El peronismo neuquino trata de levantar cabeza

PLAN C, Política, SECCIONES

Cercano el final del año pasado, cuando se abatiría sobre la Argentina una de las mayores tragedias electorales de su historia, Matías Ciampini asumía en Neuquén la dirección de radio Nacional. Su padre, el diputado nacional sin solución de continuidad, Alberto Ciampini, sobresalía entre los notables asistentes al acto.

Por Jorge Gadano jorgegadano@gmail.com

La oportunidad fue propicia para que un periodista de este medio no hegemónico lo abordara para hacerle una pregunta (no más que una porque la respuesta fue apabullante).

DSC_0354 (1)

Más o menos, el periodista planteó al legislador que su partido, el Frente para la Victoria (por ahora postergada), era inconsecuente en el alegato a favor de la democratización de la justicia, porque ignoraba los principios democráticos en su vida interna. El periodista se puso en guardia a la espera de una réplica contundente pero no: la respuesta fue “tenés razón”. Obviamente, la entrevista terminó ahí porque al periodista se le hizo un nudo en la garganta y enmudeció.

En estos días, ya con Mauricio Macri en la presidencia y Ciampini firme en su banca, revivir este episodio vendría bien para emprender un debate público sobre el motivo que llevó al Frente para la Victoria a perder frente al macrismo, después de haber triunfado por un margen holgado cuatro años antes.

Sin embargo, hasta ahora no hay siquiera una señal de que exista ese propósito. Ciampini ha vuelto a su habitual silencio y la presidenta del partido, Nanci Parrilli, no ha mostrado, en su veloz carrera política, que la autocrítica figure entre sus vocaciones. Ella es la traductora del pensamiento de Oscar Parrilli, fundador y guía de la corriente dominante en el peronismo neuquino, el “parrillismo”.

Es un interrogante sin respuesta cierta, al menos para quien firma arriba, el enroque que trajo a Neuquén a Nanci y colocó en su banca de diputada nacional al entonces desconocido Darío Martínez. No obstante, sirvió para que en un abrir y cerrar de ojos el desconocido se hiciera conocer en todo el país –y aun en el exterior- al denunciar la participación de Mauricio en los oscuros negocios de su padre Franco (con lo cual logró la apertura de una investigación en la justicia federal de Buenos Aires).

En Neuquén no fueron pocos los que se preguntaron (entre ellos este servidor), “¿y éste de dónde salió?”, y no faltaron militantes como Ariel Kogan y Aldo Duzdevich, que se le arrimaron.

Con ellos llegaron otros. Todos respetan a Parrilli, y no son de los “golpistas” que quieren desalojarlo de la conducción partidaria, no tanto porque, dicen, es un “autócrata”, como por su insobornable lealtad a Cristina.
Quienes, por el contrario, quieren enfrentar al macrismo recuperando las banderas de soberanía política, independencia económica y justicia social, reclaman que el peronismo deje de ser una estructura mohosa para convertirse en un foro que combine debate con militancia. Para, en primer lugar, hurgar en los motivos de la derrota frente al macrismo.

¿Vamos a volver?

Antes de corear “vamos a volver”, sostienen que es preciso saber, primero, por qué Daniel Scioli fue el candidato; y luego, por qué perdió frente a un mediocre cuyo principal asesor fue y es un pillo ecuatoriano experto en ideas para engañar a la gente.

Eso, para empezar. Teniendo en cuenta a la vez la necesidad de cambiar la historia política neuquina, ya con más de medio siglo de gobierno del MPN, con respaldo popular o el de la dictadura de Juan Carlos Onganía.

Hay, por cierto, otros dirigentes que, distanciados ahora del kirchnerismo, aspirarían a desplazar a Parrilli. No estamos en condiciones de asegurar que el sindicalista Sergio Rodríguez, el abogado (en otro tiempo del dueño del municipio neuquino, Horacio Quiroga) Fabricio Torrealday, o Gabriel Romero, o Javier Bertoldi, tengan ese propósito. Pero no nos atreveríamos a negarlo. Alguna certeza tenemos, en cambio, sobre que, de seguir en lo mismo, el peronismo, de aquí y de allá, va camino de asumir el rumbo de la UCR, transformada en una especie de agencia de colocaciones en cargos públicos bajo la conducción de Ernesto Sanz.

Esta y otras notas forman parte del plan C de agosto de 8300. Podés comprarlo a $30, a un valor solidario de $50.

En Neuquén conseguilo en:

Abri Mundos (Santa Fe 679)
Cae Babylon (Avenida Argentina 816)
Café La Conrado (Irigoyen 138)
Ámbito Café (Chubut 240)
Factotum (Alcorta 219)
Mi loca vida (Pampa 1149)
Kuruf Editorial (Feria de artesanos)
Escuela de Psicología Social (Roca 658)
Kiosko Corsa (Mitre 307)
Kiosko Alvear (Diagonal Alvear y Roca)
Kiosko ACA (25 de mayo 165)
Kiosko Truco (Alderete y Tucumán)
Mercado Tati (Leguizamon 1974)
Kioskón (25 de mayo 99)
Barcito de la Facultad de Humanidades

También llegamos a otras localidades:

Aluminé: Xalkan Nahuel (contactar al 299156350050)
Cipolletti: Minishopping Toto (Irigoyen 385) y Ciber Space (Irigoyen 420)
Junín de los Andes: FM Che (Gamseis 350, Barrio Lanín)
Zapala: Germán Zúñiga (Avda. Trannack N° 1115 – 2942402460)
Chos Malal: José Córdoba (contactar al 2942522421)
Cutral Co: Bairoletto (Av. Olascoaga y JJ Valle)
San Martin de los Andes: (Mythos libros – Villegas 658 / Editorial La Grieta (Av San Martín 415)
Fiske Menuco / General Roca: Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (contactarse con Mercedes Azar, Rocío Morales o Malen Varela)
Plottier: Feria de productores y artesanos de China Muerta

Por supuesto también podés pedírselo a tu 8300 amigo/a.

Deja un comentario