“Yesterdei” comienza su segunda temporada

Artes, SECCIONES
Foto: Cecilia Maletti
Foto: Cecilia Maletti

“Yesterdei, cosas que se pierden a la siesta”, dirigida por Gustavo Lioy e interpretada por Inés Hidalgo y Ely Navarro vuelve a cartelera. Se presentará todos los sábados de julio a las 21 en El Arrimadero (Misiones 234, Nqn).

por María Pía Borja para Sinestesia

Siempre la obra de arte concluye en quien la recibe. Los sujetos productores la conciben con un significado pero según la visión de las y los espectadores varían las interpretaciones. Se dice que hay tantas lecturas como personas que contemplan el hecho artístico y cuanto mayor es el nivel de abstracción, más interpretaciones existirán.

“Yesterdei, cosas que se pierden a la siesta”, dirigida por Gustavo Lioy, muestra a dos mujeres que están atrapadas en un lugar desconocido donde hay muñecos de la infancia, barbies, un diario íntimo y un par de borceguíes, entre otras cosas. No saben dónde están y tampoco están del todo seguras de quienes son. Intentan escapar a través de instrucciones que reciben en casetes que escuchan en un radiograbador viejo.

Pienso que “Yesterdei” es uno de esos hechos artísticos que ofrecen tantas interpretaciones como personas que la vieron, y me atrevo a decir que aún más. No es en este caso por el nivel de abstracción de la obra si no por cómo evoca sensaciones que tienen que ver con la propia subjetividad, la propia historia y la propia infancia.

La obra está ambientada en la última dictadura cívico-militar. El momento histórico político en el que está contextualizada no sólo se refleja en la propuesta estética sino también en los diálogos de los dos personajes. “Yesterdei” nos hace pensar sobre el golpe de estado del ‘76 pero no a través de golpes bajos si no despertando imágenes en quien especta.

Los textos, de Florencia Bergallo, Luciano Delprat y Victoria Roland, comunican a través de diversos recursos poéticos y hacen que la obra en sí misma sea una metáfora pero la interpretación de Ely Navarro e Inés Hidalgo acompaña muy bien.

Las actrices se desenvuelven de manera natural y fluida, para nada forzada. La actuación es realista y verosímil, lo que nos permite la identificación.

El juego es una constante en toda la obra para contar la historia de estas dos mujeres que oscilan entre su presente y su pasado, envueltas en nostalgia.

Los relatos son acompañados por guiños de humor y de ironía con los que los personajes se ganan la complicidad del público.

Al final de la obra pueden quedar algunos cabos sin atar, cuestiones sin resolver o dudas. Pero me atrevo -una vez más- a interpretar que esto no es casual. La obra aborda la memoria y la nostalgia, los recuerdos, el pasado, la opresión y la desaparición. Todos esos universos temáticos carecen de certezas. “Yesterdei” comunica a través de las sensaciones y esa impresión de que no todo está resuelto es un elemento más que le da un cierre al cúmulo de imágenes que se evocan durante toda la obra.

Deja un comentario