Vengo del Sol: los niños indigo, por Flavio Cabobianco

POPURRI, Senti Pensante

Dibuja de Flavio, tapa del libroNuevos niños están naciendo. Son humanos diferentes, aunque no lo parezcan. Yo solo soy uno de ellos, uno de los primeros. La humanidad está cambiando. La conexión con
lo espiritual está mas abierta. Todos los niños pueden ahora mantenerse unidos a su esencia.

Los bebes lloran porque es muy difícil este planeta. Un bebe trata de expresarse vía telepática, pero no le funciona porque todo aquí es muy denso. Ve todo, lo bueno y lo malo, lo falso y lo verdadero. En otros planetas uno ve lo que quiere. Ver es una manera de decir pues no hay ojos físicos, uno se focaliza en lo que le interesa y se puede cerrar cuando quiere. El recién nacido está asustado, encerrado en la realidad física. Extraña la unidad esencial de donde viene, entonces se adhiere rápidamente a las personas que lo cuidan. Traspasa a los padres el lugar del Ser Supremo. Los padres, si creen sólo en lo material, lo involucran cada vez más en lo físico. Al enseñarle a hablar limitan su pensamiento. Los niños al crecer, van perdiendo la conexión con su origen.

Para ayudar a los chicos hay que ayudar a los grandes. Si los padres están abiertos, van a cuidarlos sin imponerles sus propias ideas, su visión del mundo. Lo principal es darles espacio, darles tiempo, dejarles pensar, dejarlos que hablen. Es importante hablarles de Dios, de lo espiritual pero sin insistir que se tiene la verdad.

El cerebro humano es como una computadora, pero la computadora tiene una memoria limitada, reflejo del cerebro físico. En cambio la mente es el reflejo de la mente divina que es infinita.

Los humanos aprenden a utilizar solo un punto de vista, el cotidiano que sirve para lo físico y para vivir en sociedad. Los niños, al jugar practican esta realidad. Seguir abierto es mantener otros puntos de vista. Por ejemplo, el punto de vista Exterior es “ver” desde fuera de la Tierra y, mas aun, desde fuera de la parte manifestada del Universo. El punto de vista Central es “ver” desde el Núcleo, esencia energética de Dios. El punto de vista Interior es “mirar” desde dentro del núcleo interno del propio ser, y ver el núcleo de otros seres.

A los niños se les hace practicar sólo el punto de vista Cotidiano. Entonces limitan el uso de sus ondas mentales y aprenden a focalizarse en el plano físico. Es como usar apenas una partecita de una computadora. Una vez que están programados de esta manera, es difícil que se abran, pueden confundirse. Hay que tener mucha paciencia para reabrir la conexión espiritual.

La mayor parte de los seres humanos viven toda su vida olvidados de la totalidad. La unidad superior la mantienen cuando son bebes, y a veces la recuperan poco antes de morir. Buscan la felicidad externa porque pierden la interna. Sufren por los deseos y también por la adicción a otros seres humanos.

Un niño nuevo sabe que es parte de esa Totalidad. Si se le quiere enseñar la idea de “mío” se confunde, cree que todo es de él. Hay que dejarlo compartir. Hay un solo YO para la Totalidad. Aunque el YO individual es de una variedad infinita.

