El gobierno nacional anunció una modificación de la Ley de privatización de semillas por decreto

SECCIONES

semillasSe trata de la norma que establece los pagos por derechos de propiedad en la semilla y el registro de uso propio, más conocida como “ley Monsanto”. “Las grandes corporaciones hoy definen la situación económica, social, ambiental y alimentaria de nuestro país”, indicaron desde las organizaciones que se oponen a la Ley.

Luego de un encuentro en el Ministerio de Agricultura de la Nación, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, anunció que se emitirá un Decreto de Necesidad de Urgencia (DNU) para regular el mercado de semillas en el país.

Se trata de una norma que debería ser debatida por las y los sectores involucrados en la temática que además rechazar la injerencia de grandes multinacionales como Monsanto en la conformación de la normativa y la posible destrucción de formas ancestrales de producción campesina.

Por decreto, y sin debate en el Congreso de la Nación, se fijará que “todos los pagos por derecho de propiedad deben realizarse en la semilla, además de crear un registro de uso propio que determinará qué porción de la semilla no fiscalizada es de uso propio y qué porción corresponde al comercio de bolsa blanca, término con el que se denomina al producto no certificado o fiscalizado (la venta de las semillas de soja como grano por parte de productores).”

El DNU excluirá del pago a los pequeños agricultores y también creará un fideicomiso para el fomento de la biotecnología en el país a través del cobro de un canon tecnológico. Esto supone un guiño al reciente acercamiento entre la Federación Agraria Argentina (FAA), ahora conducida por Omar Príncipe, y el gobierno nacional.

De acuerdo con el comunicado emitido por el propio Ministerio de Agricultura participaron de la reunión “representantes de acopios, exportadoras, cadenas, semilleros y entidades técnicas y de productores, quienes coincidieron en valorar la voluntad del gobierno por alcanzar el consenso necesario para solucionar el problema histórico del comercio de semillas en el país, que en los últimos tiempos había generado conflictos entre diversos actores de la cadena”.

Desde la Campaña contra la Nueva Ley Monsanto de Semillas, indicaron que “múltiples sectores resisten la apropiación de los bienes comunes de la naturaleza. Porque estos “eventos biotecnológicos” sobre los que estas empresas reclaman derechos de propiedad, son una apropiación de los saberes ancestrales que provienen de 10.000 años de agricultura. También es importante remarcar que la semilla de soja transgénica que originó la disputa es el primer eslabón de un modelo agrícola que está teniendo dramáticas consecuencias socio-ambientales a partir de la imposición del paquete tecnológico de empresas como Monsanto: drástica disminución de la biodiversidad, desertificación de nuestros suelos, contaminación de suelos y acuíferos con pesticidas, aumento de enfermedades letales en las poblaciones que conviven con las plantaciones y los silos, expulsión de la población rural de sus territorios.”

Y agregaron “exigimos la apertura de un amplio debate público, como el que desde esta Campaña venimos impulsando desde hace años, para que sean los intereses de nuestro pueblo los que se privilegien y no los intereses de las corporaciones.”

Para adherir al rechazo podes escribir un correo electrónico a: noalanuevaleydesemillas@gmail.com

Fuentes:
http://notas.org.ar
http://www.biodiversidadla.org
Ministerio de Agircultura de la Nación

Deja un comentario