“El Papa reconoce que las mujeres católicas también abortan”

Géneros, SECCIONES

Desde la colectiva feminista La Revuelta repudiaron las declaraciones del Papa Francisco sobre el perdón para las mujeres que aborten y se arrepientan. Según las estadísticas de Socorro Rosa más de la mitad de las mujeres que abortan en Neuquén son creyentes.

Intervención de La Revuelta en Neuquén.
Intervención de La Revuelta en Neuquén.

“El Papa habla del aborto y reconoce que las mujeres católicas también abortan. Pero otra vez la jerarquía eclesiástica discrimina a las propias católicas porque sólo las que se arrepientan serán perdonadas”, aseguró la docente feminista e integrante de La Revuelta, Ruth Zurbriggen.

En una carta dirigida al presidente del Pontificio Consejo para la promoción de la Nueva Evangelización, Rino Fisichella, y encargado de organizar el Año Santo extraordinario, Francisco aseguró que los sacerdotes podrán absolver “el pecado de aborto a quienes lo han practicado y que estén arrepentidos de corazón”. “Lo que no dice el Papa es que el aborto genera un negocio millonario, genera muerte de mujeres, y consecuencias en su salud”, remarcó Zurbriggen.

“Yo no creo que la mujer católica que aborta necesite un perdón por lo que hace, hay que reconocer que toda mujer que aborta tiene la capacidad ética para decidirlo”, agregó.

La Revuelta lleva adelante desde 2010 el servicio de asesoramiento y acompañamiento Socorro Rosa, para mujeres que desean interrumpir un embarazo. Brindan información sobre el uso seguro del misoprostol para abortar sin complicaciones al menos hasta la semana 12 de gestación.

En un informe que realizó la colectiva se indicó que el año pasado se acercaron al servicio 673 mujeres y realizaron un aborto sin problemas un total de 568. De las que abortaron el 64% era creyente.

Zurbriggen sostuvo que hasta julio de este año recibieron consultas de 400 mujeres, de las cuales la gran mayoría interrumpió su embarazo con misoprostol. El porcentaje de las creyentes es similar al de 2012. El servicio que llevan adelante se ha consolidado en Neuquén, es reconocido por un importante grupo de médicos, y se ha replicado a través de una red (Socorristas en Red) en todo el país.

“Vamos a ver con buenos ojos algo de la Iglesia cuando saque sus tentáculos que tiene sobre el Estado y los gobierno y deje de influenciar para que el aborto siga siendo clandestino”, remarcó la activista.

Deja un comentario