El empresario Oberholser volvió a usurpar tierras campesinas

Pueblos Originarios, SECCIONES, Tierra
Foto frentedariosantillan.org
Foto frentedariosantillan.org

El empresario terrateniente Jorge Oberholser, absuelto hace dos meses de los cargos por estafa en el caso “La Tungar”, volvió a usurpar tierras campesinas.

La familia Zapata de la localidad de Cutral-Có denunció el reciente ingreso a su campo ubicado en “Tierra Barrosa”, cerca del Lago los Barreales, de una casilla con cinco personas contratadas por Oberholzer para iniciar una construcción.

Juana Zapata junto a su hermana intentaron que se retiren del lugar explicándole al encargado que ese campo era propiedad de su familia, pero la respuesta fue el ingreso de 18 personas más para terminar la obra. Además de recibir la notificación de que Oberholser las había denunciado por “amenazar y agredir a su personal”.

En diálogo con el programa La Palangana, de Radio UNCO-CALF, Juana Zapata relató la situación a la que las sometieron: “La policía nos dijo que teníamos que ir a la Comisaría Sexta de Plaza Huincul  y hablar con el Comisario Correa para efectuar la denuncia. Él no la quiso hacer y nos mandó a ver al Fiscal Gastón Leotal. Cuando estamos llegando a la Fiscalía nos informa Correa que el fiscal no nos podía atender por una neumonía, que nos acerquemos el lunes. Cuando vamos ese día tampoco nos quisieron tomar la denuncia y nos mandaron nuevamente a la Comisaría Sexta donde nos tomaron una exposición, no la denuncia”.

Los hechos (del mundo del revés)

Frente al accionar de la justicia a favor de Oberholser, el lunes la familia decidió parar la obra con su propio cuerpo. Al negarse a retirarse, la familia Zapata bloqueó el ingreso y la salida al campo.

La orden del Fiscal Gastón Leotal al Comisario Correa fue: “Si se llega a meter la familia Zapata adentro no la sacas más”.

La policía obligó a los campesinos a dejar pasar comida y decidió  aislarlos a ellos.“Vivimos ayer situaciones muy críticas, atropellos por todos lados. Nosotros pedimos apoyo y nunca llego porque los de PROSEGUR, que no tienen nada que ver con los campesinos si no con empresas privadas, nos aislaron. No puede pasar nadie que vaya en apoyo de la familia Zapata, ni siquiera pasar los alimentos ni la gente de prensa tampoco”.

Juana contó que su mamá intentó llevarles alimento y no la dejaron. En el lugar se encuentran una mujer embarazada y una niña de cuatro años.

Desde la Mesa Campesina del Norte Neuquino y el Movimiento Nacional Campesino Indígena hacen pública “la responsabilidad de Jueces y Funcionarios que legitiman los desalojos silenciosos del campesinado neuquino”.  Y llaman a la comunidad y organizaciones sociales a apoyar y acompañar la resistencia de la Familia Zapata.

Veintitrés años de estafa

La estafa de Oberholser comenzó en el año 1991 . “El señor llega de muy buena manera con intereses de comprar uno de los puestos que tenía mi papa. El tenía dos, uno de veraneada y otro de invernada. Mi papa como ya le estaban por dar la escritura y le faltaba mesurar y era un costo muy alto que no estaba a su alcance, accedió a vendérselo porque Oberholser lo convenció con el argumento que así con esa plata iba a poder pagar el alambrado, la mesura y los papeles del campo”, relató Juana Zapata.

Pero eso no fue así-continúo-. Le empezó a hacer firmar a mi papá, que es analfabeto, papeles y más papeles. Terminó haciéndole firmar un acta donde le cedía todos sus derechos sobre las tierras. Supuestamente ese trámite se debe hacer en una Escribanía con dos testigos. Pero en este caso le trajeron un papel ya firmado por el Escribano donde sólo faltaba su firma.

En el transcurso de estos años la familia Zapata ha tenido muchos abogados pero ninguno ha querido hacerse cargo del caso. Además Juana afirmó que tampoco les quieren tomar las denuncias ni en fiscalías ni en las comisarías.

 

 

One thought on “El empresario Oberholser volvió a usurpar tierras campesinas

  • El des-gobernador dijo que en cinco o seis años más no se reconocería la provincia, de tanto crecimiento previsto. Y puede ser cierto, aunque el método siempre es el mismo: su corrupción.

Deja un comentario