Ahora la Hilda es vecina destacada

POPURRI

El Concejo Deliberante Neuquino otorgó ese título a Hilda López, a iniciativa de los concejales del MPN, por sus aportes a la cultura de la región.

Por Jorge Gadano
jorgegadano@gmail.com

La declaración, votada el jueves de la semana pasada, hace una prolija enumeración del paso de la así homenajeada por los medios de la región, incluído el diario Río Negro. En rigor de verdad este medio se ocupó de ella para informar sobre su participación, siendo subsecretaria de Cultura, en un “Plan Cultural Provincial” al que Jorge Sobisch, entonces en su primer mandato como gobernador, asignó un millón y medio de pesos mediante el decreto 140/95. Lo que hizo el Río Negro fue investigar el destino que se dio a esos fondos, que según una denuncia del diputado provincial Gustavo Vaca Narvaja se usaron para enfrentar a Felipe Sapag en una interna partidaria.

Se abrió entonces una causa penal a instancias del entonces fiscal Mario Rodríguez Gómez. El diario informó que López fue indagada en mayo de 1996. Dijo ella entonces: “Todo lo que yo autoricé está firmado; de lo que no está firmado no me hago cargo”. La publicación, del 29.7.96, interpretó que “ella se hizo responsable de lo que autorizó con su firma, pero no de lo que autorizó solo de palabra”. No tenemos noticia del final de esa investigación, aunque muy probablemente haya finalizado en una bienhechora prescripción. O sea que no hubo condena. Fue, eso si, lo bastante larga como para mostrar un costado “destacado” de la vida pública de López que los concejales no vieron.
“Sobichazo”.

Otros tiempos
Hilda López atrás de Sobisch

La declaración del Deliberante no es del todo justa con la ilustre vecina, porque omite mencionar su actividad política junto a Sobisch, en particular por su labor como propagandista. Al respecto, se destacó como protagonista del recibimiento al gobernador de uno de sus viajes a Estados Unidos y Europa, en pos de inversiones en proyectos de su gobierno, entre ellos el ferrocarril trasandino del sur y una planta de fertilizantes.

Lamentablemente, ninguno de los dos prosperó. Del primero solo se puede ver un tendido férreo que comienza en Zapala concluye en Las Lajas. Distinto es el caso del segundo, porque la planta de fertilizantes se construyó, pero para verla hay que viajar a Bahía Blanca.

El caso es que para celebrar alguno de esos éxitos López encabezó a un grupo de fervientes simpatizantes del gobernador que celebró sus logros al grito de “paso, paso, paso, se viene el sobichazo”.

Deja un comentario