“La policía es cómplice del delito y nunca está cuando la necesitamos”

Derechos de la humanidad, PLAN C, SECCIONES

Maltratos, amenazas, detenciones injustificadas y golpizas son los métodos de la policía para relacionarse con los habitantes del barrio Cuenca XV. “Te llevan detenido por portación de cara y no podes salir solo después de las diez” contó un estudiante de segundo año del CPEM 69.

Por Florencia Salto flor_salto@hotmail.com y María de los Ángeles Galeazzi galeazzimaria@gmail.com

Adolescentes estudiantes en Cuenca XV. Foto Florencia Salto.
Adolescentes estudiantes en Cuenca XV. Foto Florencia Salto.

No es difícil llegar hasta la Cuenca, lo complicado es ingresar y transitarla. No por un peligro latente cargado de prejuicios mediáticos, si no por los enormes pozos que traza la lluvia en la meseta, erosionada de tanto golpe de motor. En primera y a cuenta gotas, llegar a destino se hace interminable.

De día, niños y niñas copan el paisaje. Como si el barrio fuera una gran plaza, las calles son el escenario donde se hacen carreras de bicicleta, juegan a la mancha, a bailar, a pegarse, a buscar en el polvo una moneda perdida. De vez en cuando, los ojos de una madre asoman entre las cortinas para confirmar que está todo bajo control. Jóvenes – y no tanto- reunidos al son de una cumbia reguetonera, desconfiados y desafiantes al transitar de una persona ajena al barrio. Nosotras.

De noche, cae el telón y cambia la película. “Por ahí no vayas, está la banda de los x”, o “si ves a la cana rajá que te van a llevar”, se alertan entre los jóvenes. Delincuentes-transas y la policía son los dos blancos que ejercen poder y violencia en el barrio. Ambos, dos caras de la misma moneda, el Estado.
En la Cuenca XV funciona el CPEM 69 “Carlos Fuentealba”. Fue bautizado a meses del asesinato del maestro a manos del policía Darío Poblete, y el crimen quedó enmarcado como uno de los ejes a debatir con los estudiantes cuando se abordan los derechos humanos en las aulas.

Hugo Álvarez es profesor de Historia y vicedirector desde hace nueve años. “La violencia en Cuenca XV es brutal. El accionar de la policía es muy represivo y hay que estar preparado para saber escuchar lo que vivencian los chicos. La seccional 18 incluso tuvo denuncias de utilizar el submarino como tortura”, contó.

Foto Florencia Salto.
Hugo Álvarez. Foto Florencia Salto.

El vicedirector explicó que si bien el barrio está atravesado por lo delictivo, la violencia policial es constante, lo que lleva a un fuerte rechazo de un sector del barrio. “Hay una contracultura en desmedro de la institución policial, de estigmatización. La misma que construye la autoridad también la construyen los sectores populares”, detalló.

“La problemática del gatillo fácil nos atraviesa y de manera compleja ya que los hijos del policía Héctor Méndez, condenado por el crimen del joven Matías Casas, asisten al CPEM. Trabajamos con los alumnos para que sepan sus derechos al momento de las razias o las detenciones”, explicó Álvarez.

Las balaceras a cualquier hora del día entre las bandas que se disputan el barrio, han llevado a los vecinos a pedir mayor presencia policial. La comunidad educativa Carlos Fuentealba -luego de ser consultada- rechazó este pedido. “Nosotros estamos en contra de ‘militarizar’ la zona con control policial. Pensamos que debe haber espacios de recreación, políticas sociales, mayor presentación del Estado como principio. No es fácil sostener la situación de principios cuando la realidad del barrio es tan dramática”, enfatizó el vicedirector.

“Ya estamos acostumbrados al accionar policial, es parte de nuestra vida”
Las detenciones injustificadas, la violencia policial, la connivencia de la policía con la delincuencia y la venta de drogas son situaciones comunes en Cuenca XV. “Salimos a la calle con esa realidad”, aseguran Eduardo (21), Juan (23) y Matías (20). Van a tercero y segundo año del CPEM 69.

