Represor condenado fue visto sin custodia policial en una clínica de Neuquén

Derechos de la humanidad, Juicios, SECCIONES

Se trata de Luis Alberto Farías Barrera. La APDH solicitó que se revoque la prisión domiciliaria y recordó que el ex militar tiene antecedentes de intimidaciones a víctimas-testigo.

El viernes pasado una militante de la Asamblea por los Derechos Humanos de Neuquén, vio a Farías Barrera en la sala de espera de la clínica Moguillansky de Neuquén. La mujer lo vio solo, sin ningún tipo de custodia policial ni esposas. Tampoco presentaba signos de tener un cuadro de salud grave.

En el video que pudo grabar la mujer se lo ve a Farías Barrera sentado en la sala de espera mirando su celular.

El abogado de la APDH, Juan Cruz Goñi, presentó esta mañana un pedido de revocación de la prisión domiciliaria de Farías Barrera ante la justicia Federal y el Tribunal Oral Federal. “Que haya quebrantado la obligación de permanecer en el domicilio fijado, se vuelve una situación de gravedad institucional que torna absolutamente imprescindible la revocación del beneficio de detención domiciliaria del que goza“, aseguró el abogado en el escrito.

Farías Barrera fue jefe de personal del Comando de la Sexta Brigada. En 2008, durante el primer juicio por crímenes de lesa humanidad en la región, fue condenado a 22 años de prisión, mientras que en 2012 el Tribunal Oral Federal recibió otra condena de 25 años.

Goñi recordó que en 2007 el represor, ya estando imputado por delitos contra la humanidad, intentó intimidar a víctimas-testigos. “Farías Barrera efectuó llamadas telefónicas que pretendieron condicionar al testigo Tropeano. También incurrió en una conducta particularmente grave, al tomar contacto con la víctima-testigo Juan Isidro López a quién también intentó amedrentar”. En esa oportunidad le dijo a López: “Soy el Comandante Farias, ¿Se acuerda de mí?”. “Se acuerda que yo lo trataba bien”, “cuando me citen a declarar yo lo voy a poner a Ud. y a Tropeano como testigos del trato que les daba”.

Ante esta situación el abogado sostuvo que la prisión domiciliaria puede entorpecer la investigación de los crímenes cometidos durante la última dictadura militar en la región. Un cuarto tramo de los juicios está en proceso de realizarse.

Deja un comentario