Flavio, a los 8 años
*Vengo del Sol – FLAVIO M. CABOBIANCO descargá el libro ( fragmento) libro de Flavio Cabobianco Niños Indigo Nuevos niños están naciendo. Son humanos diferentes, aunque no lo parezcan. Yo solo soy uno de ellos, uno de los primeros. La humanidad está cambiando. La conexión con lo espiritual está mas abierta. Todos los niños pueden ahora mantenerse unidos a su esencia. Los bebes lloran porque es muy difícil este planeta. Un bebe trata de expresarse vía telepática, pero no le funciona porque todo aquí es muy denso. Ve todo, lo bueno y lo malo, lo falso y lo verdadero. En otros planetas uno ve lo que quiere. Ver es una manera de decir pues no hay ojos físicos, uno se focaliza en lo que le interesa y se puede cerrar cuando quiere. El recién nacido está asustado, encerrado en la realidad física. Extraña la unidad esencial de donde viene, entonces se adhiere rápidamente a las personas que lo cuidan. Traspasa a los padres el lugar del Ser Supremo. Los padres, si creen sólo en lo material, lo involucran cada vez más en lo físico. Al enseñarle a hablar limitan su pensamiento. Los niños al crecer, van perdiendo la conexión con su origen. Para ayudar a los chicos hay que ayudar a los grandes. Si los padres están abiertos, van a cuidarlos sin imponerles sus propias ideas, su visión del mundo. Lo principal es darles espacio, darles tiempo, dejarles pensar, dejarlos que hablen. Es importante hablarles de Dios, de lo espiritual pero sin insistir que se tiene la verdad. El cerebro humano es como una computadora, pero la computadora tiene una memoria limitada, reflejo del cerebro físico. En cambio la mente es el reflejo de la mente divina que es infinita. Los humanos aprenden a utilizar solo un punto de vista, el cotidiano que sirve para lo físico y para vivir en sociedad. Los niños, al jugar practican esta realidad. Seguir abierto es mantener otros puntos de vista. Por ejemplo, el punto de vista Exterior es “ver” desde fuera de la Tierra y, mas aun, desde fuera de la parte manifestada del Universo. El punto de vista Central es “ver” desde el Núcleo, esencia energética de Dios. El punto de vista Interior es “mirar” desde dentro del núcleo interno del propio ser, y ver el núcleo de otros seres. A los niños se les hace practicar sólo el punto de vista Cotidiano. Entonces limitan el uso de sus ondas mentales y aprenden a focalizarse en el plano físico. Es como usar apenas una partecita de una computadora. Una vez que están programados de esta manera, es difícil que se abran, pueden confundirse. Hay que tener mucha paciencia para reabrir la conexión espiritual. La mayor parte de los seres humanos viven toda su vida olvidados de la totalidad. La unidad superior la mantienen cuando son bebes, y a veces la recuperan poco antes de morir. Buscan la felicidad externa porque pierden la interna. Sufren por los deseos y también por la adicción a otros seres humanos. Un niño nuevo sabe que es parte de esa Totalidad. Si se le quiere enseñar la idea de “mío” se confunde, cree que todo es de él. Hay que dejarlo compartir. Hay un solo YO para la Totalidad. Aunque el YO individual es de una variedad infinita.

Flavio, a los 8 años

“VENGO DEL SOL” surge a partir de un trabajo de ordenamiento que la periodista austro-argentina Ama Hilde
Brostrom realiza sobre la base de notas tomadas por Alba Zuccoli y Omar Néstor Cabobianco –padres de
Falvio-, de los precisos dibujos donde Flavio ha organizado los niveles del universo y de los “libritos” donde
agrupaba los materiales. En los encuentros con ella, Flavio, que entonces tiene 8 años, agrega comentarios a
los dibujos y esquemas que facilitan la comprensión de sus explicaciones sobre temas tan inasibles como la
formación de la materia, la misión al encarnar, los recorridos d las almas, la energía de los planetas y el
e
Universo, el tiempo-espacio, etc. A medida que se adentra en ellos, Ama pide a Flavio qu ele amplíe algunos
conceptos: sus respuestas, incluidas en el libro, van aún más lejos.
La aparición del libro, en diciembre de 1991, obliga a Flavio, que entonces tiene 11 años, a legitimar su
condición de joven escritor. Tanto frente a sus compañeros de escuela, donde aparecía como un niño tímido y
algo retraído, como ante la prensa masiva, más interesada en comprobar sus p
rodigiosos conocimientos que
en explorarlos junto a él.
Flavio sostiene el peso de esa temprana – y abrumadora – popularidad durante un año. Al cumplir los 12,
decide no aparecer más en los medios. Sólo responde las cartas que le llegan – un verdadero aluvión – y
algunos llamados telefónicos. Necesita vivir a pleno su último año de escuela primaria.
En la actualidad, Flavio cursa el secundario en una escuela humanística con formación filosófica. Colabora con
su padre en un libro sobre Psicología Transpersonal y con su hermano Marcos en “El Juego de las Sombras”,
un juego de rol que rescata la dualidad del ser humano. Como todo muchacho de 16 años (1997), intenta
sacarle

3 comments

  • Lei Yo vengo del sol, hace 20 años, me encantó. No sabia que Flavio siguió escribiendo y que su hermano Marcos tambien lo hace. Me alegro que sigan compartiendo su vida y sus conocimientos con la gente que quiere abrir la cabeza y entender todo esto nuevo que está viniendo. Gracias! Chicos. El planeta necesita personas como ustedes…

  • Hola !!! Quisiera saber donde puedo conseguir el libro vengo del sol. Saluditos !!!

  • Queridos Flavio y Marco, acabo de leer el libro, vengo del Sol, !!!es maravilloso!!!! me responde cientos de preguntas q tuve toda la vida, por que siempre pude ver seres q no eran humanos, por circunstancias propias de la vida en este planeta, tuve q cerrarme a esas percepciones, pero ahora estoy volviendo a conectarme con la realidad, sin embargo aún tengo una gran pregunta, ¿por qué siempre he percibido más seres oscuros y negatidos, de esos q roban energía? Por que sera q siempre estuvieron a mi alrededor causando cosas malas? ….

Deja un comentario