Móvil de la comisaría 18. Foto Florencia Salto.
Móvil de la comisaría 18. Foto Florencia Salto.

Juan explicó que las detenciones dependen de la hora. “Si andas de día no pasa nada. Pero si andas de noche y te encuentran solo o acompañado con una sola persona, puede llegar a haber bardo. Te paran por más que no hayas hecho nada. Mi tía que es policía me dice que trate de andar con documento porque si no, si le decís que sos mayor te llevan a la comisaría y todo mal”, relató el joven.

Eduardo expresó que “depende con qué oficial te cruces o te dejan ir a tu casa o te cargan sin preguntarte nada y pasas la noche encerrado. Yo pase una noche en la comisaría 18 simplemente por andar a cierta hora y por, según ellos, tener una actitud sospechosa. Había salido a comprar y volví a mi casa ocho horas después. No le pude avisar a mi familia. Me hicieron dormir en el calabozo. La mayoría de las veces te golpean, depende de la guardia que te toque”.

El joven agregó que no solo son agredidos sino también amenazados. “Si te llevan demorado tenés que pasar por enfermería y te dicen que si le decís al enfermero que te pegaron, cuando volvés a la comisaría te dan de vuelta. Y ya entras con miedo porque si hablo, me van a dar. Muchos han denunciado y no pasa nada, se cubren entre ellos mimos. Por ejemplo, a un amigo mío lo pararon la otra noche en el centro, se lo llevaron a la comisaría primera y lo cagaron a palos, le rompieron el tabique, le rajaron la boca. Él fue a hacer la denuncia con la madre y los policías dijeron que cuando lo encontraron ya estaba así. Conozco pibes que han hecho la denuncia y después es peor”, indicó el estudiante.

Juan explicó que en su cuadra hay un “un transa” y que la policía hace allanamientos constantes. “Entran con itacas y después salen a los 15 minutos y no pasa nada. La mayoría de ellos tratan con la policía. Si van con un juez se hacen los que están en contra pero si no hay nadie que los vea y le dan una cierta cantidad de plata, están a favor”, confió.

“Hay algunos pibes que como la policía les ha pegado tanto andan con una copia del habeas corpus. Y no los pueden tocar ni demorar. Pero tenés que pasar por mucho para llegar a eso”.

La mayoría de las y los chicos salen a las 22.30 del turno noche del CPEM. “Hay algunos pibes que como la policía les ha pegado tanto andan con una copia del habeas corpus. Y no los pueden tocar ni demorar. Pero tenés que pasar por mucho para llegar a eso”, explicaron los estudiantes de la escuela nocturna.

“Según cómo estas vestido hay diferencias en el trato. Yo como estoy siempre usando gorra me paran todo el tiempo” agregó Matías, futuro profe de matemáticas.

“La policía nunca llega para ayudar a los vecinos”
En la clase de Historia y Geografía la profesora Laura Roco permitió a 8300 entrevistar a las mujeres que asisten, en su mayoría mayores y vecinas de Cuenca XV y alrededores.

Adolescentes en el CPEM 69. Foto Florencia Salto.
Adolescentes en el CPEM 69. Foto Florencia Salto.

“Yo vivo en San Lorenzo sur y tengo la comisaría 16 a cinco cuadras. Cada vez que los llamamos nunca llegan a tiempo para ayudar a los vecinos. Ellos están de parte de los chorros. No puede ser que, teniendo un móvil propio, tarden tanto. Si hay chicos que se pelean no hacen nada”, explicó una de las estudiantes. Y continuó: “A los chicos más chicos los tratan re mal, les pegan, y no se les puede decir nada porque te agarran de punta y no podes salir de la vereda de tu casa. Mi sobrino siempre se junta con los chicos de la esquina. No pelean, pero si fuman. El otro día se lo llevaron porque -supuestamente- le había pegado a un milico. Y no había sido él. Lo tuvieron hasta el otro día en la comisaría. Dos por tres se lo llevan por estar en la esquina”, contó una de las mujeres.

