Escuelita IV: Juzgan a represores por la desaparición de 14 personas

Juicios, SECCIONES
Señalización del centro clandestino “La Escuelita” de Neuquén. Foto Cecilia Maletti.

En total son 28 las víctimas de la causa “Castelli”, la mitad están aún desaparecidas. El resto sufrió persecuciones, secuestros y torturas. El abogado de la APDH, Juan Cruz Goñi, señaló la importancia de que se juzgue por primera vez a autoridades de la policía neuquina.

Mañana a las 15 en el salón de AMUC comenzará el cuarto tramo de los juicios contra represores por delitos de lesa humanidad cometidos en Neuquén y Río Negro durante la última dictadura cívico-militar. En esta oportunidad todas las audiencias, al menos de este año, serán a la tarde. Los días 9, 10, 11, 21, 22 y 23 de este mes comenzarán a las 15.

El Tribunal Oral Federal está integrado por Alejandro Silva, Guido Otranto, Marcos Aguerrido. Se juzgará a 20 imputados de diferentes fuerzas militares y de seguridad. Las víctimas son 28, de las cuales 14 aún permanecen desaparecidas. A los represores se les imputa los delitos de persecución, secuestros, torturas y desaparición forzada de personas.

Goñi señaló que si bien este tramo de los juicios comparte con el resto el objetivo de juzgar a los imputados por su participación en un “plan sistemático y clandestino de aniquilamiento y terror“, tiene la particularidad de abordar las desapariciones forzadas de 14 hombres y mujeres en Neuquén y Río Negro. “A su vez, otra singularidad de este proceso lo es el hecho de que es la primera oportunidad en la que la Policía de Neuquén, en la persona del ex-subcomisario Emilio Rozar, es sentada en el banquillo de los acusados como parte de las fuerzas que participaron en el circuito represivo montado por la dictadura para cometer los gravísimos delitos de los que se ha dado cuenta en los procesos anteriores”, agregó el abogado querellante.

En tanto, Goñi también destacó que el juicio que comenzará mañana tuvo tres años de demora. La elevación se presentó el 30 de enero de 2012.

“En épocas en las que existen innumerables intentos de confundirnos, es necesario reafirmar que el juzgamiento de los crímenes contra la humanidad es una obligación internacional imperativa del Estado argentino, la que debe ser cumplida inexcusablemente bajo pena de comprometer su responsabilidad frente a a la comunidad internacional”, afirmó Goñi.

Las audiencias finalizarán el 23 de diciembre, y se espera que se retomen los primeros meses del año próximo.

0 comments

  • Está muy bien lo que expresa Goñi. Sigamos con los juicios. Pero si la justicia se pronuncia diciendo que en Cipolletti no pasó nada (como en Escuelita II), y que algunos testigo-victimas no hicieron mas que contradecirse…. No empiecen a atacar al Tribunal entonces… Busquen la verdad… No solo condenas…

Deja un comentario