Autogestionar cuidados y defensas, otra forma de luchar contra las violencias

Géneros, PLAN C, SECCIONES

El Estado no responde, la justicia falla, los medios cosifican, los refugios no alcanzan, el machismo sigue matando. Feministas proponen pensar nuevos mecanismos de defensa, físicos y subjetivos, para combatir los femicidios y las violencias diarias.

Por Melina Fit 

Marcha "Nosotras paramos, ni una menos, vivas nos queremos". Foto Cecilia Maletti.
Marcha “Nosotras paramos, ni una menos, vivas nos queremos”. Foto Cecilia Maletti.

Una mujer muere en Argentina cada 26 horas. No la matan para robarle. No se muere en un accidente, ni de cáncer. La mata su pareja, su ex, el novio, amante, marido. El protagonista del amor romántico que el patriarcado insiste en arraigar como único deseo de las mujeres. Un hombre machista, que se consideró con tanto poder sobre ella que hasta pudo quitarle la vida. El extremo de la violencia y la dominación: el femicidio.

La respuesta del feminismo no se queda en exigencias al Estado de políticas de prevención y protección, avanza sobre la autogestión de cuidados físicos y subjetivos.

“Cuanto más y mejor nos organicemos, cuanto más lazos de solidaridad armemos, cuanto más comunalidad reconstruyamos o construyamos, cuanto más reflexionemos acerca de lo estructural de las violencias y el cómo las hemos ido subjetivando, haciendo cuerpo, más se va a defender el heteropatriarcado encarnado en lo que llamamos ‘los machos’ que es la subjetividad que expresa la misoginia en toda su profundidad y crueldad”, reflexiona Graciela Alonso, docente de la Facultad de Ciencias de la Educación y activista feminista, sobre las posibles causas del aumento de los femicidios. Sucede que año a año se suman más femicidios en todo el país.

Según la Casa del Encuentro, la única organización que desde 2008 viene contabilizando la cantidad de femicidios que ocurren en el país, en seis años los asesinatos de mujeres aumentaron un 30%. En 2008 ocurrieron 208 femicidios, mientras que el año pasado fueron un total de 286. Estos informes se realizan en base a los femicidios publicados en los medios de comunicación.

En Neuquén en 2015 se cometieron cinco femicidios, y en lo que va de este año, dos. Las estadísticas del Poder Judicial indican que las denuncias por violencia de género vienen en aumento.

Marcha "Nosotras paramos, ni una menos, vivas nos queremos". Foto Juan Thomes.
Marcha “Nosotras paramos, ni una menos, vivas nos queremos”. Foto Juan Thomes.

“La amenaza que implica la visibilización, el cambio de palabras y explicaciones para dar cuenta de las violencias laborales, callejeras, en los entornos afectivos y la organización de las mujeres y personas que se apartan de las normatividades de género, va a implicar que se reconviertan los mecanismos de control y a la vez que aumente la crueldad de los ataques hacia estos-nuestros cuerpos”, agrega Alonso.

Lorena Riffo, becaria de Conicet y docente de Comunicación, también analiza que “al poder poner en el espacio público diferentes situaciones de violencia, nos permite reconocernos a nosotras en esos contextos y esto, a su vez, nos habilita a cuestionar estas actitudes y empoderarnos para empezar a cambiarlas. Esto obviamente al macho acostumbrado a actuar como nuestro dueño, le afecta en su egocentrismo sexista porque al mismo tiempo cuestiona su lugar. Así, él actúa en consecuencia. O sea, evidencia que nuestra vida no vale si no estamos para sostener su propia vida, para plancharle, lavarle, cocinarle, criar hijos e hijas y, principalmente, quedarnos en casa calladas”.

