Rostros Fugaces

Noches de Sobremesa, POPURRI

Por Lucas Debandi para Noches de Sobremesa

Si todas las personas que viven en esta ciudad bajaran de sus edificios al mismo tiempo, no entraríamos uno al lado del otro y nos caeríamos al río. Pero no bajan. Se van entreverando, como hormigas, de a uno con uno. Y se conocen, se enamoran, se odian y van formando telas de araña. A cierta edad se dan cuenta de que son jóvenes, y de que atrás de cada rostro fugaz que pasa por la calle hay una vida y una historia. Nos quieren convencer de que son solamente caras con rueditas. Pero somos tercos, y no les creemos y las redes se van haciendo grandes y pesadas. Hasta que un día por fin los edificios ceden, y de los ascensores bajan cientos, miles, millones. Y revientan el pavimento. Y gritan juntos. Y se hacen pueblo aprendiendo a escribir la historia.

Deja un comentario