La disputa política detrás del botón antipánico

Géneros, SECCIONES
Foto: Prensa Libres del Sur
Foto: Prensa Libres del Sur

El Concejo Deliberante neuquino no aprobó la utilización del botón antipánico para mujeres víctimas de violencia. Desde Libres del Sur indican que por los votos negativos del UNE no salió la ordenanza. Schpolianski (UNE) dice que votaron en contra porque sin reglamentación, la norma es “letra muerta”. El ejecutivo municipal, por su parte, considera estos casos de violencia de género no son competencia municipal. Mientras tanto, el ejecutivo provincial compró cien botones de pánico que no se pueden implementar porque su uso no está reglamentado y las mujeres siguen sin contar con esta herramienta.

El Deliberante volvió a discutir la ordenanza 13.429, que establece la entrega de botones antipánico a mujeres víctimas de violencia de género con medidas cautelares y los votos no alcanzaron para que la norma se sancione. Esta ordenanza, 13.429, fue vetada por el intendente Horacio Quiroga a través del decreto 323.

Desde el bloque Libres del Sur señalaron que los votos negativos de los concejales del UNE, Francisco Baggio y Fernando Schpolianski, impidieron que se insistiera con la ordenanza. “Hasta ayer nos confirmaron su acompañamiento a este proyecto, no sabemos qué pasó hoy que decidieron no acompañarlo. De Quiroga ya no nos sorprende, de hecho es la cuarta ordenanza vinculada a la defensa de los derechos de las mujeres que veta, pero de Baggio y Schpolianski no lo esperábamos”, dijo la concejal Mercedes Lamarca, autora del proyecto.

“Ni siquiera dieron el espacio al debate con lo cual no pudimos saber cuáles fueron sus argumentos, la realidad es que una vez más las mujeres de Neuquén se quedan sin una herramienta que podría ayudarlas a evitar ser atacadas por sus parejas o ex parejas con restricciones de acercamiento”, relató la concejal de Libres del Sur.

Schpolianski, consultado por 8300web, aseguró que “nunca hubo un cambio de postura” y justificó que firmó el despacho de comisión “para propiciar el debate”. Explicó que votaron negativamente porque “hay una ley de 2010 que es sobre violencia a la mujer que nunca se reglamentó, la provincia compró cien botones antipánico y nunca los pudo implementar porque falta el protocolo de actuación que tienen que coordinar la justicia y la policía”. “Una ordenanza el municipio para comprar el mismo dispositivo y no ponerlos a funcionar no soluciona la cuestión de fondo que es la violencia de género, intentamos coordinar con la provincia para que no quede la letra muerta y no funcionó”, agregó el concejal.

Schpolianski señaló también que elaboraron un proyecto de declaración “instando al gobierno provincial a que ponga los botones antipánico que ya tiene” pero “no fue aprobado por el bloque del MPN ni de Libres del Sur, es medio absurdo”. “Se transformó más en una disputa política que en resolver la cuestión de fondo”, reconoció el concejal del UNE.

Proveer herramientas para las mujeres víctimas de violencia de género parece que no es prioridad del gobierno municipal ni del provincial. En abril de este año el secretario de Gestión Pública del gobierno provincial Rodolfo Laffite anunció que en diciembre se habían comprado cien botones de pánico pero que no se pueden distribuir porque la ley 2.829 (que modifica el artículo 25 de la ley 2212 -Régimen de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Familiar-), que indica que “se deberá proveer a la víctima de un sistema de alerta georeferenciada y de localización inmediata”, aún no está reglamentada. En el mismo mes el concejal Luis Durán, del Frente y la Participación Neuquina, realizó un pedido de informe pidiendo explicaciones sobre dicha reglamentación. La Legislatura neuquina tampoco ha tenido una política de géneros.

Quiroga, argumentando que la violencia de género no es competencia municipal vetó cuatro ordenanzas relacionadas a este tema. Esta última se suma a la 12.641 que tiene como objeto prevenir, atender, y abordar la violencia contra las mujeres, tanto en el ámbito público como privado de la ciudad de Neuquén y está vetada parcialmente; la 12.642 que busca proteger contra toda forma de violencia hacia las personas, ejercida por algún integrante de su grupo familiar, estableciéndose el marco de prevención, protección, asistencia y atención psicosocial y también fue vetada de modo parcial; y la 12.691 que crea casas refugio como instancia de tránsito para albergar y atender a mujeres víctimas de violencia o que se encuentren en situación de riesgo inminente de ser violentadas, con o sin hijos, para los casos en los que la permanencia en su domicilio signifique una amenaza a su integridad física, psicológica y/o sexual, que pese a que la vetó, se insistió y fue aprobada pero no se cumple. Además, el gobierno municipal en enero despidió siete trabajadoras del servicio 0800-mujer.

Deja un comentario