La crisis del agua en Cutral Co-Plaza Huincul

Salud
“La cámara en la que ingresa el agua cruda para su tratamiento. Si terminara de romperse no ingresará agua y la reparación demandaría mucho tiempo”.

 

La controversia entre el intendente de Neuquén, Horacio Quiroga,  y el ministro de Energía y Servicios Públicos, Guillermo Coco -a raiz de la cual éste amenazara con abandonar la prestación del servicio de provisión de agua en esa ciudad y Cutral Có-Plaza Huincul-, además de generar en algún desprevenido la errónea impresión de que el servicio que se está prestando en estas localidades es óptimo,  hace un ocultamiento manifiesto de la real situación por la que atraviesa la delegación local del organismo, particularmente en la planta de Buena Esperanza, sobre el río Neuquén; por más que también la provisión de agua a los municipios se interrumpe con frecuencia a causa de las roturas del acueducto.

 

Por Jorge Alberto Sabatini

Dicha  situación es crítica debido a las carencias presupuestarias que aquí sufre la delegación del EPAS, las que no le  permiten adecuarse a la demanda creciente de una población que se expande, pero cuyo crecimiento no es acompañado en igual medida por la ampliación y mejora del servicio que -de acuerdo con el mandato constitucional imperante- debe prestar el estado provincial. 

Por ejemplo, los frecuentes inconvenientes que sufren las instalaciones que proveen electricidad al bombeo desde el río, obedecen a que el cableado que conecta el tablero correspondiente con las bombas instaladas sobre el cauce se halla en tal estado de deterioro que desde hace tres años se demanda su reemplazo sin respuesta alguna por parte de las autoridades del organismo. La exposición al sol de gran parte de los tres tramos de cable -de alrededor de 60 metros cada uno-,  y la antigüedad de los mismos,  requieren de un recambio urgente antes de que haya que lamentar situaciones de mayor gravedad que la frecuente interrupción del suministro de agua. Por ejemplo, la pérdida de vidas humanas: recientemente uno de los trabajadores estuvo a punto de morir electrocutado. 

La erogación, según los trabajadores, no superaría los sesenta o setenta mil pesos, una suma a todas luces insignificante frente a los montos multimillonarios que en concepto de regalías petroleras o gasíferas percibe nuestra provincia. Regalías -no está demás señalarlo- que, históricamente,  son el fruto del esfuerzo gestado en la comarca. Persistiendo en la indiferencia por este aspecto tan relevante del asunto -indiferencia en la que también se implican ambos- los dos municipios han celebrado un convenio con la Provincia mediante el cual se comprometieron a suministrar mensualmente  fondos para su mantenimiento y compra de herramientas a la delegación del EPAS, no obstante lo cual, según los responsables de su mantenimiento y puesta en servicio, a la misma no ha llegado aún un solo peso como resultado de dicho convenio.

 

100_2775 100_2778 100_2781 100_2783 100_2785

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por su parte, las piletas (cámaras de carga) en las que se deposita el agua a ser potabilizada, sufren roturas tales que un colapso inminente es ampliamente previsible. Un desastre de tales características provocaría una salida de servicio y la consecuente potabilización del agua se vería interrumpida por largo tiempo. Las autoridades del organismo es evidente que no han tomado debida nota de la preocupante situación.


Según los trabajadores de la planta,  este acontecer obedecería al caracter de diferendo político que tiene la relación entre el gobierno provincial y el intendente de Cutral Có, Ramón Rioseco.  En tal caso, los habitantes de Plaza Huincul, que tienen intendente del MPN (Juan Carlos Gianattasio),  serían el pato de la boda o los convidados de piedra en la cuestión.

De ser acertada la caracterización que hacen los trabajadores, las razones del proceder gubernamental son harto incomprensibles, toda vez que en la  comarca petrolera se considera absoluto responsable de la emergencia hídrica endémica que aquí existe a nadie más que al gobierno provincial. O sea que, si de agua estamos hablando, quien la lleva para su molino es Rioseco.

Aspecto que presenta el cableado en distintos lugares del tendido. Se impone su reemplazo, pero se lo reclama infructuosamente desde hace tres años
Aspecto que presenta el cableado en distintos lugares del tendido. Se impone su reemplazo, pero se lo reclama infructuosamente desde hace tres años

2 comments

  • Los grandes chorros de agua que se aprecian en las fotografías y que parecen llenar la cámara, en realidad están fugándose de ella a través de las grietas que tiene en su base.

Deja un comentario