Escuelita III: La búsqueda de los desaparecidos de Sapere

Juicios, SECCIONES

En la jornada de esta tarde declararon familiares de Javier Seminario y José Francisco Pichulman, ambos desaparecidos durante la última dictadura militar. El Tribunal hizo lugar al pedido de la defensa de realizar una junta médica por el estado de salud de Mario Alberto Gómez Arena.

Rita Cantero. Foto gentileza Pablo Meuli.
Rita Cantero. Foto gentileza Pablo Meuli.

Graciela Rita Cantero volvió a declarar hoy por la desaparición de su compañero Javier Seminario. Ya lo había hecho durante el juicio conocido como Escuelita II. En esta oportunidad describió el “operativo Sapere”, que fue consecuencia de la resistencia de los vecinos a ser desalojados de sus hogares. Cantero remarcó que esa protesta derivó en el operativo en el que se secuestró a once personas y dejó hasta la actualidad dos desaparecidos: su marido y Pichulman.

Cantero hizo referencia una vez más al largo camino que recorrió para conocer el paradero de Seminario, y mencionó las sucesivas reuniones que mantuvo con el entonces el jefe del personal del Comando de la Sexta Brigada de Infantería de Montaña, Luis Alberto Farías Barrera. Finalmente le dijo que Seminario había quedado en libertad, pero nunca volvió.

Victorino Pichulman. Foto gentileza Pablo Meuli.
Victorino Pichulman. Foto gentileza Pablo Meuli.

Victorino Pichulman brindó por primera vez testimonio como testigo de la detención de su hermano, José Francisco. Relató que las fuerzas policiales y del Ejército llegaron a su casa, en el barrio Sapere, irrumpieron de forma violenta, rompiendo incluso una ventana. En ese momento se llevaron a José Francisco, y Victorino logró esconderse en el techo de la vivienda.

En su relato, destacó el peregrinaje de su madre, Feliciana Alcapan, en todas las dependencias policiales y del Ejército. De como presentó innumerables habeas corpus y hasta llegó a la Organización de los Estados Americanos (OEA), en búsqueda de su hijo, que hasta el día de hoy continúa desaparecido. “Nosotros nos quedamos con miedo, cada vez que tocaban la puerta saltábamos”, refirió el testigo, aunque aseguró que de tanto luchar a su madre se le fue el miedo.

Luego de los testimonios el abogado defensor de Gómez Arenas, Pablo Matkovich, solicitó que se llame a una junta médica, aduciendo una vez más al estado de salud del imputado. Cabe recordar que Gómez Arenas no participó del juicio “Escuelita II”, ya que fue suspendido por problemas de salud. La fiscalía rechazó el pedido y argumentó que existía prueba suficiente para que el imputado pueda estar en el juicio, y que además también está siendo juzgado en Buenos Aires. Las querellas del Ceprodh y de la Apdh, adhirieron al planteo. “Nos parece que es un mecanismo de impunidad que usa el imputado. Además si en Buenos Aires está asisitiendo acá también lo puede hacer”, remarcó el abogado de la Apdh, Juan Cruz Goñi.

De todos modos el Tribunal resolvió hacer lugar al pedido de la defensa y determinó que el cuerpo médico de la Corte Suprema revise a Gómez Arenas. Dio tiempo hasta el 10 de diciembre a las querellas para presentar peritos de parte.

Por último, se estableció que el 11 de diciembre una vez que finalicen los testimonios se le dará el uso de la palabra al imputado Jorge Di Pasquale, quien esta semana pidió ampliar su declaración.

 

Deja un comentario