La familia Terrado, un “clan” del negocio bancario

Política, SECCIONES

Caso Temux: No mataron a nadie pero, actualizado, el daño al BPN ronda los 50 millones.

Por Jorge Gadano

jorgegadano@gmail.com

El fiscal preferido del Banco de la Provincia del Neuquén SA, Pablo Vignaroli , temible acusador en la causa Temux, prometió solemnemente probar que esa empresa era manejada por Jorge Alberto Ramón Terrado, uno de los principales acusados en el requerimiento de instrucción que presentó ante el juez Marcelo Muñoz en 2006, un año después de que el presidente del BPN, Félix Racco, denunciara el fraude.

El delito imputado –a Jorge y a Daniel Calabria, su compadre en el amor al dinero desde la escandalosa quiebra del banco Extrader- fue el de defraudación por administración infiel reiterada. Los hechos: los giros en descubierto en sus cuentas corrientes del BPN y de su controlada Santa Elena Bursátil; la suscripción de una cuota parte –que ascendió a cinco millones de pesos- aportados por el BPN para “ayudar” al frigorífico CEPA, proveedor de Temux ; y la acreditación en cuentas del grupo de unos 4 millones de dólares por exportaciones de carnes que no existieron.

La promesa no fue cumplida. Con una expresión propia del jesuitismo jurídico, Vignaroli quiso explicar su imposibilidad de cumplir con lo prometido diciendo que Terrado “ha sido más inteligente para no aparecer”.

Algo que, suponemos, Vignaroli desconocía es que Terrado venía siendo “más inteligente” desde su protagonismo, junto a sus parientes Julio Fernando, Marcelo Andrés y Juan – con la constante ayuda de Daniel Calabria- desde el caso Extrader. Este caso , de un banco que dejó un tendal de víctimas, tramitó en el tribunal oral 16 de la Capital Federal, y todos los imputados, presos durante un tiempo, terminaron sobreseídos porque la fiscalía se abstuvo de acusar. El fiscal explicó que no pudo encontrar pruebas del delito imputado, el de asociación ilícita. Como se puede apreciar, al fiscal neuquino le pasó lo mismo, solo que respecto de uno solo de los imputados, el principal miembro de la banda al parecer.

Una banda

El tribunal porteño destacó que el dictamen fiscal “sindica como organizadores de la banda a Carlos María Sosa (fallecido) y Marcos Luis Gastaldi, mientras que el resto de los encartados solo la integraban en calidad de miembros”. Gastaldi -quien duplicó su popularidad porque Mirta Legrand era su suegra- se sumergió en la actividad privada luego de ser liberado, pero hubo un par de miembros de “la banda” que –adictos a esa clase de negocios- reaparecieron en Neuquén. Ellos fueron el que no deja huellas, Jorge Terrado, y Daniel Calabria.
En su acusación de agosto de 2006 Vignaroli incluyó a Calabria entre los imputados, pero no a Terrado. Después de más de un año de análisis de la denuncia de Racco se le pasó el detalle, con lo cual ratificó que había sido “el más inteligente”. La pregunta es: ¿fue así, o hubo alguna otra razón para que lo dejara a un lado?

Lo cierto y definitivo fue que, en la sentencia neuquina, el Jorge resultó absuelto. No así Calabría, que por dejar huellas fue declarado culpable.

Manganaro, siempre Manganaro

Quien es hoy un muy exitoso empresario había sido el candidato de Jorge Sobisch a la intendencia de Neuquén. Iniciaba así su carrera política, que se frustró porque Horacio Quiroga lo derrotó. Como premio consuelo, y no solo, su padrino gobernador lo colocó, en diciembre de 1999, en la presidencia del BPN. Permaneció en ese cargo hasta que, a fines de 2003, fue designado ministro de Seguridad y Trabajo, a cargo de la puesta en marcha del Plan Integral de Seguridad que repartió 50 millones de dólares. (¿se lo imaginan a Manganaro manejando toda esa plata?) Sus campos en La Pampa los compró con solo un mllón y medio de dólares. Fueron en total unas 9.000 hectáreas, escrituradas en Santa Rosa a nombre de un tercero en el segundo semestre de 2004.

¿Tuvo algo que ver con el probable arreglo entre el BPN? De que, inicialmente, hubo un acuerdo, no puede caber duda. Nadie imagina hoy que todo empezó cuando un señor de Temux se presentó en la sucursal Buenos Aires del BPN y dijo, “quiero abrir una cuenta corriente”. Lo menos que pudo haber agregado es que “me manda el contador fulano”.

Cuatro meses después de que Manganaro dejara el banco las cuentas del grupo Temux en la sucursal Buenos Aires ya estaban abiertas, y en abril de 2004 se autorizó el primer descubierto. Díjose después que por eso se aprobó una sanción al gerente de la sucursal, pero también se dijo que nunca fue aplicada.Los declarados culpables por el tribunal son 9: Félix Racco, Juan Pablo Bugner, Norberto Corrado, Carlos Herrera y Alberto Cáceres, del BPN; y de Temux Daniel Calabria, Emilio Brocca Héctor Della Giovanna y Carlos Troiani. Las condenas se conocerán este fin de semana y, seguramente, habrá recursos.

Deja un comentario