Carlos Fuentealba: Un crimen de Estado no prescribe

SECCIONES
Marcha a 9 años del asesinato de Fuentealba. Foto Juan Thomes.
Marcha a 9 años del asesinato de Fuentealba. Foto Juan Thomes.

A nueve años del asesinato del docente Carlos Fuentealba la sociedad neuquina recorrió sus calles exigiendo justicia completa, porque un “crimen de Estado no prescribe” y porque “Neuquén no puede ser tierra de impunidad”, como se cantó desde el camión.

No hay impunidad que sea eternamente impune”, dice Eduardo Galeano en un relato sobre Carlos Fuentealba, palabras muy escuchadas en 2007 y que trajeron en su comunicado las y los docentes del gremio Adunc. Recordando, rememorando y además poniendo sobre tablas uno de los motivos principales por los que Neuquén este 4 de abril salió a la calle. Frente al sobreseimiento de la causa Fuentealba II y frente al vaciamiento sistemático de la educación pública.

Pareciera ser que el relato de Galeano también fue la muestra clara de que el retrato de hace nueve años atrás estuvo más presente que antes; la columna caminó por la Avenida Argentina hasta la interseccción con la ruta; tal y como sucedió ese abril con incontables personas llegando de todos los puntos para encontrarse con quienes volvían de Arroyito; ahora fue con quienes venían en las bicicletas.

Ésa vez los autos pasaban por las seccionales de los gremios, por las escuelas, por las casas de los compañeros y compañeras que habían escuchado la radio o que se habían comunicado por teléfono y sabían que nada bueno había pasado en Arroyito, y que eso tan malo que no se quería confirmar, era la muerte de Carlos, un maestro, un padre, un amigo, un compañero.

Con la emoción contenida la columna de aquel abril se acercó hasta la ruta a esperar a quienes volvían del lugar en donde Carlos dio su última clase; a quienes regresaban todavía les envolvía una nube de olor a gas lacrimógeno, la bronca y el dolor. Esta columna nueve años después esperó a los compañeros y compañeras de una “Bicicleteada para no olvidar”: ¡Sobisch asesino! Gritaron con los cascos en alto. Otra vez los abrazos, las lágrimas, las miles de sensaciones y la fuerza de volver.

“No puedo dejar de decir la emoción que muchos sentimos cuando vimos ingresar a los compañeros en las bicis desde Senillosa”, señaló Ariel Pino secretario general de Aten Capital o como bien remarcó Gustavo Aguirre – secretario general en el 2007 – “hoy vuelven a nuestra mente, a nuestros sueños, la memoria de lo que pasó cada minuto, esa madrugada, esa mañana y de los días siguientes”.

La movilización volvió hasta el Monumento a San Martín y luego continuó hasta la Casa de Gobierno en dónde se realizó el acto final, el mismo lugar del que Jorge Omar Sobisch salió en 2007 vestido de policía. El mismo lugar que fue tan simbólico para las ollas populares, las fogatas, el frío, la incertidumbre, la lucha y el acampe que se mantuvo en abril de aquel año.

En el acto se leyeron los comunicados de organizaciones y gremios. “Las tizas no se manchan con sangre, acá estamos Carlos, acá estaremos todos los 4 de abril”, aseguró Marilina Sánchez de Aten seccional Cutral Có. En los comunicados se señaló la responsabilidad de Sobisch como autor intelectual de su asesinato, el contexto social de ese año que pedía la represión, así como también la importancia de un gremio docente unido y en la calle.

Luego del acto en Casa de Gobierno, la actividad continuó en el Monumento con una puesta en escena cultural.

A nueve años del asesinato de Carlos Fuentealba, Neuquén salió a la calle: “Hoy más que nunca la lucha docente, sigue levantando las banderas por las que a Carlos le quitaron la vida. Un o una docente luchando como lo hacía Carlos, está enseñando”, señalaron desde Adunc.

“Carlos Fuentealba es un muerto incómodo.
Lo sepultan una vez, y otra vez, y otra, y nada. Ahí sigue.
Tengo la sospecha de que esta porfiada resurrección no educará a sus asesinos, que ignoran la decencia y desprecian la docencia. Pero tengo la certeza de que ayudará a confirmar, que no hay impunidad que sea eternamente impune” (Eduardo Galeano)

One thought on “Carlos Fuentealba: Un crimen de Estado no prescribe

  • Hermosa y muy sentida nota!!!! Remueve muchas sensaciones, desde el ruido de las rejas, golpeadas por tantxs compañerxs,en la casa de gobierno, la humedad y el frío de las noches. Seguiremos luchando!!!!
    graciasssss!!!

Deja un comentario