Sobisch, el renacido

Política, SECCIONES

The Revenant es la película por la que DiCaprio ganó por primera vez un Óscar como mejor actor, pero también podría ser el título de la latente retórica sobre el regreso de JOS y el sobischismo al poder.

por les 8300 /  redaccion@8300.com.ar

8300 el renacido2Los guiones se parecen bastante: los dos personajes principales zafan de todas. Uno supera la violencia de un oso y la traición de los suyos, otro, gambetea exitosamente a la justicia y sus derrotas políticas. Uno es bueno, el otro, villano. Los dos: protagonistas.

La versión local de El Renacido es interpretada por una figura canosa, con un rostro desdibujado, al que, más bien, lo representa -al tiempo que lo oculta- un exuberante bigote. Como ya se dijo en 2007: “un hombre pequeño con ínfulas de emperador”.

A sus 73 años, Jorge Omar Sobisch (JOS) no se cansa e insiste.

Tras el sobreseimiento de todos los imputados en la causa Fuentealba II, en la cual el fiscal Andrés Azar argumentó sin sonrojarse que “las directivas eran dadas por el gobernador”, JOS estuvo presente en la apertura de sesiones legislativas, tal y como lo había hecho en diciembre en la asunción de Omar Gutiérrez.

Preparado como si fuese a recibir un Óscar, el villano se vistió para la ocasión: impecable traje azul, camisa rosa y corbata a tono, buen peinado y una leve sonrisa. No hubo alfombra roja y, si bien, el perfil bajo sólo habilitó algunas “selfies”; su presencia se destacó en la sesión: generó rechazo y aliento. Lo repudiaron los y las docentes afuera del recinto y lo vitorearon los y las seguidoras del MPN que estaban adentro. Cabe señalar que el Movimiento Popular Neuquino tiene quince bancas a su favor (doce orgánicas y tres de listas colectoras) de un total de 35.

Su presencia en la Legislatura indignó a muchos y muchas que creen que debería estar preso (ver La memoria y las iniquidades). Presidida por quien fuera el número uno del BPN durante su gobernación, la escena legislativa ni se inmutó cuando el diputado del PTS en el FIT, Raúl Godoy, repudió la presencia del ex gobernador y dejó sobre su banca un guardapolvo con la cara de Carlos Fuentealba. La cosa siguió así como si nada.

“Se puede mover libremente en esos lugares en donde siempre tuvo protección. Se puede mover libremente en las instituciones legislativas, judiciales, porque siempre tuvo protección en esos estamentos. Dentro del partido, siempre tuvo protección. Dentro de un espacio social, siempre tuvo protección. Se puede mover libremente cuando de alguna manera le garantizan ese amparo”, explicó el escritor, docente y militante de Aten Humberto Bas. Participó, como en tantas otras medidas, en el corte de 2007, donde la represión terminó con el asesinato del maestro Fuentealba.

A su vez agregó que si merma la demanda social de justicia se genera un panorama propicio en donde las instituciones “se dan la libertad –si se quiere– de invitarlo a estos espacios, pero, no creo que se mueva libremente por la ciudad sin que antes pasen sus gorilas y sus patovicas”.

nqn gutierrez inauguro sesiones legislativas - sobisch MES_4359

De la  “absorción” al tiempo para volver

La trama de poder comenzó a concretarse hace veinticinco años cuando JOS llegó a la gobernación. La presidencia pretendía ser la última escena y nunca llegó. La siempre exigua proyección de votos cristalizó su derrumbe con la reacción popular ocasionada por el asesinato de Carlos Fuentealba debido a una granada de gas lacrimógeno disparada por José Darío Poblete –integrante del Grupo Especial de Operaciones Policiales-.

Al abandonar la Casa de Gobierno en el último de sus tres mandatos, Sobisch dejó una deuda de 350 millones de pesos a proveedores, y 360 millones de deudas bancarias y financieras. Así lo denunció públicamente al sucederlo Jorge Augusto Sapag (JAS). En la justicia, en cambio, nunca lo denunció. Quizás JAS conoce mucho de la injusticia local y no gasta pólvora en chimangos. Quizás recordó sus años como vicegobernador en la denunciada gestión.

Por aquel entonces, Luis Felipe Sapag, el primo de Jorge Augusto, otorgó su propia explicación: “Si Jorge hubiera hecho una denuncia; hubiera entrado en la judicialización de nuestro conflicto político y él no lo quiso hacer, porque su planteo no fue llevar a un enfrentamiento sin salida con el sobischismo, sino a un proceso lento de absorción”.

Desde entonces, JOS pelea por volver y recuperar a los suyos “absorbidos”. En el recorrido esquivó cuanta contienda judicial se le interpuso y el MPN le dio cobijo como presidente. El nuevo contexto nacional y la jerarquización de fieles alfiles sobischistas, junto a los sobreseimientos de la causa Fuentealba II, crearon un escenario clave para la reaparición del renacido. Es como si el “proceso lento de absorción” propuesto por Luis Felipe asumiera un sentido opuesto. Póngale el nombre que quiera.

