Avances en la investigación del Caso Sergio Ávalos

Política, SECCIONES
8300 web
8300 web

Aparecieron testigos que se animaron a hablar y comenzó a trabajar una comisión investigadora especialista en desaparición forzada de personas.

Se sumaron importantes elementos en la causa que investiga la desaparición del joven Sergio Ávalos. El cambio de calificación legal obtenido en noviembre del año pasado permitió la aparición de testigos que se animaron a hablar y la conformación de una comisión investigadora especialista en desaparición forzada de personas.

El abogado de la causa Luis Virgilio Sánchez  contó a este medio que “aparecieron testigos que no se animaban a hablar justamente por estar  involucrada la policía y que ahora con el cambio de calificación se sienten más resguardados”.

Relató que  se reunió con gente que ha viajado de otros lugares y que ya las ofreció como testigos en la causa. En este sentido aclaró que “se les garantiza respaldo a partir de la declaración bajo identidad reservada”.

Hay un testigo que  va a brindar datos importantes porque me ha aportado información que coincide con los informes y testimonios que ya hay en la causa y que no fueron tomados en cuenta en su momento”, explicó el abogado.

En relación a la investigación se ha conformado una mesa de trabajo en conjunto con una comisión de la policía federal especialista en desaparición forzada de personas, quienes estuvieron trabajando durante dos semanas en el mes de enero en esta ciudad. Se espera recibir  un informe con los datos analizados.

Por su parte el abogado explicó que su estrategia de trabajo va a consistir en llamar a declarar nuevamente  a los compañeros que estuvieron esa noche con Sergio ya que considera  que no se les preguntó lo que había que preguntarles, “lo necesario”. También se les va a tomar devuelta declaraciones a todos los policías y a todos los testimonios que sean inconsistentes.

Otro elemento nuevo de la causa es el pedido que presentaron el pasado 13 de febrero la familia de Sergio junto a la organización Activar en el Consejo de la Magistratura, solicitando el pedido de enjuiciamiento a la Fiscal Sandra González Taboada por las irregularidades y mal desempeño en la causa, considerando que actúo incumpliendo con sus deberes de funcionario público.

Este pedido fue apoyado por los argumentos otorgados por la Procuradora General de la Nación Gil Carbó en octubre, quien determinó el cambio de carátula en la causa a desaparición forzada de persona tomando en cuenta las irregularidades en la investigación.  A esos mismos argumentos adhirieron los cinco jueces de la Corte Suprema de Justicia.

Las irregularidades en la causa

El accionar de la justicia en la investigación es sospechoso e irregular desde su comienzo. En relación a los testimonios, la totalidad fueron tomados por policías- que en definitiva eran, y son, los principales sospechosos- cuando lo que corresponde es que lo haga el Ministerio Público. Situación que abona la hipótesis de encubrimiento.

También son sospechosos los testimonios de los guardias de seguridad conformados por policías que hacían adicionales y personal retirado del ejército. Todos estaban comunicados entre sí con handy actuando coordinadamente. Según sus declaraciones- de manera corporativa-, fue un día tranquilo y no pasó nada. Esto se contrapone con testimonios de muchachos que estuvieron en el lugar y que dicen que fue un infierno y  que hubo detenciones. Una persona denunció apremios ilegales, torturas, golpes. Otra declaró que vio cómo golpeaban en el baño a una persona con las características físicas de Sergio.

El abogado Virgilio Sánchez llamó la atención sobre el proceder de la justicia.”Generalmente en un proceso normal cuando hay dos testimonios que son tan divergentes se llama a las dos partes y se las somete a un careo. Eso nunca existió. En la sociedad neuquina y en el poder judicial se mantuvo durante 10 años el estado fuera de sospecha. Fueron los familiares, el centro de estudiantes y las organizaciones sociales  las que plantearon que a Sergio Ávalos lo había desaparecido la policía”, expresó.

Otra de las irregularidades se relaciona con las cámaras de seguridad. El  boliche tenía 40 cámaras de seguridad. Está acreditado con testimonios que Sergio entró a las tres de la mañana con los amigos. Las cámaras dejaron de funcionar a las 2:45, todas. Y eso no le llamó la atención al ministerio público y por ende no se secuestraron los dispositivos. Lo único que se secuestraron fueron los casetes pero no se les realizaron pericias, lo cual habría sido clave para determinar su posible manipulación. Ahora que ya la causa es imprescriptible se va a trabajar sobre eso.

En relación a la documentación el abogado explicó que se ha trabajado de manera separada en el juzgado. Por un lado había un expediente central y  por otro anexos sueltos. De allí han desaparecido legajos de policías, oficios, informes. Hay expedientes que no están foliados, cuestión que se hace por seguridad.

Los desaparecidos en democracia

Iván Torres es un joven chubutense que desapareció tres meses después que Sergio. También como en este caso la justicia federal no quería aceptar la competencia, hasta que la Gremial de Abogados llegó a la Corte Interamericana de DDHH y la misma sancionó al estado nacional por no cumplir con los tratados internacionales de los cuales había sido signatario. Esa sanción lo obligó en el 2011 a modificar el Código Penal e incorporar la figura de desaparición forzada de personas.

Hoy si bien hay una lista de 200 desaparecidos en democracia, el gobierno sólo reconoce tres, Ivan Torres, Julio López y Sergio Avalos. Y antes a Luciano Arruga, que apareció.

“Tenemos una historia de 30.000 desaparecidos y sin embargo el delito de desaparición forzada de personas se incorpora recién en el 2011. Y se incorpora porque nos condenan los organismos internacionales”, explicó el abogado.

Dicho argumento fue el que le plantearon a Remo Carlotto y a toda la Comisión de DDHH cuando se reunieron en la Cámara de Diputados de la nación antes de que saliera el fallo de cambio de calificación.

“Mi hipótesis es que a Sergio lo mato la policía, como a tantos que mata la policía. Esos han sido los procedimientos de todas las fuerzas de seguridad de la nación en nuestro país. Gendarmería,  ejército y  policía ocultan sus crímenes desapareciendo a las personas, forma por la cual se garantizan la impunidad porque no está el cuerpo”, expresó Virgilio Sánchez.

“Si vos realmente estás preocupado por los DDHH te tendrían que preocupar tus desaparecidos en democracia. Sin embargo no lo veo al estado preocupado. La familia tiene que hacer todo el trabajo en soledad y eso implica un gran desgaste”, expresó a modo de cierre el abogado.

 

 

 

 

 

Deja un comentario