolución la habilitación y el funcionamiento de los establecimientos de salud mental y atención psiquiátrica se regían por la resolución 1121 del año 1986, basada principalmente en la noción hegemónica de la atención psiquiátrica. Se permitía la habilitación de algunas categorías de establecimientos psiquiátricos para estadías de mediano y largo plazo, lo cual habilitó que, al día de hoy, todavía haya personas internadas desde hace 30 años.

Junto con estas disposiciones del gobierno actual sumado a que en todos estos años, lejos de acotarse el poder hegemónico de las corporaciones médicas y su lobby (laboratorios, pulpos farmacéuticos, medicina privada) en el campo de la salud mental, el panorama a nivel nacional no parece nada favorable. El gobierno macrista no va a derogar la ley pero va a ir buscando formas de herirla de muerte o matarla por inanición. En ese sentido, otra afectación es el debate que intentan reinstalar desde el ministerio de salud nacional para separar el tratamiento de las adicciones del de salud Mental, afectando de esta manera el artículo 4 de la ley que establece que las personas con consumos van a ser tratadas como pacientes del campo de la salud desplazando así la idea de peligrosidad de la que habla el código civil siglo XIX .

Psicofármacos sin seguimiento

Otra reciente embestida a ley que no proviene del campo de la salud mental específicamente pero que la afecta directamente es la modificación de las normas de trazabilidad de los psicofármacos. En 2010 se había establecido la normativa de hacer un seguimiento estricto de los medicamentos para evitar que entren en mercados ilegales. Actualmente por demanda de los grandes laboratorios se ha liberado la normativa que regulaba el seguimiento de los medicamentos encontrándose todos los psicofármacos de uso más frecuente. En este caso concreto se visibiliza cómo el gran crecimiento de las industrias farmacéuticas van de la mano de las decisiones políticas de los gobiernos.

Marchas en contra

Las repercusiones al intento de cambios a la ley fueron manifestaciones en distintos puntos del país para exigir equipos de salud mental en los barrios que funcionen con dinámicas interdisciplinarias y comunitarias; para reclamar por la readecuación de los servicios de salud mental en hospitales generales; para exigir dispositivos con participación ciudadana real en la implementación de las políticas públicas; para que se brinde atención infanto-juvenil a través de dispositivos apropiados y para que la medicalización no sea la principal respuesta; para que se diversifiquen las respuestas con dispositivos sustitutivos al manicomio y para que la internación sea efectivamente el último recurso, sin dejar de ser respetuosa de los derechos de las personas y de sus particularidades culturales.
Además presentaron una impugnación la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), la Asamblea Permanente de Personas Usuarias de Salud Mental (Apussam), el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), la Red Nacional de Salud Mental Comunitaria y Derechos Humanos y la Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad (REDI).

El pasado 7 de octubre se convocó a una marcha nacional con la consigna “Yo me planto por la ley 26.657, manicomio nunca más.” En Neuquén participaron Artepidol, La Ventana Espacio Creativo, Hospital de Plottier – Grupo Despertar, el centro de día Pertenecer, el centro de Salud Mental Oeste Hospital Castro Rendon – Espacio Amigable- Aguante Corazón, 102 el Numero de los niñxs, Punto de Encuentro, Grupo Reencuentro, Apalabrados, Cine Debate, Arrimate al Fogón, Centro de Estudiantes de Medicina – UnCo, Federación de Psicólogos de Argentina, Colegio de Psicólogos de Neuquén, Centro Liens, Red Argentina de Arte y Salud Mental – Delegacion Patagonia. Alto Valle y vecinos.

Esta y otras notas forman parte del plan C de noviembre de 8300. Podés comprarlo a $30, a un valor solidario de $50.

En Neuquén conseguilo en:

Abri Mundos (Santa Fe 679)
Cae Babylon (Avenida Argentina 816)
Café La Conrado (Irigoyen 138)
Ámbito Café (Chubut 240)
Factotum (Alcorta 219)
Mi loca vida (Pampa 1149)
Kuruf Editorial (Feria de artesanos)
Escuela de Psicología Social (Roca 658)
Kiosko Corsa (Mitre 307)
Kiosko Alvear (Diagonal Alvear y Roca)
Kiosko ACA (25 de mayo 165)
Kiosko Truco (Alderete y Tucumán)
Mercado Tati (Leguizamon 1974)
Kioskón (25 de mayo 99)
Barcito de la Facultad de Humanidades

También llegamos a otras localidades:

Aluminé: Xalkan Nahuel (contactar al 299156350050)
Cipolletti: Minishopping Toto (Irigoyen 385) y Ciber Space (Irigoyen 420)
Junín de los Andes: FM Che (Gamseis 350, Barrio Lanín)
Zapala: Germán Zúñiga (Avda. Trannack N° 1115 – 2942402460)
Cutral Co: Bairoletto (Av. Olascoaga y JJ Valle)
San Martin de los Andes: (Mythos libros – Villegas 658 / Editorial La Grieta (Av San Martín 415)
Fiske Menuco / General Roca: Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (contactarse con Mercedes Azar, Rocío Morales o Malen Varela)
Plottier: Feria de productores y artesanos de China Muerta

Por supuesto también podés pedírselo a tu 8300 amigo/a.

Deja un comentario