Insomnio: un trastorno del Shen

POPURRI

cora_meriUna mirada desde la medicina tradicional china de la pluma de Carlos Trossman, Director de la Escuela de Shiatzu Kan Gen Ryu° que este fin de semana visitara Neuquén para dictar dos seminarios intensivos en Diagonal España 169

El insomnio designa una ausencia anormal, total o parcial de sueño durante toda o una parte de la noche. Los hay de distintos tipos: dificultad para conciliar el sueño, facilidad para dormirse pero con interrupción del sueño en la madrugada, sueño muy liviano sin efecto reconstituyente, lagunas sin sueño durante la noche.

El resultado es siempre cansancio con momentos de somnolencia diurna, un aumento del distrés (estrés patológico) y una irritación que se va instalando en el cuerpo y en el comportamiento.

Las causas pueden ser múltiples y diferentes en cada caso, pero en la medicina tradicional chino-japonesa, siempre se considerará como causa del insomnio un trastorno del Shen, que podrá tener distintos orígenes.

El término chino Shen se refiere al espíritu y también a la conciencia en sus distintos niveles, esa que nos hace ajustar nuestras acciones en relación a los estímulos del entorno y de nuestro interior. Es considerado uno de los Tres Tesoros de la vida, junto con el Jing, energía ancestral atesorada por los riñones, y el

Chi, energía vital atesorada por los pulmones. Cuando el Shen está afectado, la respuesta a los estímulos es desmesurada, en más o en menos. Podríamos homologar el Shen, en sentido amplio, al psiquismo. La medicina tradicional china toma a los disturbios del Shen como causa de los distintos tipos de locura (calmada o agitada), y cuando estos disturbios son menores y van acompañados de patologías en otros órganos o meridianos, causan el insomnio.

En su libro “Semiología Acupuntural” el médico franco-vietnamita Nguyen Van Nghi, especialista e investigador en Medicina Tradicional China reconocido mundialmente, clasifica al insomnio como una de las patologías que afectan al Sistema Energético del Corazón: “En la fisiología energética china, la función del corazón es no solamente movilizar la sangre y hacerla circular por todo el cuerpo, sino también dominar el conjunto de las actividades mentales. Es por lo que una agresión exógena (de alguna energía externa como frío, calor, humedad, sequedad, viento) o una perturbación interna de origen psico-afectivo (cólera, tristeza, pánico, preocupación, cansancio) puede influir sobre el corazón (órgano y meridiano) para desencadenar “dos tipos de enfermedades: 1.- Enfermedades llamadas sanguíneas como problemas circulatorios, sangrado de la nariz o vómitos con sangre. 2.- Enfermedades llamadas mentales, como las palpitaciones, la amnesia, la locura o el insomnio.”

Está escrito en el Nei King, primer tratado completo de Medicina Tradicional China, compilado por el Emperador Amarillo alrededor del año 400 a.C.: “El corazón rige la sangre y los vasos. Es Maestro del Shen.”

El corazón, en el pensamiento chino, se corresponde con la energía del elemento fuego, con la etapa de crecimiento y de florecimiento, con el verano, la abundancia, el calor, la alegría (que lo tonifica y relaja), con las emociones a flor de piel. Su trabajo, como el sol, es calentar la energía y distribuirla por todo el cuerpo. El corazón atesora el Shen y una de sus funciones es elevarlo al cerebro y distribuir esta conciencia por todo el cuerpo a través de los vasos sanguíneos.

La etiología del insomnio es compleja, y, si bien en medicina tradicional china se considera afectado el Sistema Energético del Corazón, pueden existir diferentes causas para este trastorno del Shen, de acuerdo a los síntomas colaterales que acompañen al insomnio, por lo que deben tratarse puntos de otros meridianos (canales que postula la acupuntura por donde circula la energía vital Chi ) pertenecientes a los otros órganos. Estos canales están agrupados por elementos de acuerdo a la cosmogonía china. Los elementos son cinco en total: el fuego corresponde al corazón, la tierra al bazo, el metal a los pulmones, el agua a los riñones y la madera al hígado.

El elemento Agua, controla el incremento patológico del fuego del corazón, pero si el control se sobrepasa, este fuego corre peligro de ser apagado y debilitado por el frío, por ataques de pánico o por una ingesta exagerada de sal que endurece las arterias, sumando al insomnio una sensación de fatiga y de cuerpo pesado. El trabajo excesivo de las glándulas suprarrenales (asociadas al meridiano del riñón) producto de una situación de miedo constante por causas internas o externas, o del estrés, carga la sangre con mucha adrenalina, que impide el sueño y da un sabor metálico característico en la boca, crispa los músculos y baja la temperatura corporal, lo que produce un sudor frío que hace peligrar al fuego del corazón e intranquiliza el Shen.

El hígado pertenece al elemento Madera, Madre del Fuego, y se incendia fácilmente con la ira (“como leche hervida”), que recalienta al corazón, igual que el trabajo físico excesivo o el alcohol y las comidas muy picantes. El corazón, cálido por naturaleza, se sofoca con demasiado calor apareciendo síntomas de dificultad respiratoria, sensación de plenitud torácica y un gusto amargo en la boca, sobre todo al levantarse. En este caso, el Shen y la sangre permanecen agitados por este calentamiento, especialmente en horas de la noche, sobre todo de once de la noche a tres o cuatro de la mañana, que es cuando la energía de la madera está en plenitud, siendo imposible conciliar un sueño profundo.

La alegría del corazón controla a la tristeza del Metal, sobre todo en otoño. Pero si esta tristeza se instala en todas las estaciones del año, se vuelve contra su tutor enfriando la alegría del corazón y dificultando entonces la distribución de energía por todo el cuerpo.

Las preocupaciones y el pensamiento rumiante, características del elemento Tierra, afectan a la absorción y distribución de nutrientes en las que participa el meridiano del Bazo. El resultado es una astenia física y psíquica que consume la energía del corazón, y dificulta su función de calentar la energía y el cuerpo. En este caso, aunque se sienta un agotamiento total, la sensación de vacío por la intranquilidad y la falta de calor corporal, impiden conciliar el sueño.

 (Publicado en revista Kiné, número 44, octubre / noviembre de 2000)

Seminario teórico-práctico de Shiatzu con Carlos Trosman (Director de la Escuela Kan Gen Ryu e Instituto Europeo de Qi Gong en Argentina)-Escuela de Shiatzu Kan Gen Ryu Neuquen invita:


 
MERIDIANOS: Canales y colaterales. Estiramientos y torsiones
 
Temario: Recorrido principal de canales y colaterales. Puntos principales. Las cinco actividades del Qi. Ejercicios de Estiramientos de Tendones y Meridianos de Qi Gong. Tecnica basica de Estiramientos y Torsiones de Shiatzu Kan Gen Ryu. Estiramientos de piernas, brazos y cuello. Respiración en los riñones.
Domingo 28 de Junio de 10 a 19 hs. No se requiere experiencia.
Arancel:
Alumnos de la formación de Shiatzu $1200
Alumnos libres (todo público) $1500
 
Se entrega material impreso y certificado de asistencia.
 
Confirmar la vacante comunicandose hasta el 21/06 con la Profesora Ailin Canale. Tel: 0299-154 62 72 81, por este mail o facebook. 

Deja un comentario