“A mí me da la impresión que con Gutiérrez vuelve de alguna manera el sobischismo, de hecho, reflotó a muchos funcionarios de aquella gestión (Lara, Brillo y Storioni) que están hoy en la Legislatura y en cargos públicos”, expuso Raúl Godoy. “El proyecto de Gutiérrez tiene su seno en parte del proyecto sobischista y eso se demuestra en la cantidad de funcionarios que están reciclando. Y, si lo permitimos, Sobisch va a querer volver a ocupar lugares públicos. Es un personaje nefasto; por eso me parecía también tan importante el repudio”, aseguró el diputado.

A pesar de los estragos de JOS y de la continua disputa entre el clan felipista y la lista bigotista; nada torció la perpetuidad del MPN y sus más de cincuenta años en el gobierno. Aparentemente no hay argumentos suficientes que respondan al interrogante sobre las proyecciones de Sobisch. El repetido final feliz hoollywoodense obliga a que, en El Renacido de DiCaprio, el protagonista logre su cometido; pero ¿qué será de la saga neuquina?

La memoria y las iniquidades

La brutalidad de abril de 2007 obnubila. Hace difícil recordar otros aspectos del sobischismo en sus años de mandato. Tal vez, iluminada por aquella fatídica jornada, el ataque -a los y las docentes que bloqueaban la refinería de Plaza Huincul- por parte de la disfrazada patota de Juan Antío en el 2006, sea otro de los eventos con los cuales se vincula rápidamente aquella gestión. Con algo de esfuerzo, hay para hacer una filmoteca entera, tanto, que indigna.

La guerra bacteriológica, la censura, Cacho Gutiérrez; El Plan Integral de Seguridad que con gastos millonarios pretendió combatir el delito callejero y fracasó con total éxito; Bertoya y el “Lo volvería a hacer” que arrojó Sobisch tras el asesinato de Fuentealba.

Las deudas que dejó al irse; los préstamos del IADEP, el 100% preparado; la reelección en el 2003 con el 57% de los votos; los 54 millones tirados a la basura de su campaña presidencial; la colonización de la Justicia, Manuel Gschwind, el vaciamiento de la Salud Pública; Temux, el llenamiento de la Salud Privada y el tren trasandino.

La entrega en forma directa -a tres meses de irse- del área minera “Campana Mahuida” en territorio de la comunidad Mellao Morales; Sangre Fría de Tinelli; el TSJ adicto de Sommariva, Fernández y Badano; el “prefiero un corrupto antes que un pelotudo”, Manganaro; las bodegas y los 400 millones para 16 amigos; Morán; la alianza estratégica con Repsol-YPF en Loma la Lata; la publicidad oficial y los aprietes; “Si damos créditos para los amigos mejor”; Lara; la cámara oculta y la impunidad y tantos más que hacen al sobischismo.

4 de abril de 2007

“Nosotros dentro de cierto espectro de militantes de base, pensamos que la institución o el Estado, es un Estado burgués, un Estado represor, que podía hacer estas cosas. Pero también pensamos que podíamos tener cierta cobertura, porque formamos parte de una institución del Estado: somos docentes”, reflexionó Humberto Bas sobre lo que fue abril de 2007.

“En ese momento, esa parte teórica de creer que el Estado nos podía reprimir, pasó de una especie de hipótesis lejana a la descarnadura. Ahí todos los poderes del Estado se sacaron la careta y lo vivimos crudamente: la complicidad de la justicia, de la policía, el poder Ejecutivo, el poder Legislativo, los medios”, sentenció el escritor recordando la represión que, como miles,  sufrió en carne propia.

nqn el gobernador omar gutierrez inauguró el período de sesiones ordinarias legislativas foto mati subat 01-03-2016

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta nota es parte del plan C de abril de 8300. Conseguilo en Abri Mundos (Santa Fe 679), Cae Babylon (Avenida Argentina 816), Café La Conrado (Irigoyen 138), Ámbito Café (Chubut 240), Factotum (Alcorta 219), Mi loca vida (Pampa 1149), Kuruf Editorial (Feria de artesanos), Escuela de Psicología Social (Roca 658) o en los kioskos Corsa (Mitre 307), Alvear (Diagonal Alvear y Roca), ACA (25 de mayo 165), Truco (Alderete y Tucumán), Mercado Tati (Leguizamon 1974), Kioskón (25 de mayo 99), también en el barcito de la Facultad de Humanidades. También podés conseguirlo en Cipolletti en Minishopping Toto (Irigoyen 385). Si sos de Fiske Menuco / Roca, San Martín de los Andes, Junín de los Andes, Chos Malal y Zapala y querés comprarlo, escribinos que también llegamos a esas localidades.

Deja un comentario