Libresería: “Esta vez decido yo. Poesías desde el encierro”, de Olga Guzmán

POPURRI

olga guzmanOlga Guzmán nos dice: “Esta vez decido yo”, y en cada poema ella se presenta, nos cuenta qué siente, quiénes son los suyos, sus amores, su libertad; y quiénes son los otros, los que le duelen, los que la encierran.

No son mis silencios
palabras muertas
sólo esperando están
el momento para volar

Por Abri Mundos, tienda de libros.

Olga con palabras libertarias que nacen del encierro y la militancia nos lleva por esos otros mundos posibles, reales, que están y muchas veces no se ven. Su poesía es de mujer, de madre, de migrante, de militante… Y sus palabras, sus dibujos parecen surgir del despojo y del arrepentimiento.

Los poemas fueron escritos en los primeros diez años de encierro en el Complejo Penitenciario Nº 4 (Unidad Nº 3 de mujeres, Ezeiza), donde descubre la libertad enriquecedora de las palabras al cursar la carrera de Trabajo Social (UBA XXII) y al realizar talleres de escritura junto con sus compañeras.

El libro fue publicado por la Editorial América Libre en 2011. Tiene tres prólogos que movilizan e invitan a conocer/la. Comienza Oscar Castelnovo, periodista de la Agencia Rodolfo Walsh, diciendo: “Sus poesías tienen vuelo pero no ficciones, expresan una realidad silenciada con empeño”. Luego continúa Alcira Daroqui, docente del programa UBA XXII Universidad en Cárceles, destaca que “estos poemas y relatos están atravesados por una profunda reflexión acerca del tiempo, el tiempo como angustia, como vida y como muerte… El secuestro mismo del tiempo y del cuerpo, eso es la cárcel, y Olga lo puede decir y lo dice”. Finalmente las palabras de Osvaldo Bayer, periodista y escritor, la retratan: “Olga Guzmán eligió el camino. Cuando no tuvo más libertad buscó y encontró la poesía para vivir”. Y la rescatan: “Aprender. Tener la humildad de aprender. De decirse: sí, me equivoqué, pero he aprendido”.

Que estás páginas sean palpables es gracias a un trabajo conjunto entre la inquieta Olga, que buscaba un encuentro con la vida en el papel y la tinta, y el apoyo incondicional de Claudia Korol, periodista, educadora popular en Pañuelos en Rebeldía y editora de América Libre. En el comentario final, Claudia escribe a Olga: “Olga escribe poemas para que las palabras tengan nuevos sentidos. Para que la palabra sea puente de libertad. Olga escribe y dibuja. Rehace el mundo que la encierra. Se fuga.”

En las palabras encontramos el tiempo, apresado y liberado. En las ilustraciones encontramos el cuerpo, apresado y liberado. En el libro encontramos a Olga, su familia, sus compañeras, su realidad, sus deseos, su libertad, sus miedos… Un encuentro con las palabras como resistencia, como rebeldía. Una respuesta de vida y libertad ante la re-presión.

Deja un comentario