Domingo 29 jul, 2012
1

Silvio Winderbaum: “En Neuquén nunca hubo ni hay políticas educativas”

Silvio Winderbaum es docente, maestro, profesor y licenciado en Historia. egresado de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Comahue. Es casado, tiene dos hijas. Vive junto a su familia en la ciudad de Neuquén desde 1992.  Ha escrito cinco libros: Neuquén para chicos y grandes (1999), Enseñar Neuquén (2001), Neuquén. Preguntas para entender la ciudad (2004), Para pensar y entender Río Negro (2006) y su última publicación Neuquén. Temas y problemas (2012).

Entrevista realizada por integrantes del Taller de Comunicación del Programa de Adultos Mayores de la UNCo: María Cristina Acuña, Hilda Cavalotto, Lucía Di Pietro y Olga Susana Sandoval
Fotografías: Leonardo José Rizzatto

 

Usted proviene de la provincia de Buenos Aires, ¿cuál era su actividad allí? ¿Qué lo llamó a venir a Neuquén?

Considero que fui “expulsado”, porque cuando uno se ve en la obligación de irse del lugar donde está, sea cual fuere el motivo, es porque se lo expulsa. En este caso, mi pareja y yo trabajábamos ambos como docentes en escuelas primarias. Ganábamos 170 pesos por mes por cargo. Con  ese salario que percibíamos  llegábamos a pagar el pasaje para ir a trabajar hasta el día veinte y comíamos en el comedor de la escuela. En esas condiciones era imposible armar un proyecto de familia.

Los dos queríamos estudiar y pensamos en Córdoba, pero a Laura, mi compañera, le gustaba Neuquén. Como militábamos en el MAS (Movimiento al Socialismo), en una reunión en Buenos Aires, la compañera Ruth Zurbriggen nos comentó que en Neuquén, después de la gran huelga de 1991, el sueldo de un maestro de grado era de quinientos pesos. Ese dato fue muy importante.

Otro factor importante que tuvimos en cuenta fue que Neuquén es un lugar “abierto”. Al contrario de muchas ciudades del norte de nuestro país, la sociedad neuquina no es cerrada.

¿Cómo fue que se interesó por la historia de Neuquén y de Río Negro? ¿Cómo surge la idea de realizar publicaciones?

Hubo dos factores que influyeron fuertemente. El primero es que yo había comenzado la carrera para el profesorado de Historia y dentro de la misma participé en los seminarios de historia regional, con la profesora Susana Bandieri, y tuve conocimiento y acceso a varias investigaciones sobre historia de la zona. Mucha información pero poco conocida. Paralelamente, yo trabajaba como docente de nivel primario y ese año tenía cuarto grado y no contaba con material para trabajar la provincia del Neuquén. Había sólo unos cuadernillos con la misma información de dos décadas atrás.

El segundo tiene que ver con que yo, estando en Buenos Aires, ya había estado trabajando en diseño gráfico desde los quince años. Es decir que sabía y me gustaba escribir y diseñar publicaciones, y el material teórico, los conocimientos estaban en las investigaciones. Eso me movilizó y decidí comprarme una computadora con dinero que me prestó un amigo y comencé con el primer libro Neuquén para chicos y grandes, que me insumió mucho tiempo. Nació mi primera hija el año que comencé a escribir el libro y gran parte lo hice con ella en brazos. Pero como tenía que pagar la computadora, no quedaba dinero para el resto, así que tuve que reacomodar mi cuestión laboral para poder concluirlo.

Recientemente publicó el libro Neuquén. Temas y Problemas. ¿Qué diferencias tiene este libro con Neuquén para chicos y grandes? ¿Está trabajando en otros proyectos?

Neuquén para chicos y grandes es un libro pensado para niños y niñas pero terminó siendo un libro “solo para los docentes”, de consulta de los docentes, porque el alumnado de cuarto grado aún es muy pequeño y la información debe llegarles de otra manera, con textos más cortos, muchas ilustraciones, con actividades.

Ahora, Neuquén. Temas y Problemas está pensado más desde el trabajo cotidiano del maestro, está diseñado para ser un libro de texto donde cada hoja tiene solo un cuarenta por ciento de texto informativo. El resto son títulos, fotografías, actividades, etc.

En cuanto a otros proyectos de trabajo, estoy trabajando en dos. Uno está relacionado con editar un libro sobre historia de General Roca (Río Negro) en coautoría con una docente, compañera del IFD 12. Y otro es la construcción de una página web, ya iniciada. en www.enseñarlapatagonia.com.ar. La idea es que ese lugar sirva como refugio de materiales didácticos, que allí se pueda ir subiendo cada publicación de los medios que puede ser de interés para trabajar en clase.

¿Cuáles son las fuentes, los trabajos o las investigaciones en que se basa para concretar sus libros?

Las fuentes son variadas. Todo el material de las investigaciones y de los archivos de la Universidad del Comahue, el archivo histórico municipal de Neuquén y documentos y textos ya editados, aunque de esto último hay muy poco.