Una mamá del barrió reforzó el testimonio de su compañera: “La policía le busca bronca a los chicos. El otro día a un amigo que estaba volviendo a su casa de la escuela le dijeron ‘qué saliste a pasear al tablero’. Siempre los paran, les pegan, les desinflan la rueda de la bicicleta. Una vez había mandado a mi hijo a arreglar el televisor y lo agarró la policía, le pegó y le preguntó de dónde lo había sacado. Justo salió un policía que es vecino de la cuadra y le dijo ‘no le pegues a ese chico que es menor’, a lo que respondió ‘no me importa, viene de acá de la Cuenca’”.

La profesora Laura Roca explicó que son frecuentes las situaciones que han tenido que evitar que la policía se lleve a sus alumnos. “La mayoría de los chicos varones vienen de trabajar y hay muchos que en los recreos salen a la vereda a fumar porque adentro del colegio no se puede. En una ocasión un patrullero pasó y se quiso llevar a uno de los alumnos. Ahí salió la supervisora y les explicó la situación. Luego de insultos y de que intervenga más personal de la escuela, lograron evitarlo”, recordó.

Foto Florencia Salto.
Foto Florencia Salto.

La escuela no es ajena a la violencia del barrio. “Las balaceras son frecuentes. Una vez, cerca del mediodía, comenzamos a escuchar disparos. Tanto la escuela como algunos vecinos llamaron a la policía. Justo al mediodía los alumnos estaban en el playón porque habían tenido Educación Física. La policía detuvo a uno de nuestros alumnos, que se viene todos los días en bicicleta desde Plottier”, contó la docente.

La excusa de combatir la delincuencia y la guerra contra los narcos allanó el camino para militarizar el barrio y someter a sus habitantes a prácticas arbitrarias e inconstitucionales, propias de la institución policial. Los jóvenes, acompañados por la escuela, su familia o algún vecino cansado de tantos atropellos, intentan defenderse, librados a la soledad de un Estado que en materia de derechos humanos es inexistente, y en materia de violencia policial es excesivo y abusivo. En este contexto, es fácil reconocer la respuesta que se está gestando.

Esta y otras notas forman parte del plan C de octubre de 8300. Podés comprarlo a $30, a un valor solidario de $50.

En Neuquén conseguilo en:

Abri Mundos (Santa Fe 679)
Cae Babylon (Avenida Argentina 816)
Café La Conrado (Irigoyen 138)
Ámbito Café (Chubut 240)
Factotum (Alcorta 219)
Mi loca vida (Pampa 1149)
Kuruf Editorial (Feria de artesanos)
Escuela de Psicología Social (Roca 658)
Kiosko Corsa (Mitre 307)
Kiosko Alvear (Diagonal Alvear y Roca)
Kiosko ACA (25 de mayo 165)
Kiosko Truco (Alderete y Tucumán)
Mercado Tati (Leguizamon 1974)
Kioskón (25 de mayo 99)
Barcito de la Facultad de Humanidades

También llegamos a otras localidades:

Aluminé: Xalkan Nahuel (contactar al 299156350050)
Cipolletti: Minishopping Toto (Irigoyen 385) y Ciber Space (Irigoyen 420)
Junín de los Andes: FM Che (Gamseis 350, Barrio Lanín)
Zapala: Germán Zúñiga (Avda. Trannack N° 1115 – 2942402460)
Cutral Co: Bairoletto (Av. Olascoaga y JJ Valle)
San Martin de los Andes: (Mythos libros – Villegas 658 / Editorial La Grieta (Av San Martín 415)
Fiske Menuco / General Roca: Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (contactarse con Mercedes Azar, Rocío Morales o Malen Varela)
Plottier: Feria de productores y artesanos de China Muerta

Por supuesto también podés pedírselo a tu 8300 amigo/a.

Deja un comentario