Desde 2009 existe la ley 26.485 que tiene como finalidad erradicar y prevenir la violencia contra las mujeres, Neuquén adhirió bajo las leyes 2.785 y 2.786. En 2012 se incorporó la figura de femicidio al Código Penal. En 2008 la Red de Periodistas por una Comunicación No Sexista (PAR) elaboró un decálogo para el tratamiento periodístico de la violencia contra las mujeres. El movimiento feminista fue ganando espacios de debate y de activismo. El 19 de octubre las mujeres pararon por primera vez en el país y fue para decirle basta a los femicidios. Las marchas fueron masivas. Sin embargo, el mismo día de la marcha sucedían dos nuevos femicidios. ¿Qué falla? “Los femicidios son mensajes sociales, pedagógicos y políticos para todo el colectivo de mujeres; pero también son mensajes para los varones y los machos. Son mensajes de constitución de masculinidades: ‘Podemos hacer eso’. También son mensajes de impunidad, no porque el femicida no sea condenado, sino por todo el tratamiento anterior con relación al hecho. El tratamiento de la prensa, la justicia; la investigación que se realiza sobre las mujeres asesinadas y no sobre los victimarios”, explica Alonso.

“Los lazos suelen estar fragmentados, producto del sistema heteropatriarcal dominante, y este tipo de actividades callejeras nos sirve para unirnos en actos de lucha colectiva y denunciar tanto lo que nos afecta como mujeres como aquellos temas vedados por la heteronorma. Me parece central poder articular la lucha contra la violencia hacia las mujeres con la lucha contra la violencia a todos los géneros disidentes al de varón heterosexual”, remarca Riffo en relación a las movilizaciones de Ni una menos.

En cuanto al rol del Estado, Riffo sostiene que si bien la ley nacional de violencia es interesante “no se han concretado espacios puntuales que se ocupen de la aplicación”. “Son imprescindibles casas de protección luego de que las mujeres denunciamos a nuestras parejas o familiares o incluso para que más mujeres nos animemos a denunciar porque sabemos que tenemos un amparo integral. Además, debería haber equipos técnicos con especialistas en psicología y trabajo social, que acompañen a las denunciantes y a sus hijos e hijas de ser necesario. Otra cuestión fundamental es conseguir alternativas laborales para que las mujeres puedan comenzar a autosustentarse económicamente y no siempre depender del Estado o del marido”, indica. En Neuquén Capital hay un solo refugio para mujeres víctimas de violencia y hace unos meses se inauguró uno en Cutral Co.

En la Legislatura hay distintos proyectos de ley, impulsados por la oposición, que buscan aumentar los refugios, brindar ayudas económicas para las mujeres víctimas, garantizarles abogados o abogadas defensoras, y declarar la emergencia social en materia de violencia de género. Este año, al menos, dormirán en los cajones.

Autogestionar el cuidado es la clave

Marcha "Nosotras paramos, ni una menos, vivas nos queremos". Foto Cecilia Maletti.
Marcha “Nosotras paramos, ni una menos, vivas nos queremos”. Foto Cecilia Maletti.

Cuando en la comisaría no toman la denuncia, cuando el agresor incumple las órdenes de restricción, cuando el Estado no responde, aparece la sororidad entre mujeres. Ese acompañamiento desde la piel, esas miradas que entienden, esos abrazos que reparan y esas acciones que desarman el orden patriarcal establecido y arman nuevas vidas posibles.

Alonso asegura que es necesario “autogestionar nuestro cuidado de todas las formas que creativamente se nos ocurran. Implica también dejar de analizar la violencia sexista y masculinista en su carácter instrumental, para inscribirla en un continuum violento de fragmentación y deshumanización, donde los cuerpos de mujeres, de travestis y de trans se vuelven descartables, violables, matables”.

Tenemos que seguir estando en la calle, en los medios, en las redes sociales, marcando día a día lo que no seguiremos soportando. Los grupos de autoconsciencia de género también son importantes para que podamos encontrarnos, reflexionar y hablar sobre problemas que de alguna manera todas sufrimos desde diferentes lugares y con diferentes intensidades. Así, estos espacios autogestionados nos ayudan a no estar solas y afrontar colectivamente las violencias cotidianas para poder cortar a tiempo con vínculos violentos”, remarca Riffo.