En algunos temas me costó mucho encontrar la información apropiada, pues no está recabada o bien se oculta y no se difunde.  Esto ocurre, por ejemplo, en los casos de derrames de  petróleo,  problemas de infraestructura en diques, contaminación, etc. Además, me fue imposible conseguir fotos de yacimientos. Son temas que las autoridades políticas no quieren que se hablen.

¿Cuáles  son las mayores dificultades que se presentan en la escritura de libros para niños del nivel primario?

Mantener la esencia del concepto en textos adecuados a la edad. La idea es siempre ser fiel a la definición científica de un concepto y elaborar un texto acorde para los niños y niñas, bajarlo a su lenguaje y comprensión.

Ese texto adecuado a la edad de los chicos y las chicas es un trabajo artesanal. Son cuestiones de forma, de cómo escribir. Por ejemplo, no se deben utilizar construcciones subordinadas, deben ser todas frases directas y es muy importante que el texto quede fluido. Esto es lo más difícil.

Cuando pienso en un nuevo libro (o en cualquier publicación) primero armo lo que es el esqueleto, la estructura y los capítulos que tendrá, los temas que se tratarán. Lo que va a ir en cada página, incluyendo fotos, actividades, imágenes y textos.  Luego comienzo a escribir para ir “rellenando” todo ese esqueleto, son varias aproximaciones hasta llegar a la definitiva.

Cuando tengo el texto principal completo, necesito dos o tres miradas de otros, en eso me ayuda Laura, mi esposa. En esta etapa surgen varias correcciones.

¿Cómo resuelve el tema de las editoriales?

Yo manejo la editorial, pues tengo la empresa Ediciones Pido la Palabra, de la que aún no tengo el registro de marca. Para la edición de cada libro lo primero es estimar el tamaño, en función a ello evalúo los costos y si es posible, económicamente hablando, la impresión.

Los demás trámites están relacionados con las inscripciones a los efectos de protección por plagios o copias y garantizar los derechos de autor. Por cada libro hay tres registros. El primero es por obra inédita, cuando el libro recién está concluido y comienza a ser revisado.

Luego se hace un segundo registro cuando el libro se está por publicar y se le asigna el número de ISBN y código de barras. Cuando ya está impreso y publicado se hace un tercer registro y se entregan cuatro ejemplares a la Biblioteca del Congreso Nacional.

Después de las publicaciones que usted tiene, ¿es o fue consultado por ese material? ¿Qué le requieren?

Las repercusiones son entre colegas  y compañeros/as. Una asesora del Congreso de la Nación está evaluando presentar uno de los libros para que sea declarado de “interés educativo”. De las escuelas me llaman todo el tiempo, pero nunca tuve repercusión en ámbitos oficiales.

Su trayectoria es docente, ¿qué opina de la educación en Neuquén? ¿Hay planes o políticas claras? ¿Es necesaria una nueva ley de educación?

Educar va contra el funcionamiento de esta provincia, que vive del clientelismo. En Neuquén nunca hubo ni hay políticas educativas. La política siempre fue hacer escuelas y realizar negociados con la construcción de los edificios. A ninguno de los gobiernos de la provincia de Neuquén les interesó qué se enseña en el aula, eso lo dejó siempre en manos de los docentes. Y, en muchos casos, estamos padeciendo las consecuencias, ya que los docentes son como el Estado los forma, y si el Estado no se ocupa, se hace sólo aquello que los docentes pueden o saben hacer.

En cuanto a ley de educación sí o no, yo creo que eso no es lo importante. Lo importante son las políticas educativas. Hay leyes muy buenas que nunca se cumplieron. El PEP (Plan Educativo Provincial) aún está en vigencia porque nunca se derogó, pero nadie lo recuerda. El problema es la política educativa que no se cambia.

Además de su actividad docente, usted fue también representante gremial. ¿Qué lo llevó a eso, qué motivaciones tuvo y qué evaluación hace de esa participación?

Yo fui militante desde los quince años. Milité en partidos políticos, en la escuela y, por supuesto, en el gremio pero nunca me había decidido “a poner el cuerpo”, es decir a asumir responsabilidades de conducción. Indudablemente que la muerte del compañero Carlos Fuentealba fue algo muy fuerte y que influyó. Allí comencé a colaborar en trabajos concretos en la seccional Neuquén de ATEN y luego participé de la conducción 2008 – 2010.

Me involucré porque, como grupo, queríamos mostrar que se puede hacer y mucho. Se pueden manejar los recursos con responsabilidad, realizar publicaciones, estar cerca de los compañeros y las compañeras, respetar los espacios democráticos, con mucha participación de la base, etc., etc. Y lo demostramos categóricamente. Yo considero que fue una gestión excelente.


Compartir:

Un comentario

  1. norma del Amo dice:

    Muy bueno el contenido dela nota.Silvio es un trabajador docente que vino a a Neuquen a trabajar porque había posibilidad y además realizó una buena actividad, perfeccionándose y poniendo su esfuerzo para progresar profesionalmente pero también aportando su caudal de conocimientos.

Comentar

XHTML: Puedes usar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>