Juicio en Zapala contra Winkul Newen: Sejun defendió a la trabajadora judicial agredida

Pueblos Originarios

El gremio se pronunció a favor de su compañera que fue agredida durante una notificación en 2012. Están acusadas autoridades de la comunidad Winkul Newen, entre ellas Relmu Ñancu, por “homicidio agravado en grado de tentativa y daño agravado”. La actitud de Sejun obtuvo el repudio de la Multisectorial por el Desprocesamiento de las Autoridades de las Comunidades Mapuche Winkul Newen y Wiñoy Folil. La Confederación Mapuce por ahora no se ha pronunciado públicamente al respecto.

El sindicato de trabajadores y trabajadoras judiciales (Sejun) respaldó a Verónica Pelayes, integrante del el Juzgado Civil Nº1 de Zapala, quién el 28 de Diciembre de 2012 fue a hacer un diligenciamiento de un mandamiento de intimación a despejar un camino de acceso al yacimiento El Portezuelo y recibió un piedrazo en su rostro.

Bajo un comunicado que lleva como título “ni una trabajadora más víctima de violencia” el gremio sostiene que “fue agredida por integrantes de la comunidad Winkul Newen sufriendo hematomas, heridas en la región del pómulo y la mejilla izquierda,y la rotura de huesos nasales, ocasionándole desfiguración en el rostro por lo que tuvo que someterse a diversas operaciones y tratamientos, además de la atención psicológica y psiquiátrica que continúan en la actualidad.”

“Nuestro sindicato solicitó la apertura de una información sumaria para que el Poder Judicial sancionara a la funcionaria que coaccionó a Verónica para realizar una diligencia en condiciones de absoluta indefensión y vulnerabilidad. El 13 de Febrero de este año, el Tribunal Superior de Justicia en una actitud corporativa y como mejor respuesta, archivó las actuaciones sin más trámite “premiando” a Verónica con un diploma y medalla de honor “por los servicios prestados”.

Aseguran que a partir del proceso ven con preocupación “cómo se ha tergiversado lo sucedido en Portezuelo y se intenta instalar en la opinión pública -incluso engañando la buena fe de personalidades nacionales e internacionales cuya trayectoria en defensa de los derechos de los más humildes, de los trabajadores y de los pueblos originarios ha sido intachable- que lo ocurrido fue en un escenario de represión policial, repelida por integrantes de una comunidad mapuche, y que nuestra compañera habría quedado (en el mejor de los casos) en medio de dicho enfrentamiento.”

Aseguran que “Verónica Pelayes se encontró sola con un grupo de personas y fue víctima de una brutal agresión que no solamente le desfiguró la cara y la alejó de su trabajo sino que además le destruyó definitivamente su vida.”

Por su parte, desde la Multisectorial por el Desprocesamiento de las Autoridades de las Comunidades Mapuche Winkul Newen y Wiñoy Folil, repudiaron a postura del gremio judicial porque “avala la persecución y criminalización de nuestrxs hermanxs mapuche, para quienes pide condena, respondiendo así a los intereses de la corporación del poder judicial del Estado y las Petroleras.”

Aclararon además “nuestrxs compañerxs manifestaron su pesar por el lamentable hecho en el que Verónica Pelayes fue herida, entendiéndola como una víctima más de la política saqueadora e injusta que impulsan los gobiernos provincial y nacional, a favor del lucro de las empresas petroleras multinacionales y de la estatal YPF.”

“El 28 de diciembre del año 2012, cuando en medio de un eluwun –entierro mapuche de una beba que solo vivió pocas horas producto de haber nacido con mal formaciones a causa de la contaminación ambiental- la jueza Ivonne San Martin del Juzgado de Zapala, ciudad ubicada a 50 km de la comunidad, libró una nueva orden de desalojo para la Comunidad. Cuando la Comunidad advirtió un despliegue importante de topadoras y camionetas de la empresa Apache que estaban a metros del alambrado colocado para impedir el ingreso, lxs compañerxs decidieron resistir a la orden de desalojo, defendiéndose con piedras en el momento que la oficial de justicia Veronica Pelayes ordenó a la topadora el ingreso al territorio.”

Afirman que la acusación es “una profundización en el proceso de criminalización de la protesta, en un contexto de defensa de su territorio y sus Derechos Humanos y de pueblo originario”.

Aseguran además que la justicia no midió con la misma vara lo sucedido porque en el mismo enfrentamiento “ integrantes de la comunidad quedaron fuertemente heridos, entre ellos Petrona Maliqueo Pillan, Kushe –autoridad filosófica y espiritual–, fuertemente golpeada en su cabeza y rostro; Violeta Velázquez, en ese momento embarazada, golpeada en su panza y rostro; y Maximiliano Morales, en aquel momento menor de edad, herido de un balazo en una de sus piernas.”

Firman el comunicado de la Multisectorial: Confluencia Movimiento Popular La Dignidad- Movimiento Tupaj Katari, Patria Grande, Asociación Gremial de Abogadxs, APCA Asamblea Permanente del Comahue por el Agua, Foro por Tierra y Vivienda de Rìo Negro, Fuera el Fracking de Plottier, Convergencia Socialista, T.U.N 29 de Mayo, Corriente Universitaria Amauta, Cuerpo de delegados de ATE de Desarrollo Social Cipolletti, FASINPAT, Sindicato Ceramista, Coordinadora 13 de Enero, Familiares de Carlos Painevil.

Deja un comentario