La Lengua de Señas Argentina también es sexista

Géneros, PLAN C, SECCIONES

lenguajeAsí como el lenguaje castellano tiende a invisibilizar a la mujer, la forma de comunicación entre personas sordas privilegió la mirada masculina. Surgió de la la mezcla de dos lenguajes: el de varones y el de mujeres, pero el femenino quedó relegado.

Por Virginia Trifogli

La idea de ponerse los “lentes violetas” se refiere a pensar lo que pasa a nuestro alrededor con perspectiva de género. Cuesta, pero después sale naturalmente. Eso fue lo que me pasó en una clase de Lenguaje de Señas Argentino (LSA) cuando nos contaron que su origen se dio de la mezcla de lenguajes que se generaron en el país: el de mujeres y el de varones.

Primero, lo primero. El LSA no es el pasaje del castellano a las señas, sino que es otro lenguaje que usa la transmisión visual como soporte. Y, como toda lengua, su origen es social. En este caso está relacionado con la educación de las personas sordas, que en Argentina surgió en 1885 gracias a la iniciativa del Instituto Nacional de Sordos. A través de la ley 1666 se dictaminó que se “enseñen a los sordomudos a usar la palabra puesto que si no permanecerán en un estado de incapacidad mortal e intelectual”.

De esta forma se creó la primera escuela para sordos en 1880. Y digo sordos y no personas sordas, porque al colegio solo podían asistir hombres. Tuvieron que pasar 30 años para que se abriera un espacio para las mujeres. Ambas instituciones, la “Bartolomé Ayrolo” para nenes, y la “Osvaldo Magnasco” para nenas, eran las únicas en el territorio y se ubicaban en Buenos Aires.

Pero las clases no se dictaban en Lenguaje de Señas. Sin embargo, la comunicación, derecho humano universal, surgía de forma natural en los ratos de ocio y con la espontaneidad que tiene cualquier persona que está formándose. Así en la Ayrolo y la Magnasco se fueron inventado señas para nombrarse, señas para invitarse a jugar y señas para todo lo que se necesitaba compartir.

Esos lenguajes se consolidaron y se expandieron dentro de las paredes de las escuelas. Pero una vez que sus estudiantes salieron a las calles, sus señas salieron también. Y se presentó otra necesidad básica: la de relacionarse con los demás, con las personas que se nos parecen. En 1912 se formó la primera unión de la comunidad, la Asociación de Sordos de Argentina (ASAM).

La cosa empezó a mezclarse. Una miradita por acá, una seña por allá. Hombres y mujeres que usaban el lenguaje que fueron desarrollando en sus escuelas salían al juego de comunicarse. Y será por las cosas del sistema patriarcal que, es fácil suponer, el sistema de señas formado en el colegio para niñas sordas se fue perdiendo. Lo que hoy conocemos como Lenguaje de Señas Argentino está basado, primordialmente, en el lenguaje desarrollado en la Ayrolo.

Podemos pensar que que la escuela de varones funcionaba desde hacía más tiempo, por lo que su lenguaje era más sólido y difundido. O que su preponderancia se debe a que el espacio público era (y es) mayormente masculino. Por lo tanto, educadores, profesiones, comerciantes, políticos y todas las figuras que conforman este entramado era más probable que se cruzaran con un hombre sordo que con una mujer sorda. Para ella, como para las demás compañeras de género, el lugar estaba en la casa con los hijos e hijas.

Pero hoy hay un nuevo planteo ¿Y si alguien más mira al LSA con los lentes violeta? Y, puede ser, que se proponga cambiarlo, como se trata de hacer con el castellano. Tal vez las señas recuperen y visibilicen a la mujer. Tal vez se considere que ya lo hace. O se arme un nuevo camino. Lo bueno de estos lentes especiales es que siempre te hacen cuestionar, y así como fue como yo, conocí esta historia.

Esta y otras notas forman parte del plan C de junio de 8300. Podés comprarlo a $30, a un valor solidario de $50.

En Neuquén conseguilo en:

Abri Mundos (Santa Fe 679)
Cae Babylon (Avenida Argentina 816)
Café La Conrado (Irigoyen 138)
Ámbito Café (Chubut 240)
Factotum (Alcorta 219)
Mi loca vida (Pampa 1149)
Kuruf Editorial (Feria de artesanos)
Escuela de Psicología Social (Roca 658)
Kiosko Corsa (Mitre 307)
Kiosko Alvear (Diagonal Alvear y Roca)
Kiosko ACA (25 de mayo 165)
Kiosko Truco (Alderete y Tucumán)
Mercado Tati (Leguizamon 1974)
Kioskón (25 de mayo 99)
Barcito de la Facultad de Humanidades

También llegamos a otras localidades:

Aluminé: Xalkan Nahuel (contactar al 299156350050)
Cipolletti: Minishopping Toto (Irigoyen 385) y Ciber Space (Irigoyen 420)
Junín de los Andes: FM Che (Gamseis 350, Barrio Lanín)
Zapala: Germán Zúñiga (Avda. Trannack N° 1115 – 2942402460)
Chos Malal: José Córdoba (contactar al 2942522421)
Cutral Co: Bairoletto (Av. Olascoaga y JJ Valle)
San Martin de los Andes: (Mythos libros – Villegas 658 / Editorial La Grieta (Av San Martín 415)
Fiske Menuco / General Roca: Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (contactarse con Mercedes Azar, Rocío Morales o Malen Varela)
Plottier: Feria de productores y artesanos de China Muerta

Por supuesto también podés pedírselo a tu 8300 amigo/a.

Deja un comentario