Mauricio Macri, un machista de manual

Géneros, Política, SECCIONES

En esta nota abordamos el perfil de la (no) perspectiva de género del Mauricio Macri. Los principales elementos que constituyen al macho hecho y derecho se conjugan en su decir y su hacer. Está a la vista. Basta recorrer sus declaraciones para comprobarlo: desde “No puede haber nada más lindo que te digan que linda sos, por más que te digan, por ahí, una grosería, que te digan, no sé, que lindo culo que tenes” a “sin familia no hay felicidad” en su discurso post elecciones.

En tiempos de campaña es muy común escuchar discursos finamente preparados. Por eso fue casi insólita la entrevista “sin casete” que brindó Mauricio Macri a FM Masters de Ushuaia en Abril de este año. Su audio se popularizó por declarar que “a todas las mujeres les gusta que les digan un piropo”. Sin embargo, el analizar todas las declaraciones que realizó en esa nota nos ayuda a perfilar la perspectiva de género del próximo presidente.

Un punto que pasó casi desapercibido fue que mencionó a que a “los escandinavos, a los ingleses” para luego aclarar que en realidad se refería “a las mujeres” – es decir: a las escandinavas, a las inglesas- a fin de explicar “lo que más les gusta de los italianos” es como piropean. En esta breve cita se refleja el androcentrismo que conlleva la invisibilización de las mujeres y en su aclaración el heteronormativismo, ya que su formulación carecería de sentido si no fueran ellas las que opinen de ellos.

Preocupa que también en discursos reflexionados el machismo está presente, por ejemplo, en algunos de sus spots de campaña.

Otro momento que es pertinente recordar para este perfil es cuando hace referencia al rol de las mujeres en la sociedad: “Finalmente es para lo cual, casi te diría, para lo que los hombres respiramos, todo en función de la mujer. Yo creo que finalmente el mundo evoluciona de la mano de este salir a la calle, trabajar como el hombre, mano a mano, en puestos claves”. Nuevamente, Macri opina desde la mirada masculina, analizando las circunstancias de las mujeres desde los lugares que les asigna el patriarcado. Sus declaraciones son coherentes con la utilización de la figura de Juliana Awada, su mujer, durante la campaña electoral.

La postura del líder de Cambiemos sobre la legalización del aborto también fue centro de controversia ya que su asesor, Jaime Durán Barba, aseveró: “estamos a favor de la libertad, si una señora quiere abortar, que aborte”. Esta declaración generó desconcierto ya que en repetidas oportunidades Mauricio Macri se posicionó “a favor de la vida” aclarando que no era necesario abrir ese debate. Por eso, fuera de los comunicados oficiales, apeló a las redes sociales para definir “Las declaraciones de Jaime Durán Barba son a título personal y no representan mi pensamiento ni el del espacio que lidero.”

Sobre su plataforma electoral, antes de la marcha “Ni una menos”, no había propuestas sobre políticas de género, solo una breve referencia a la igualdad. Luego del reclamo popular, al igual que todas las fórmulas que participaban de las elecciones y no tenían agenda de género, Macri se vio forzado a hacer promesas como “garantizar (para las mujeres) igual salario a igual trabajo, crear 4.000 centros de primera infancia, una red de contención que ya arrancó en la Ciudad” para las madres que trabajen y “construir una red nacional de protección a la mujer que sufra violencia de género, con acceso gratuito y atención las 24 horas”. Pero, como dice el refrán… del dicho al hecho hay mucho trecho.

Deja un comentario