Diez años de 8300: una manera diferente de hacer periodismo

POPURRI, SECCIONES

Festejos 10 años 8300Les 8300 estuvimos festejando los 10 años de la cooperativa. Cambiamos el look y mantenemos los ideales: estamos orgullosos y orgullosas de remarcar que después de tantos años seguimos haciendo periodismo cooperativo, autogestionado y libre, y por eso festejamos junto a suscriptores, lectores, compañeros, amigos y amigas. Entre emociones y risas, los y las viejas ochomileras reconstruyeron los inicios del proyecto y celebraron el presente.

Aquel 2 de abril de 2005 el mundo estaba conmocionado por la muerte de Karol Józef Wojtyla, el papa Juan Pablo II, y la Argentina conmemoraba el 23º aniversario de la Guerra de Malvinas. Mientras todo eso pasaba, un grupo neuquinos y neuquinas se reunió en asamblea para constituir formalmente la Cooperativa para la Comunicación 8300.

El objetivo era claro: romper con la lógica hegemónica de informar, dominada en Neuquén por un discurso fuerte: el del sobischismo. “Lo que consideramos primero fue un modo diferente de hacer periodismo. Fue difícil, fue dificilísimo”, contó Fabián Bergero. No es para menos: el plan era ir en contra del poder.

“Recuerdo cuando nos hicieron ir en secreto al registro de cooperativas de la provincia para que no se enterara el director de personalidad jurídica, y pudiera en forma distraída el jefe firmar la autorización para crear la cooperativa”, agregó. La forma de pensar, disidente a lo dominante, constituía un peligro, pero la convicción era fuerte y ya la había dicho Rodolfo Walsh: el periodismo es libre o es una farsa, sin términos medios.

Con esta premisa comenzó todo, y también así siguió. “Teníamos la libertad de pensar como queríamos, pero siempre en contra de lo establecido. Había una línea editorial nuestra que se notaba muchísimo”, recordó Jorge Ariza. Este fuerte convencimiento, este compromiso asumido cFabián Bergeroon diferentes causas, era lo que, para Bergero, convertía lo que hacían en periodismo militante.

“Era un compromiso con los DDHH; era un compromiso con la cuestión mapuce, con los derechos de los pueblos originarios; era un compromiso con el medio ambiente; era un compromiso con los derechos de las mujeres. Encerramos miles de compromisos y cada uno tenía sus militancias en cada cosa que hicimos”, sostuvo el periodista.

Ser militantes de causas implica una gran responsabilidad, que era asumida por cada uno y cada una. Les 8300 nunca se ocultaron bajo la máscara de la verdad absoluta y la objetividad. Tal como dijo Bergero: “Nos declaramos abiertamente subjetivos, libres para escribir lo que queríamos. Nunca creímos en la historia del periodismo objetivo. Lo hacemos honestamente con libertad y con responsabilidad”.

La libertad, la subjetividad y el compromiso fueron acompañados de algo mayor, que en cierta forma permitió que todo fuera posible: el trabajo cooperativo. Ser cooperativa implica una forma diferente de hacer las cosas, porque en verdad, no importó si el primer director no sabía dirigir, o si el primer editor tenía dudas sobre cómo editar. “Sabíamos que estábamos acompañados y que la construcción era colectiva”, explicó Fabián Bergero.

Festejos 10 años 83008300 sigue siendo hoy cooperativo, autogestionado y libre, y sigue con las mismas fuerzas y convicciones que entonces, pero con la frescura de gente renovada: gente nueva que se suma, aprende y hace aportes fundamentales. Gente que quiere que esto dure diez años más.

Paula Gingins, cuando habló de la cooperativa, dijo: “es una forma de encontrarnos y estar juntos y juntas. Y de explicarnos este mundo de algún modo”. Porque la verdad es que todas y todos los antiguos ochomileros, aunque no participen más de reuniones, redacción o asambleas, dijeron con convicción que todavía son parte de 8300. Lo que pasa, dijo Fabián Bergero, es que “8300 no es un lugar donde uno está, sino que es una manera, una forma de hacer, de sentir diferente”.

 

Deja un comentario