Dentro de la estructura patriarcal y machista Alonso aporta el concepto de “cultura de guerra contra las mujeres” y destaca que la lucha también implica indagar en nosotras mismas por qué no podemos generar estrategias de autodefensa. “Autodefensa en muchos sentidos, no sólo la física -aprender a atajar un golpe- (que claramente es importante), sino por ejemplo, cómo nos defendemos del veneno letal que tiene el patriarcado: el amor romántico. Es decir, pensamos también en la autodefensa subjetiva, en donde las mujeres aprendamos a desear la libertad y la autonomía”.

A fines de octubre La Revuelta organizó una asamblea de “autodefensa feminista” como mecanismo para accionar contra las violencias con acciones concretas.

25 de noviembre es el día internacional de la Eliminación de la Violencia contra la mujer.

Femicidios 2015

Gladys Hernández de Centenario murió tras agonizar dos meses luego de que Javier Segundo Méndez, su pareja, entrara a la casa y la prendiera fuego. El hombre fue detenido, pero pidió prisión domiciliaria por las quemaduras que le quedaron por el ataque.
Noemí Maliqueo fue asesinada de un tiro en la cabeza en el barrio Cuenca XV de Neuquén. Marcelo Valdez fue condenado a prisión perpetua por el delito de femicidio. Fue la primera condena por femicidio en la provincia.
Laura Vázquez de San Martín de los Andes murió luego de que su novio, Alejandro Báez, arrojara intencionalmente la camioneta al lago Lácar. La joven de 23 años alcanzó a realizar un llamado de emergencia advirtiendo sobre la situación. El cuerpo del femicida fue encontrado dos días después dentro de la camioneta que quedó sumergida en el lago.
Mirta Gutiérrez fue asesinada por René Treuquil, quien era su pareja, a la salida del casino de San Martín de los Andes. Luego de matarla, el femicida se suicidó. Ella lo había denunciado hacía dos meses por violencia de género.
Lorena Díaz de Senillosa murió luego de recibir un tiro en la cabeza por parte de su pareja Isidro Castillo. Tras el disparo, el hombre –que era policía- intentó suicidarse, agonizó dos días y falleció dos días después del hecho.

Femicidios 2016

Sandra Merino, 43 años, murió de 15 puñaladas en Picún Leufú. El femicida era su ex marido Gonzalo Alarcón Medina.
Rosario Gladys Giménez Ortiz, paraguaya, ejercía la prostitución, murió por heridas de bala. Encontraron su cuerpo en Mari Menuco. Tardaron en identificarla por que no tenía su documento. Está detenido con preventiva Juan Carlos Acuña.

Esta y otras notas forman parte del plan C de noviembre de 8300. Podés comprarlo a $30, a un valor solidario de $50.

En Neuquén conseguilo en:

Abri Mundos (Santa Fe 679)
Cae Babylon (Avenida Argentina 816)
Café La Conrado (Irigoyen 138)
Ámbito Café (Chubut 240)
Factotum (Alcorta 219)
Mi loca vida (Pampa 1149)
Kuruf Editorial (Feria de artesanos)
Escuela de Psicología Social (Roca 658)
Kiosko Corsa (Mitre 307)
Kiosko Alvear (Diagonal Alvear y Roca)
Kiosko ACA (25 de mayo 165)
Kiosko Truco (Alderete y Tucumán)
Mercado Tati (Leguizamon 1974)
Kioskón (25 de mayo 99)
Barcito de la Facultad de Humanidades

También llegamos a otras localidades:

Aluminé: Xalkan Nahuel (contactar al 299156350050)
Cipolletti: Minishopping Toto (Irigoyen 385) y Ciber Space (Irigoyen 420)
Junín de los Andes: FM Che (Gamseis 350, Barrio Lanín)
Zapala: Germán Zúñiga (Avda. Trannack N° 1115 – 2942402460)
Cutral Co: Bairoletto (Av. Olascoaga y JJ Valle)
San Martin de los Andes: (Mythos libros – Villegas 658 / Editorial La Grieta (Av San Martín 415)
Fiske Menuco / General Roca: Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (contactarse con Mercedes Azar, Rocío Morales o Malen Varela)
Plottier: Feria de productores y artesanos de China Muerta

Por supuesto también podés pedírselo a tu 8300 amigo/a.

Deja un comentario