La Conrado cumple 89 años de arte, trabajo y compromiso social

Artes, SECCIONES

13226949_10208583118790404_5895435608672763918_nEste espacio histórico de Neuquén no se creó en un día ni en un rato de inspiración; es la consecuencia del trabajo y el compromiso de los y las artistas de la región, un sitio donde podés caminar y sentirte libre, donde la expresión artística y el trabajo confluyen cotidianamente.

En la “Conrado Cultural” han convivido, desde sus orígenes, la práctica artística y las inquietudes políticas y sociales; cuenta con un equipo de trabajo en constante formación y crecimiento profesional; tiene tres salas y una en construcción; y su sostenimiento económico se logra a través de los talleres, la realización de espectáculos artísticos y, ocasionalmente, el alquiler de sus salas.

El impulso y apoyo a la actividad artística independiente y a la producción regional son sus pilares fundamentales, así como la horizontalidad en la toma de decisiones. Es un espacio autogestionado, que se construye cada día a fuerza de trabajo, compromiso y militancia, y que está en constante diálogo con la comunidad de la que forma parte.

Historia

La Conrado nació en 1927 a partir de la cesión del terreno por parte del médico Castro Rendón y funcionó, durante sus primeros años, como sede de los consultorios externos del hospital Neuquén.

En sus comienzos se llamó Cooperadora Conrado Villegas y cumplía una función social: dar una taza de leche a los niños y niñas carenciadas de la zona.

En la década del 40 se cede al grupo Amancay un lugar para ensayos y este grupo genera sus primeras obras teatrales en el espacio. Consecuencia de esto fue la construcción de la actual Sala II, que en aquellos años tenía butacas fijas que se elevaban en la profundidad.

13263714_10208583112670251_1969058067679020195_nEn la ciudad de Neuquén, La Conrado constituye el espacio de las primeras veces para muchas organizaciones sociales y culturales: fue la primera sede de la Biblioteca Alberdi, de la Escuela de Bellas Artes, de la Cooperativa CALF y de la Escuela de Danza Contemporánea; y es el lugar desde donde se realizó la primera transmisión de Canal 7.

En los años 70 la organización del centro cultural cambia y se convierte en una asociación civil. Y más adelante, en 2005, la comisión directiva y las y los socios deciden cambiarle el nombre, ya que Conrado Villegas fue un general que participó del genocidio llamado “Campaña del Desierto”, y el espacio pasa a denominarse La Conrado. En esos días también se pone en marcha una nueva mirada acerca de la actividad artística y comienza una apertura mayor a otras disciplinas artísticas y la actividad del centro cultural se expande para abrazar no solo al teatro, como venía sucediendo, sino además, a la música, la plástica, la danza, la literatura y el cine, entre otras. En ese momento comienzan a trabajar en conjunto la Asociación Cultural La Conrado y las distintas asociaciones de artistas de cada disciplina.

Hoy son cinco las asociaciones que confluyen en este histórico espacio: la Asociación Neuquina de Artistas Plásticos (ANAP), la Asociación de Músicos Independientes (AMI), la Asociación de Realizadores Audiovisuales de Neuquén (ARAN), la Asociación de Escritores La Mano en la Sed y Teatristas Neuquinos Asociados (TeNeAs). Esta última tiene su sede propia en Leguizamón 1790, pero comparte el hacer cotidiano y La Conrado es el espacio donde muchos de sus asociados estrenan sus obras.

Hoy en día La Conrado Cultural cuenta con un programa radial en FM Universidad-Calf, los jueves de 18 a 19. Desde allí y a través de su página web, laconrado.com.ar, se difunden todas las actividades de este histórico lugar neuquino.

Por sus pisos, entre sus paredes, bajo su techo han transitado una gran cantidad de elencos teatrales y artistas de todas las disciplinas y de diferentes lugares del país. La Conrado es un espacio de pertenencia en Neuquén. Sus puertas están siempre abiertas a las inquietudes de la comunidad. Si te acercás, vas a sentir que te mirás en un espejo.

Deja un comentario