Otra educación es posible: Pedagogía Waldorf en Cipolletti

Educación, SECCIONES

DSC_0067El Jardín Escuela Micael es el primer espacio educativo Waldorf de Cipolletti. Gracias al trabajo incansable y cotidiano de padres, madres y maestras que apuestan a una pedagogía basada en pilares completamente diferentes a los de la educación tradicional, hoy concurren alrededor de 30 niños y niñas. El desafío más importante es finalizar la construcción de las aulas antes de la llegada del invierno.

Unos kilómetros antes de llegar al jardín – calle Estado de Israel al 1100- el paisaje se transforma dejando atrás el gris del asfalto y el ruido de los vehículos. Aparece una gran extensión de árboles verde-amarillos. El terreno donde están terminando de construir el jardín fue donado por una mamá, luego de habitar durante años espacios diferentes. Mientras tanto un grupo de padres consiguió la donación del alquiler de un trailer petrolero y allí los y las niñas tienen clases.

“Cada vez falta menos”, sonríe Sandra observando emocionada la mixtura entre el color del paisaje y las paredes de madera, barro, cemento y botellas. Ella es una de las maestras del jardín y mamá fundadora del jardín escuela Waldorf Villa del sol de China Muerta.

“Nosotros decimos que las escuelas Waldorf son escuelas libres ya que no tienen intervención del estado ni en lo pedagógico y en lo económico”. Al respecto explicó que lo primero lo resuelven las maestras mientras que en relación a lo económico se sustentan con el aporte de los padres y madres y con donaciones de particulares. También se organizan ferias y kermesses. En conjunto trabajan para el sostenimiento y fortalecimiento de este espacio educativo que propone una forma muy diferente de aprendizaje y de contenidos a aprehender.

La pedagogía y su visión del ser humano

Trailer convertido en aula
Trailer convertido en aula

Esta pedagogía nació en Alemania en 1919 y se expandió por muchas partes del mundo. Se basa en la Antroposofía, ciencia espiritual que ve al ser humano como una individualidad que tiene un cuerpo, un alma y un espíritu. “Todo en lo pedagógico está dirigido a esos tres aspectos: el pensar, el sentir y la voluntad. La actividad y la acción pedagógica se basan en la necesidad que tiene el niño en esos aspectos y en cada etapa evolutiva”, explicó la maestra fundadora.

Si bien en cada instancia tiene una necesidad específica, la forma de trabajo se centra en la experiencia y vivencia de las acciones antes de ir al cuaderno. La currícula comparte las mismas materias que las escuelas comunes más otras como por ejemplo mineralogía y geometría.

Mesita de estación: elementos de la naturaleza de acuerdo a la época del año
Mesita de estación: elementos de la naturaleza de acuerdo a la época del año

Es difícil deconstruir un formato sostenido durante tantos años. De preescolar hasta culminar la universidad son más de 20 años en instituciones educativas que comparten la organización de los cursos por edad, la disposición de las personas en el espacio –cada persona en su banco una atrás de la otra, los docentes adelante y más arriba generando una gran distancia. La estructura también es parecida, los horarios, los tiempos, los materiales de estudio. Sin embargo la pedagogía Waldorf junta a los aprendices según su etapa evolutiva, dividida en septenios.

En el primero (de 0 a 7 años) como la necesidad básica de los niños es de mucho movimiento y como aprenden a través de la imitación, se les permite moverse libremente en el espacio. En esta instancia se aprende por medio del juego. “En el jardín amasamos, limpiamos, armamos cosas. Por ejemplo los maestros hicimos una huerta y los niños nos ayudaron imitando el movimiento de la tierra y sembrando las semillas”, relató Sandra sonriendo.

El segundo va de 7 a 14 años. Aquí como necesitan el desarrollo del sentir y de lo emocional se trabaja con la imaginación a través de imágenes, cuentos y relatos. Y en el tercero, de 14 a 21 años, se busca que puedan desarrollar el juicio propio. Cada materia tiene su profesor y se impulsa que investiguen libremente tomando todos los puntos de vista. También se trabajan los oficios a través de actividades prácticas como tallado, escultura y pintura.

Mesita del cuento.
Mesita del cuento.

“Principalmente la pedagogía apunta a desarrollar la libertad en el individuo. Para eso va creando seguridad interior y fortaleza en ellos mismo. También busca desarrollar sus habilidades. El maestro trabaja con lo artístico para transmitir entusiasmo, observa el proceso de los niños y las niñas, ve qué les pasa a cada ya que parte de la base que todos son diferentes. Nosotros no trabajamos con instancias evaluativas numéricas ni con boletines”, relató Sandra los principales pilares de la propuesta educativa.

Trabajo colectivo

La forma de organización legal que encontraron para organizarse es la mutual. Los padres y las madres pagan una cuota que va para el sueldo de los y las educadoras y para cubrir gastos. Si bien la cuota es fija, hay una comisión de becas y de donaciones que busca ayudar a los niños y niñas que no pueden llegar a su totalidad.

La construcción de las aulas, de las mesas, sillas, mesadas, armarios y de todos los elementos, se realiza en jornadas de trabajo donde participan todos. A su vez se juntan los lunes en asamblea para discutir y definir el rumbo de la escuela, sus prioridades y necesidades. En estos encuentros se trabaja a través del consenso, se presentan las diferentes situaciones y cada participante expone su punto de vista y se va buscando un acuerdo. “Si bien hay situaciones que son más difíciles y cuesta consensuar, siempre se logra”, explicó Sandra.

Edificio en construcción
Edificio en construcción

Actualmente tienen 4 vacantes para el jardín y dos para la primaria, número que se va a ampliar una vez finalizada la construcción. Para el secundario la escuela de China Muerta está trabajando para abrirlo prontamente. Respecto a esto Sandra explicó que los niños se adaptan muy bien a los secundarios tradicionales, que si bien se sienten y visualizan las diferencias, hay muchos casos de chicos que ya han terminado y ha sido excelente su experiencia.

“Saber vivir con absoluta confianza y sin ninguna seguridad en la existencia, confianza en la ayuda siempre presente del mundo espiritual. En verdad nada tendrá valor si nos falta el coraje. Disciplinemos nuestra voluntad y busquemos el despertar interior todas las mañanas y todas las noches”, Rudolf Steiner, fundador de la Antroposofía.

Para visitar el jardín y conocer a la comunidad pueden acercarse de lunes a viernes de 8 a 12, preferentemente al mediodía ya que es el horario de finalización de jornada. Su página en Facebook es Jardín Escuela Micael. O bien pueden comunicarse al teléfono 299-4565241.

Deja un comentario