Brasil: Corruptos votan la destitución de Dilma

El mundo, SECCIONES
Senado de Brasil
El jefe del Senado Renan Calheiros preside sesión que decidirá admisibilidad del proceso de destitución. Gentileza Agência Brasil.

Estos son los últimos días del gobierno de Dilma Rousseuf (PT – Partido de los Trabajadores) en Brasil. Después de haber sido aprobado por mayoría el proceso de impeachment en la Cámara de los Diputados, ahora le toca al Senado Federal aprobarlo. Sin embargo, a pesar de que su partido está relacionado convarios escándalos de corrupción – especialmente el ‘Lava Jato’, proceso que investiga posibles malversaciones en la Petrobras, la mayor compañía estatal del país-, contra Dilma no existe ninguna acusación.

Por Alex Pegna Hercog
*

Lo que sostiene el pedido de impeachment es considerar un crimen una maniobra contable mediante la cual se retrasaba el pago de préstamos bancarios con el fin de cubrir el gasto de proyectos sociales que excedían el presupuesto del mes. Es un ajuste fiscal que no está considerado desvío del presupuesto y que siempre ha sido aceptado por el Tribunal de Cuentas de la Unión y que ha sido utilizado por todos los presidentes de la Republica y varios alcaldes y gobernadores, incluyendo algunos que hoy son diputados y votaron a favor de la destitución. Estos mismos diputados siempre votaron en su día a favor de este tipo de ajuste fiscal, ya que los decretos presidenciales necesitaban de la autorización de la Cámara.

Diputados

Los parlamentarios que votaron y que votarán próximamente contra Dilma justifican su voto en un ‘combate de la corrupción’. Eduardo Cunha, presidente de la Cámara de los Diputados, decidió abrir el proceso de impeachment un día después que el Partido de los Trabajadores declarara que votaría contra él en el Comité de Ética de la Cámara, donde se estudiaba una acusación de corrupción contra él – cuentasen Suiza no declaradas y acusaciones de cobro y distribución de comisiones.

Derrotado en dicha Comisión, se solicitó la retirada de la presidencia de la Cámara al Tribunal Supremo Federal (STF). Mientras estaba pendiente de resolver su retirada como presidente de la Cámara, dirigió el juicio político de Dilma aprobado en la Cámara el pasado 17 de abril. El 5 de mayo, el mismo STF ha resuelto retirarle la condición de presidente de la Cámara. Los brasileños, sin embargo, se preguntan por qué el STF ha tardado 142 días para juzgarle y casualmente lo ha hecho después de la sesión que aprobóel impeachment de la presidenta

La Comisión de Diputados que aprobó el proceso de impeachment, estaba compuesta por 65 miembros. De estos, 36 deben responder o ya fueron condenados por algún tipo de delito. El caso más emblemático del día de votación fue la declaración de la diputada Raquel Muniz. En el momento de su voto, ella alabó a su marido, alcalde de una pequeña ciudad y justificó el ‘sí’ al impeachmentpara luchar contra “esta maldita corrupción”. Al día siguiente, su marido fue detenido por corrupción. Paulo Maluf, buscado por la Interpol, también votó por el impeachment.

Senadores

No próximo dia 11 de maio será a vez do Senado votar o impeachment, após a comissão especial ter aprovado o pedido no dia 6 de maio. Dos 20 membros, 15 foramfavoráveis. Dentre eles, os senadores, 12 são denunciados pelos mais diversos crimes: desvios de verbas públicas, abuso sexual, ligaçãocom o jogo-do-bicho, tráfico de drogas, recebimento e pagamento de propina, uso indevido de verba pública, improbidade administrativa e crime de responsabilidade, envolvimento no escândalo da “Lava-Jato”.

El próximo 11 de mayo será el turno del Senado para votar el impeachment, después de que la Comisión Especial haya aprobado el pedido el pasado 6 de mayo. De los 20 miembros, 15 han votado a favor. Entre ellos, 12 están denunciados por diferentes delitos: desvío de fondos públicos, abuso sexual, estar involucrados en el “Jogo do Bicho” (un lotería ilegal), tráfico de drogas ,cobro y pago de sobornos , malversación de los fondos públicos , relación en el escándalo de la “Lava-Jato”…

Entre los senadores que votarán el impeachment el próximo 11 de mayo, hay políticos como el ex presidente Fernando Collor, que sufrióun impeachment en 1992, por la participación en transacciones financieras fraudulentas. Está también JaderBarbalho, que en 2001 renunció al cargo de senador para no ser sometido a juicio político con la consiguiente declaración de ilegible en las siguientes elecciones, después de relacionársele con un escándalo de malversación de fondos. Además, estáAécioNeves, candidato derrotado en las últimas elecciones y que hoy es investigado por el STF por la participación en el escándalo de “Lava-Jato”. De los 81 senadores, 32 están siendo investigados.

Vicepresidente

En el caso de que el Senado apruebe el próximo 11 de mayo el impeachment de la presidenta, Dilma quedará apartada de su cargo y el Senado tendrá hasta 180 días para llevar a cabo un nuevo y definitivo juicio. Mientras tanto, el vicepresidente Michel Temer asumiría la presidencia

Temer es investigado en el Tribunal Supremo Federal por corrupción en los casos conectados con ladistribución de sobornos. También es acusado de recibir sobornos en la operación “Lava-Jato”. Además, el pasado 5 de mayo, el Tribunal Regional Electoral de São Paulo lo ha condenado por hacer en su día donaciones de campaña que excedieron el límite el permitido, lo que lo inhabilitó para presentarse en futuras elecciones durantelos próximos 8 años. La condena, sin embargo, no interfiere en su condición de vicepresidente actual y futuro gobernante si se confirma el impeachment.

Golpe

En el 14 de abril, el New York Times ha destacado: “Honesta, Dilma puede ser eliminada por los delincuentes”. Esto porque contra Dilma no hay ninguna acusación de corrupción. Ya los acusados de corrupción son mayoría en la Cámara de los Diputados y en el Senado y votaron por el impeachment. Este grupo político ha perdido las cuatro últimas disputas electorais. Se si aproba el impeachment, ellos vuelven a gobernar el Brasil después de 14 años.

Teniendo en cuenta antidemocrática la forma cómo van a volver al poder, manifestaciones diarias son realizadas contra el impechamentem todo país, que reúnen a miles de personas. Para los manifestantes, el impeachment, resultado de una articulación y juicio político – y no criminal – hay un nombre: golpe. Y los que están en contra del “golpe” hacen la promesa de “lucha”. El futuro de Brasil es tan incierto como su democracia , que hasta 2016 tenía sólo 32 años y ahora se ve amenazada.

* Periodista de Intervozes (Colectivo de Comunicación Social), Associação Vida Brasil y CBCom – Colectivo Baiano pelo Direito à Comunicação.

Deja un comentario