Las instituciones de Valentina Sur denuncian que el barrio está colapsado

Movimientos sociales, PLAN C, SECCIONES

La carencia y la abundancia conviven descarnadamente. Los servicios básicos son los mismos que hace 50 años cuando todavía urbano y rural eran una misma cosa. Instituciones unidas decidieron enfrentar la desidia gubernamental través de una red cada vez más fuerte.

Por Florencia Salto

“El barrio ha crecido vertiginosamente y de manera desorganizada. Han quedado servicios para 5.000 habitantes y ya son más de 20.000”, explica Edgardo Gómez, profesor de educación física y director del CEF 13.

Hace cuatro años Edgardo comenzó a trabajar en un galpón vacío en la zona del casco viejo de Valentina. Hoy, gracias a que la burocracia y las mentiras no lograron frenarlo, consiguió la ampliación del edificio. Aun así la lista de espera para hacer deportes es muy grande.

“Las autoridades municipales tienen playones deportivos que no techan, que no iluminan, entonces no se usan. Nos hemos cansado de elevar proyectos para hacerlo pero parece que todavía no lo entienden”, lamenta el profesor.

Chicos y chicas de Valentina en el CEF 13. Foto Florencia Salto.
Chicos y chicas de Valentina en el CEF 13. Foto Florencia Salto.

El barrio se extiende a lo largo desde la calle Catan Lil hasta la antena de una empresa de telefonía celular, y a lo ancho llega hasta las orillas del río Limay. En su interior coexisten sub-barrios como las 140 y las 200 viviendas, el casco viejo, el sector de los camioneros, el de la costanera y los barrios privados Bosch y La Castellana. En este último, personajes de la política neuquina tienen su hogar, o lo tuvieron, como el ex ministro de Seguridad “Toti” Manganaro.

Dejar de vivir en una gran pileta de barro es el único reclamo que une a las y los habitantes de Valentina, pública y privada. Mientras que a las Hylux se le aflojan las tuercas, cientos de personas quedan varadas muchas veces sin calefacción ni luz, y sin vestimenta adecuada. En este sentido, la apertura de la calle Lanín es un reclamo que hace años el barrio le exige al municipio, ya que permitiría una entrada y salida más directa.

“Hace años estamos pidiendo que nos den un móvil ya que son muchos los pacientes que necesitan atención domiciliaria, pero no hay respuestas. Nosotras hacemos los recorridos en nuestros vehículos porque- aunque no es lo que corresponde- no podemos dejarlos, hay muchos adultos mayores que necesitan control y acompañamiento”, expresa Paula Pino, trabajadora social del centro de salud.
Las instalaciones de esa dependencia sanitaria son las mismas que hace 45 años cuando se originó. Sus integrantes reclaman con urgencia la ampliación para poder brindarle al barrio la prevención y atención que les corresponde.

Trabajadoras del centro de salud de Valentina Sur. Foto Florencia Salto.
Trabajadoras del centro de salud de Valentina Sur. Foto Florencia Salto.

“Como nos quedó chico no tenemos la cantidad de médicos, enfermeros y especialistas que se requiere. Hay muchos diabéticos y no podemos hacer la educación que es lo más importante porque no hay espacio, deberíamos utilizar el de enfermería y no se puede. También tenemos talleres de embarazadas pero en el espacio sólo entran tres. En verano los hacíamos en el patio pero ahora es imposible”, explica Viviana Ferreyra, jefa del centro de salud.

Aunque el proyecto de ampliación está cajoneado hace años en Obras Públicas bajo la excusa de la falta de presupuesto, los y las integrantes de la salud se organizan para atender y resolver todas las necesidades de la población. Cuando no hay espacio coordinan con otras instituciones, cuando faltan materiales los gestionan y los consiguen. “Nos organizamos para lograr resolver todos los conflictos, y todo es muy a voluntad, pero no queremos cansarnos, y eso termina pasando en un sistema con estas características”, relata Paula ya sin la sonrisa que la acompañaba cuando contaba anécdotas de su lugar de trabajo.

Una problemática muy grave para los y las habitantes de Valentina Sur es la situación del transporte público en relación a la salud, ya que la atención sanitaria en el barrio se termina a las 15. Luego deben trasladarse al hospital más cercano que está a aproximadamente a 30 cuadras.

“Todas las derivaciones las hacemos al hospital Bouquet Roldan, o en el caso de las embarazadas al Heller. Si no tenés movilidad propia y dependes del transporte público, todo se complica debido a una mala planificación de Indalo que en el 2014 cambió su recorrido. El 102 que antes pasaba por enfrente del hospital ya que tenía parada en la ruta 22 igualó su recorrido al 101 que siempre pasó por la calle San Martín”, explica la trabajadora social.

A Valentina le sobran problemas añejos. Edgardo comienza una lista interminable de situaciones que demandan una acción urgente del Estado. “La escuela 223 desde hace 50 años está pidiendo un SUM para poder desarrollar las actividades escolares en un lugar techado, sin tanto frío, viento y barro. Principalmente para que los alumnos puedan hacer educación física. A su vez como sólo hay un jardín muchas mamás emigran a otros barrios en búsqueda de un lugar, y eso las complica un montón. Y es fundamental tener una sala velatoria. Los muertos son despedidos en la biblioteca”, enfatiza indignado el profesor.

Si hoy en Valentina Sur funcionan las instituciones es gracias a la solidaridad y el compromiso de los y las profesionales con sus habitantes, de la mamá que se suma a los talleres que organiza a pulmón el centro de salud, de los niños y niñas que van al CEF a encontrarse desde el juego, de los pequeños espacios siempre abiertos para compartir. El Estado –como corresponde- todavía no pasó por allí.

Esta y otras notas forman parte del plan C de junio de 8300. Podés comprarlo a $30, a un valor solidario de $50.

En Neuquén conseguilo en:

Abri Mundos (Santa Fe 679)
Cae Babylon (Avenida Argentina 816)
Café La Conrado (Irigoyen 138)
Ámbito Café (Chubut 240)
Factotum (Alcorta 219)
Mi loca vida (Pampa 1149)
Kuruf Editorial (Feria de artesanos)
Escuela de Psicología Social (Roca 658)
Kiosko Corsa (Mitre 307)
Kiosko Alvear (Diagonal Alvear y Roca)
Kiosko ACA (25 de mayo 165)
Kiosko Truco (Alderete y Tucumán)
Mercado Tati (Leguizamon 1974)
Kioskón (25 de mayo 99)
Barcito de la Facultad de Humanidades

También llegamos a otras localidades:

Aluminé: Xalkan Nahuel (contactar al 299156350050)
Cipolletti: Minishopping Toto (Irigoyen 385) y Ciber Space (Irigoyen 420)
Junín de los Andes: FM Che (Gamseis 350, Barrio Lanín)
Zapala: Germán Zúñiga (Avda. Trannack N° 1115 – 2942402460)
Chos Malal: José Córdoba (contactar al 2942522421)
Cutral Co: Bairoletto (Av. Olascoaga y JJ Valle)
San Martin de los Andes: (Mythos libros – Villegas 658 / Editorial La Grieta (Av San Martín 415)
Fiske Menuco / General Roca: Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (contactarse con Mercedes Azar, Rocío Morales o Malen Varela)
Plottier: Feria de productores y artesanos de China Muerta

Por supuesto también podés pedírselo a tu 8300 amigo/a.

Deja un comentario