Contra la criminalización de la pobreza: novena Marcha de la Gorra en Córdoba

SECCIONES
Fotos por Amilcar Cantoni (2015).
Foto gentileza Amilcar Cantoni (2015).

Se realizó este miércoles convocada por organizaciones sociales y de derechos humanos en rechazo al Código de Faltas de la provincia y las detenciones arbitrarias. Desde 2009 a la actualidad se registraron 13 casos de gatillo fácil.

Es curioso que se naturalice la persecución, sencillamente por ser pobre, por tener la piel morocha, alguna camiseta futbolera, la gorra al revés, por escuchar cumbia o cuarteto, o sencillamente por vivir en un barrio popular. Sin embargo el hecho pierde la curiosidad cuando se generan herramientas legales para llevar a cabo esta criminalización y persecución. Más precisamente cuando se sanciona un Código de Faltas tan particular como lo es el de la provincia de Córdoba, capital del gatillo fácil. Este código, plantea figuras legales que prácticamente nos retrotraen a las épocas más oscuras de nuestra joven y mal tratada democracia, como lo son el merodeo, la averiguación de antecedentes y el más antiguo y abolido en todo el mundo: el desacato, figura que se pudo frenar provisoriamente gracias a esta lucha colectiva.

Es así que el 18 de noviembre, se dio curso a la novena edición de la marcha de la gorra, en una conjunción de organizaciones, familiares de víctimas del gatillo fácil, organizaciones sindicales y de derechos humanos, y numerosos partidos políticos que confluyen en una multitudinaria concentración que revoluciona las calles de la pintoresca docta, sacando a relucir aquello que se busca silenciar y ocultar por el poder político, y articulado por las fuerzas policiales: la pobreza.

En un comunicado emitido por la organización de la marcha de la gorra, se define la identidad del encuentro como “los pibes y las pibas de los barrios, de los bailes y las canchas, de las cárceles de todo el país. Somos las trabajadoras y los trabajadores que luchamos todos los días por la dignidad. Somos las trabajadoras sexuales históricamente criminalizadas, asesinadas en la clandestinidad, golpeadas y perseguidas por los gobiernos que son cómplices de los responsables de la trata y el proxenetismo. Somos las y los estudiantes que luchamos por la educación pública, gratuita, de calidad y laica. Somos artesanos y artesanas, carreros, somos quienes impedimos que Monsanto se instale en Córdoba y quienes luchamos para que Porta se vaya de nuestros barrios. Somos las radios abiertas y comunitarias, los medios alternativos. Somos las murgas y los movimientos culturales”.

Según nos relató Lucrecia, militante del Colectivo de Jóvenes por Nuestros Derechos, la marcha se realizó como estaba previsto, con una concurrencia de aproximadamente 25 mil personas en una Córdoba húmeda y con el cielo cubierto. Si bien la marcha estaba prevista para las 17 hs, se generaron inconvenientes con el avance de los carreros, que se sumaron este año al reclamo con sus carros y caballos, y a quienes los inspectores municipales no dejaban avanzar. Luego de una negociación con los abogados de la organización pudieron avanzar pasadas las 18:30 hs. dando comienzo al evento. Luego, pasadas las 20:30 subieron al escenario familiares de víctimas de violencia del estado, contando sus experiencias y aunando criterios y consignas. Pasadas las 21 hs. se realizó un festival de cuarteto, en el cual tocaron bandas juveniles con producciones locales, y con la participación de Sara Hebe, en conjunto con Rimando Entreversos, banda emergente del circuito under cordobés.

marcha de la gorra 3
Foto gentileza Amilcar Cantoni (2015).

Lucrecia también remarco un hecho que se repite año tras año, haciendo referencia a los manejos municipales bajo la tutela de Ramón Mestre, de la alianza Cambiemos y actual intendente de la ciudad, quienes se comunicaron a principio de la semana con las organizaciones y les negaron la posibilidad de disponer de baños químicos, ambulancias, asistencia de inspectores municipales para cortar el tránsito y sobre todo, el permiso de ocupar la plaza San Martin, sitio histórico de luchas que sería bueno recordar más a menudo. Finalmente y luego de hacer pública esta situación, funcionarios municipales salieron a informar que todo fue un “mal entendido” y que si les otorgaban el permiso y las asistencias solicitadas para concretar el encuentro de manera pacífica.

Esta lucha no solo tiene 9 años de historia, tiene más de una década de gobiernos provinciales y nacionales que sistemáticamente persiguen y criminalizan la pobreza, que asesinan en los barrios, que denigran y discriminan en comisarías, que participan de la trata de personas, que entorpecen y ocultan femicidios.

Los reclamos tampoco comienzan en Córdoba, sino que se expresan en los barrios de todo el país. La Marcha se replicó en Villa María, Río Cuarto, Jesús María y San Francisco, y se expandió también a Mar del Plata. En esta última se realizará el próximo 27 del corriente. Lucrecia remarca la construcción colectiva de muchos sectores “que están sentados en la mesa que no se han sentado nunca a planear algo juntos, y para la Marcha de la Gorra sí acceden a construir colectivamente, y nosotros estamos muy orgullosos de esto y respetamos mucho el proceso, y celebramos que en otros lugares lo estén mirando y valorando”.

Deja un comentario