Labrune: “El genocidio empieza con el silencio del mundo”

Derechos de la humanidad, SECCIONES
Gentileza Petar Pismestrovic
Gentileza Petar Pismestrovic

En el marco de las actividades por el Día Internacional de los Derechos Humanos, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) visibilizó el genocidio que está sufriendo el pueblo Palestino.

En diálogo con el programa La Palangana, de Radio UNCO-CALF, Noemí Labrune militante comprometida con los derechos humanos y miembro de la APDH, reflexionó sobre la urgencia de mostrar “este genocidio que está teniendo lugar frente al mundo entero”, para poder generar acciones conjuntas.

Hace varios años-contó- desde la Asamblea hacemos “matices” el Día de los Derechos Humanos. “Porque la declaración es magnífica pero su aplicación por las diversas naciones que la firmaron es espantosa. Ni en el plano de los derechos individuales ni el plano de los derechos sociales, culturales y económicos los países que han firmado hacen lo necesario o al menos lo posible para que esos derechos sean observados”.

Todos estos años-expresó- estuvimos trabajando contra la impunidad particularmente referida a los crímenes de lesa humanidad que cometió la dictadura. El pueblo entero ha conseguido a posteriori ponerle una calificación y una condena específica al delito de genocidio. Y enfatizó “ahora está sucediendo bajo nuestros ojos un genocidio, la madre de todos los delitos por ser el más grave. Y está sucediendo bajo nuestros ojos. No vamos a conformarnos con solo decirlo, nos hemos propuesto acciones”.

El lema que sintetiza la propuesta es: “El genocidio empieza con el silencio del mundo”.

Labrune contextualizó que la frase fue acuñada en una carta abierta publicada el año pasado en el periódico The New York Times, firmada por 300 familiares de víctimas judías del Holocausto, entre los que se encontraban algunos pocos sobrevivientes. Allí se refirieron específicamente al Estado de Israel contra el Estado Palestino. La carta termina diciendo: “No en nuestro nombre, ya que estos son crímenes de lesa humanidad. No queremos callar porque estos crímenes son comparables a los que nosotros sufrimos”.

Entre las actividades que llevaron a cabo ayer, la Asamblea por los Derechos Humanos realizó una exposición en la que mostraron diferentes representaciones. En un juego de contrastes entre dibujos que representaban el holocausto y el genocidio Israelí, podía leerse: “Ayer cuando la Alemania nazi invadió Europa, hoy continúa”.

Para Labrune “hay una gran correspondencia entre eso que sufrió el pueblo judío y lo que está haciendo hoy el Estado de Israel. Y eso lo queríamos mostrar para que todos podamos tomar lugar en esta lucha y así contribuir al cese de este genocidio”.

En este sentido, hizo un llamado específico y contundente: “Les pedimos a los compatriotas que en este momento piensan que este genocidio debe cesar, que tienen que encontrar la forma de agruparse y desarrollar acciones para que esto ocurra”. Especial llamado hizo a los compatriotas argentinos con descendencia judía. “Ellos saben porque lo sufrieron y tienen un reproche para hacer a toda la civilización occidental y cristiana por no haberlos defendido”, reflexionó.

El muro

“Uno sabe que hay un muro pero cuando uno ve las fotografías se corta la respiración”, expresó Noemí mientras explicaba las fotografías que acompañaron las actividades.

Por un lado describió que dentro del muro  hay un montón de territorio que es palestino. “Muchos testimonios dan cuenta de escuelas que  quedaron del lado israelí. El problema es que hay que viajar a donde hay un paso, y los profesores tienen que tener un permiso especial para pasar. Y los escolares también tienen que tener una certificación”.

Explicó que allí los soldados israelíes acosan y abusan de las colegialas palestinas, al punto que ellas ya no van para evitar esa humillación tremenda, como hacían tradicionalmente los ejércitos de la ocupación sobre las poblaciones. “Ahora Israel tendría que entender que está degradando a sus ciudadanos y los pone en la situación de tener estas conductas”, enfatizó.

El muro también significa el aumento de la desocupación. Antes los palestinos trabajaban libremente allí donde los tomaban en el territorio de Israel y ahora no pueden cruzar. Los datos son muy graves: “Antes había el 18% de desocupación y ahora hay un 78%”.

También significa el acceso al agua. La representación es muy clara: el muro hace diferentes curvas, algunas más anchas que otras, anexando esos lugares que tienen agua. Labrune explicó que el palestino ya no puede cultivar. Y donde pueden hacerlo los israelíes se los levantan, eso pasó con más de 100.000 olivos. “Así viven de las limosnas, de lo que las Naciones Unidas le dan, organización que es incapaz de evitar este robo del territorio, incapaz de hacer cumplir las resoluciones que ellos mismos hacen”.

Comité de Solidaridad con Palestina

En este contexto desde la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos convocan a toda la sociedad a conformar un Comité de Solidaridad con Palestina, que abarcaría las “buenas voluntades del alto valle”, tal como informó Labrune en el programa.

El mail para ser parte es palestinaaltovalle@yahoo.com.ar. La invitación es a “desarrollar acciones que sumadas a otras puedan traer un cambio en este genocidio. Y que el próximo 10 de diciembre no nos encuentre con una sonrisa hipócrita reverenciando una declaración que mientras solo sea declaración, no tiene ningún valor”, concluyó.

Deja un comentario